Inicio Paro nacional Paro Nacional 8 de mayo: voces heterogéneas de una protesta unitaria

Paro Nacional 8 de mayo: voces heterogéneas de una protesta unitaria

0

El sábado 8 de mayo se realizó un plantón cultural en el sector del Cable donde hicieron presencia diferentes colectivos de la ciudad. Allí, con manifestaciones artísticas, mostraron sus inconformidades sobre las decisiones políticas con que se maneja el país. Obras de teatro con historias sobre lo que viven los colombianos y las palabras de quienes han hecho de lo social, su lucha,  hicieron parte de un espacio plural y diverso.  

Mientras algunos marchaban en la Torre del Cable, otros presentaban actos culturales de teatro, danza, música, acrobacias, pintura y otros. Todo con respecto al paro nacional. Entre la variedad artística se destacaron los grafiteros que con murales en plásticos plasmaron sus pensamientos e ideas con respecto a la situación del país. Y el colectivo Usaca (Movimiento por la Regulación del Cannabis de Uso Adulto en Colombia) se reunió en la Facultad de Arquitectura para plasmar por medio del megáfono sus inconformidades con el Gobierno. 

Al caer la noche se escucharon trompetas que conmemoraban a los jóvenes asesinados en las marchas, acto seguido, la barra Holocausto Norte hizo presencia con bombos y platillos. Los seguidores del Once Caldas saltaron y cantaron sus canciones, el sitio se convirtió en una fiesta. En medio de los cánticos de los barristas, a las 7:15 p.m, el colectivo de mujeres feministas realizó un performance al frente del CAI de la policía. Allí denunciaron el abuso sexual y los feminicidios en el país. De esta manera culminó la jornada pacífica de protestas en Manizales. Estos son algunos de los rostros de la protesta. 

Lein Verleger, un foráneo en los Andes 

Lein Verleger, nativo de Carolina del Norte, Estados Unidos, con 1.80 metros de estatura, cerveza Club Colombia en la mano izquierda y un tablero blanco en la mano derecha que dice “North Carolina está con el pueblo, debemos escuchar la voz de la gente” salió a protestar en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional sede Manizales. El estadounidense ha sido profesor de inglés en Colombia durante un semestre. Su conexión con el país ha crecido tanto que la bandera tricolor se convirtió en su símbolo de empatía con protestas sociales.  Mientras la multitud se organiza en la plazoleta de la Universidad, Lein se camufla entre los asistentes para gritar en un español casi nativo las arengas del paro nacional. Ni la altura de la capital caldense, ni el lenguaje arrastrado han sido impedimento para sentirse parte del movimiento.

Lea también: https://umcentral.umanizales.edu.co/index.php/salen-a-marchar-por-el-paro-nacional-el-cannabis-y-el-arte/

Clara Duque y Eduardo Johns, un amor revolucionario

Aunque los adultos mayores se ven más expuestos frente a la covid-19, eso no impidió que Clara Duque, ama de casa, y Eduardo Johns, psiquiatra y pediatra, pasaran por la Facultad de Arquitectura para conocer el porqué las personas se estaban reuniendo a protestar. Menciona Clara: “Desde que estén así en paz, que busquen una meta y que luchen por ella”. Eduardo agregó: “Me parece interesante que estas cosas sucedan, pero que no haya agresión física, sino que se exprese lo que se siente para que los que supuestamente nos gobiernan lo puedan entender”. 

SEPC, la revolución urbana

Un hombre de cabello negro, espansores en ambas orejas y restos de pintura en la ropa es a quien todos llaman SEPC. Carga en su mano derecha un aerosol verde con el que manifiesta su inconformidad. Con 26 años este artista urbano ha pintado más de 80 muros en Manizales. Sus manos hoy reflejan el grito porque a su boca la arropa un pañuelo negro que lo hace sentirse seguro frente al virus que amenaza las calles. “Estamos buscando un país con un futuro mejor, que tenga una buena calidad de vida y un Estado que piense en la gente, yo siento que en este momento no hay ninguna conexión en el país”. Desde su arte llena los muros uniformes con letras, colores y dibujos heterogéneos que manifiestan su revolución. Mira la plaza llena de gente, suspira y deja volar su creatividad para hacer su cartel que declara “Estado asesino”.

