lunes, enero 24, 2022

Siete estrofas de amor y desamor de Chente, para siempre

Vicente Fernández Gómez nació en Guadalajara (México) el 17 de febrero de 1940 y falleció el pasado 12 de diciembre en esa misma ciudad. También lo llamaban Chente o El Charro de Huentitán, el último gran cantante de rancheras. Cerca de 50.000 personas desfilaron frente al féretro y el día de su entierro, el pasado lunes 13, unas 10.000 estuvieron en la misa fúnebre, en la que su hijo Alejandro cantó el tema Volver, Volver. El cuerpo recibió sepultura en el rancho Los 3 Potrillos propiedad de la familia Fernández.

UMCentral escuchó varias de las canciones de Chente y seleccionó 7 estrofas de sendos temas, para cantarlas cuando el amor nos alegre o nos amargue la vida.

1. Por tu maldito amor

(autoría Federico Méndez Tejada)

Por tu maldito amor

No logro acomodar mis sentimientos

Y el alma se me sigue consumiendo

Por tu maldito amor

Por tu maldito amor

Ajaja jaja, jay

¿Y ya para qué que quiero la tumba?

Si ya me enterraste en vida

Aja jay, ay

2. Marioneta

(autoría Vicente Fernández)

Y soy en verdad una marioneta

Que tiene careta de felicidad

Que sale a la escena con él

Alma muerta, pero tiene

Oficio de saber cantar

3. Volver, volver

(autoría Fernando Z. Maldonado).

Nos dejamos hace tiempo

Pero me llegó el momento

De perder

Tú tenías mucha razón

Le hago caso al corazón

Y me muero por volver

Y volver, volver, volver.

A tus brazos, otra vez…”

4. Lástima que seas ajena

(autoría Jorge Massias)

Lástima que seas ajena y no pueda darte lo mejor que tengo

Lástima que llego tarde y no tengo llave para abrir tu cuerpo

Lástima que seas ajena el fruto prohibido que jamás comí

Lástima que no te tenga porque al mismo cielo yo te haría subir.

5. El Rey

(autoría de José Alfredo Jiménez).

Con dinero y sin dinero

Hago siempre lo que quiero

Y su palabra es mi ley

No tengo trono ni reina

Ni nadie quien me comprenda

Pero sigo siendo el rey

6. Qué de raro tiene

(autoría Martín Urieta)

No les apiade mi dolor profundo

Yo solo fui el culpable en mi fracaso

Porque pude haber sido el rey del mundo

Pero encontré mujeres a mi paso

7. Mujeres Divinas

(autoría Martín Urierta)

Las horas más hermosas de mi vida

La he pasado al lado de una dama

Pudiéramos morir en las cantinas

Y nunca lograríamos olvidarlas

Mujeres, oh mujeres tan divinas

No queda otro camino que adorarlas

Lo más leído