InicioSaludEl humo propio y ajeno del tabaco mata 8 millones de personas...

El humo propio y ajeno del tabaco mata 8 millones de personas cada año

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe del pasado 25 de mayo sostuvo que el consumo del tabaco lleva a la muerte a la mitad de las personas que lo consumen. “Cada año, más de 8 millones de personas fallecen a causa del tabaco. Más de 7 millones de estas defunciones se deben al consumo directo de tabaco y alrededor de 1,2 millones son consecuencia de la exposición de no fumadores al humo ajeno”, informe en su página portal who.int/es/news-room

Agregó que más del 80% de los 1300 millones de consumidores de tabaco en el mundo viven en países de ingresos medianos o bajos. “En 2020, el 22,3% de la población mundial consumía tabaco, concretamente el 36,7% de todos los hombres y el 7,8% de las mujeres del mundo”.

Para enfrentar la epidemia de tabaquismo, los países miembros de la OMS adoptaron en 2003 el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, tratado que han ratificado 182 países.

Colombia fumadora

Fumadora
En el mundo hay 1100 millones de fumadores adultos y 367 de fumadores pasivos. Foto: Jennifer Ramírez

El Ministerio de Salud de Colombia en su informe del 13 octubre del 2020 aportó los siguientes datos en su portal https://www.minsalud.gov.co

-El 82% de las personas en Colombia no fuman. A pesar de esto 34.800 personas mueren por enfermedades atribuibles al consumo del tabaco. 

-De las 21.765 muertes, 3.076 son causadas por los cánceres de tráquea, bronquios y pulmón.

-8.595 muertes causadas por las enfermedades isquémicas de corazón son atribuibles al consumo de tabaco.

-4.337 muertes causadas por enfermedades cerebrovasculares son atribuibles al consumo de tabaco.

-4.584 muertes causadas por las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores son atribuibles al consumo de tabaco.

Adolescentes fumadores

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Sustancias Psicoactivas en Escolares (2011), la prevalencia actual en jóvenes de 11 a 18 años es de 9.78%, hombres 11.86% y mujeres 7.85%. Por grupos de edad, los jóvenes de 16 a 18 años son los mayores consumidores (17,36 %).

Distintos sectores especializados en salud coinciden en que adolescentes universitarios que consumieron tabaco desde muy jóvenes, desarrollarán efectos secundarios como perder la moderación al momento de racionar, medir consecuencias y tomar decisiones.

En un proyecto desarrollado con la Fundación Universitaria Konrad Lorenz, los investigadores de la Universidad Nacional (UNal) encontraron que, tras exponer ratas jóvenes a la nicotina, cuando estas alcanzan la adultez pueden presentar respuestas más impulsivas. Se detectaron cambios en su cerebro con mayor facilidad, similares a los mostrados en jóvenes que consumen tabaco a temprana edad y presentan dificultades de aprendizaje.

El consumo de tabaco a temprana edad no solo es el resultado de las influencias sociales -como presión por parte de familiares o amigos- sino que las investigaciones recientes proponen que hay razones biológicas por las cuales los jóvenes tienen períodos de mayor vulnerabilidad, impulsividad, estrés y ansiedad.

 “Fumo desde los 13 años y cogí este vicio por compañías, por entrar en un grupo y encajar. He tratado de dejarlo pero, con la ansiedad y el efecto que causa en el cuerpo, es muy duro”, dijo un joven de 18 años.

Según la National Institute On Drug Abuse (Instituto Nacional Sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos), en el 2007 hubo más de 3 millones de jóvenes (entre los 12 y 17 años) que reportaron haber consumido tabaco. Así mismo, se encontró que el 60% de los nuevos fumadores eran menores de edad cuando lo hicieron por primera vez.

José Fernando Vélez, especialista en psicología clínica con énfasis en psicoterapia en niños y adolescentes, explicó que “si se consume tabaco a una edad temprana, la peor consecuencia es que se adquiere un tabaquismo crónico (dependencia física y psicológica a la nicotina). Es una persona que tiene una adicción. Si su organismo le pide que fume y no hay, aparece el síndrome de abstinencia. Si se está elaborando, no le permite crear, ser fantasioso en su trabajo o concentrarse; además de enfermedades físicas como dificultades a nivel de vías respiratorias”.

Víctimas por el humo ajeno

Cerca de 1,2 millones de personas fallecen al año por consecuencia de la exposición de no fumadores al humo ajeno. El portal healthychildren.org define al humo de tabaco ajeno como el humo emitido por el extremo encendido de un cigarrillo o por otros productos de tabaco para fumar (como bidis y pipas de agua) y que es exhalado por el no fumador. “Se han identificado más de 4000 sustancias químicas en el humo del tabaco, y no existe un nivel seguro de exposición al humo de tabaco ajeno”.

Puede ser fácil aconsejar al fumador que deje el cigarrillo, pero la nicotina que contienen los productos de tabaco es muy adictiva, “solo el 4% de los consumidores que intentan dejar el tabaco lo logran”, asegura el portal. El apoyo profesional y una medicación de eficacia probada pueden duplicar con creces las probabilidades de éxito para abandonar el tabaco.

Información complementada con datos de la periodista: Jennifer Alejandra Ramírez Álvarez

Lo más leido

Manizales Grita Rock

Festival Grita, 16 años de rock y tradición en Manizales

0
El Festival Grita Rock se convirtió en un evento de ciudad después de su primera edición en 2006. La acogida de la gente fue...