Valeria González, la percusión de la barra

En medio de la plazoleta de la Facultad de Arquitectura se encuentra una mujer con tatuajes en las piernas, cabello rosado y una camiseta del Once Caldas. Mueve de arriba a abajo los brazos mientras dos baquetas de madera chocan con el tambor que sostiene en su cadera. Todo su cuerpo está en armonía con la melodía y sus manos parecieran nunca detenerse. Al igual que la resistencia de su esqueleto, sus palabras resonan tan duro como los instrumentos de la plaza. “Como barra decidimos apoyar el paro nacional y queríamos hacer una presentación artística. Es importante que todos nos unamos y podamos ser una sola voz para que el Gobierno nos escuche y podamos tener soluciones de fondo”.

También le puede interesar: https://umcentral.umanizales.edu.co/index.php/los-rostros-de-la-protesta-del-5-de-mayo-en-manizales/

Laura Manuela Arango, una mujer en la primera línea de batalla

Lo único que se logra ver de la mujer encapuchada es su mirada profunda, resuelta, llena de coraje. En su brazo izquierdo a través de una pañoleta verde que dice “aborto libre” refleja otra de sus luchas. Sin embargo, esta vez Laura Manuela junto a sus amigas y hermanas se unen para desdibujar la idea que se tiene de la primera línea como símbolo de violencia, y en lugar de ello, “mostrar una expresión artística de nuestros cuerpos como nuestros territorios, como nuestras áreas y no más como botines de guerra”. Su cuerpo es su única arma y los dibujos que recorren su piel desnuda, son sus municiones. Se prepara para hacerle frente a los uniformes negros antidisturbios con el poder del arte.  

A las 7:15 de la noche,  el colectivo feminista de la ciudad se manifestó por medio de un performance donde abrieron las vallas de la policía y se dirigieron al CAI del Cable, allí en medio de la desnudez resaltaron su inconformismo por el abuso hacia las mujeres y los feminicidios a través de una obra de teatro frente al ESMAD. 
Las manifestaciones del 8 de mayo en Colombia se realizaron de manera pacífica. Las caminatas estuvieron impregnadas de saltos, cantos, pinturas, artistas, banderas y música.
Clara Inés Duque y su esposo Eduardo Jons salen a caminar por el sector del Cable para mirar cómo se están llevando las protestas. “Nos parece importante que las manifestaciones se lleven en paz y luchen por sus metas. Que no haya agresión física y se exprese lo que se siente”.
El sábado 8 de mayo se llevó a cabo la Marcha Mundial por la Marihuana. El colectivo USACA (Movimiento por la Regulación del Cannabis de Uso Adulto en Colombia) arrancó la movilización a las 4:20 de la tarde con todos los cannábicos. “No somos enfermos ni delincuentes, no queremos ser parte del problema sino de la solución”.
El estadounidense Lein Verleger es magíster en inglés, lleva 6 meses en Manizales y sale a las protestas porque ama Colombia y no puede creer la situación que está atravesando el país. 
Según datos de la Fiscalía desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del 2020 hubo 75 homicidios y feminicidios  en Colombia, de los cuales 20 fueron por prejuicio y 20 hechos policiales en donde hubo agresión a 27 personas. Por esta razón también marchó la comunidad LGBTI.
Laura Manuela Arango es estudiante de antropología y hace parte de varias colectivas feministas de Manizales.
Martin Pigmeo es artista escénico y sale a protestar a través del arte. “Necesitamos expresar nuestras vivencias, nuestros actos a través de la cultura”.

Periodistas: Sofía Morales, Sofía Gómez, Xilena Alexandra Estupiñán, Ashly Fontalvo.