sábado, septiembre 25, 2021

Se hunde la reforma a la salud: un remedio que era insuficiente para el sistema colombiano

Después de 22 días de protestas en el país, ayer las comisiones conjuntas de Cámara y Senado aprobaron el archivo del Proyecto de Ley 010 de Reforma a la Salud, que buscaba cambiar la manera de prestar los servicios de salud en Colombia y se había convertido en una de las peticiones más importantes del Comité del Paro. Así votaron los senadores: 11 votos a favor del archivo y 2 votos negativos del archivo; mientras que en la Cámara de Representantes fueron 16 a favor, y 3 en contra. 

Cantos, pancartas y batas blancas se tomaron la tarde del 5 de mayo en Manizales. Estudiantes y trabajadores de la salud salieron a demostrar su descontento con la reforma, presentada el 20 julio del año pasado por 90 senadores y representantes a la Cámara de los partidos Cambio Radical, de La U, Liberal, Conservador y Centro Democrático. Así mismo, en los últimos días, varios de los congresistas ya habían solicitado retirar sus firmas y los partidos de La U, Mira y Liberal dejaron de respaldar el proyecto.

En redes sociales, medios de comunicación y diferentes sectores del país debatieron la viabilidad del proyecto que había generado bastante controversia, no obstante mucha de la información que circulaba era del primer borrador de la reforma, que para este momento, ya tenía 3 actualizaciones, por ende muchos están desinformados. Expertos en el tema expresan que algunos de estos ajustes eran solamente en el papel pero no estructurales.

También le puede interesar La reforma a la salud: otro foco de protesta 

Un médico ondea la bandera desde una ventana de la clínica La Presentación, mostrando su apoyo a quienes marchaban por la Avenida Santander.
Aunque se creía que con la reforma la EPS podía decidir si un paciente se había cuidado o no para que este pagara por la atención, el texto se ajustó para que fuera claro que el autocuidado no le quita responsabilidad a los prestadores de salud.
Crédito: Sara Quintero

En una carta abierta que la Federación Médica Colombiana le envió al Congreso de la República, afirma que “el proyecto de Ley 010 de Senado y 425 de Cámara de Representantes no desarrolla la Ley Estatutaria, por el contrario, la contraviene, con lo que se pone en riesgo principios fundamentales como la destinación específica de los recursos de la salud que son públicos, la autonomía universitaria, profesional; y es regresiva respecto a los logros de la seguridad social en Colombia respecto a la cobertura de servicios de salud”.

Según Mery Barragán, asesora del ministro de Salud y Protección Social, en este proyecto de Ley se hicieron ocho audiencias atendiendo a diferentes sectores y se trabajó con aseguradores, prestadores, asociaciones de usuarios, sindicatos y gremios. También indicó que eran necesarias unas mesas más amplias para “determinar qué fue lo que no les gustó, porque muchos de los mitos que hay no son realidades”, expresó. 

El texto, que contenía 86 artículos, dividido en once capítulos y trataba temas de seguridad sanitaria, salud pública, prestación de servicios, talento humano y financiación. UM Central presenta un ABC con algunos puntos que propuso la reforma. Hablamos con varios expertos y según los argumentos calificamos las modificaciones, siendo la primera algo viable, las tres siguientes fueron “cambios” que ya estaban en la Ley Estatutaria del 2015; y las dos últimas letales para el Sistema de Salud.

ABC de la reforma

  • Entre regiones se complementan 

La reforma proponia la organización del sistema de salud por regiones para que se ajustase dependiendo de las distintas condiciones, necesidades y problemas de salud de los colombianos. Desde las acciones promocionales, la prestación de servicios, el aseguramiento, la definición de intervenciones y metas.

Una mujer apoya las protestas desde su casa, mostrando su uniforme y sosteniéndolo para que los marchantes lo vieran.
En los últimos días, el proyecto de la reforma a la salud perdió los votos clave del partido de La U, liberales y conservadores.
Crédito: Sara Quintero

Por ejemplo, si una persona que vive en La Dorada, al oriente de Caldas, se enferma y por cercanía prefiere ir a Ibagué, no hay una adecuada articulación entre regiones que permita su atención. 

Sobre esto, el médico cirujano y experto en Administración de Servicios de Salud, Jorge Hernan Yepes Alzate, explica que si actualmente un usuario por múltiples circunstancias tiene que desplazarse a otro departamento para recibir la atención en salud, no existe una adecuada articulación pero al regionalizar el sistema se podría eliminar ese obstáculo. “Sin embargo, tiene que analizarse muy bien en la reglamentación porque si son atenciones que no están en el plan básico de salud y su cancelación debe ser asumida por las direcciones territoriales, es decir, la secretaría de los departamentos, sí puede haber inconvenientes”, concluye. 

  • “Lo que no sirve que no estorbe”: la depuración 

El Ministerio de Salud y la Superintendencia de Salud tendrían la facultad de depurar a las Empresas Promotoras de Salud (EPS) cuando no tuvieran las garantías financieras y técnicas. También podrían (por única vez) transformarse, fusionarse o liquidarse, dentro de los 6 meses siguientes a la entrada en vigencia de la Ley. 

En el país, de acuerdo con datos del MinSalud, hay 37 Empresas Prestadoras de Salud (EPS). Jorge Hernán Yepes menciona que “la Superintendencia Nacional de Salud no se hizo para negociar, sino para hacer vigilancia, control, intervenirlas si es del caso, o entrar en una medida que se llama vigilancia especial”. Apuntó además que si históricamente no ha funcionado, ahora, por el simple hecho de tener una redacción en una ley, las cosas no van a mejorar automáticamente

Lea también Día Mundial de la Salud: así está la salud de los manizaleños

  • La plata de salud, sin intermediarios 

La Unidad de Pago por Capacitación (UPC) es el valor anual que el Gobierno reconoce por cada persona que está afiliada al sistema. El valor varía dependiendo de la edad, comorbilidades y características individuales, por ejemplo para este año por cada usuario del régimen contributivo se pagan $938.826 al año y por el subsidiado $872.496

El texto proyectaba que la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social (Adres) era la que giraría directamente a las EPS el pago de la UPC, sin intermediarios. Esto será bajo los parámetros que el MinSalud y la DIAN indican.

Jose Normán Salazar comenta que es algo que ya está instaurado desde hace tiempo, aunque lo marquen como nuevo. “Esto por muchos años estuvo represado en el sistema y todas las EPS le deben plata al Adres porque hubo cosas como facturas adicionales que generaron esa deuda, que es una de las más grandes que tienen el sistema de salud”. El problema financiero del recobro de las EPS a la Adres se creó por deudas de sillas de ruedas, fisioterapias, pañales, entre otros. Insumos o servicios que la EPS debe brindarle al usuario así no estén incluidos en el Plan Obligatorio de Salud. Este pasivo es por total de $342.374.825.038, el cual tiene un acuerdo para demostrar cómo se pagará.

Puede ver también: La odisea del sistema de salud colombiano

  • Contratos justos para a los profesionales de la salud 

La reforma planteó que el personal que prestara servicios de salud en una empresa pública o privada sería vinculado a través de las modalidades legales como el contrato directo, también conocido como a término fijo.  

Médicos y enfermeras muestran su apoyo y agradecimiento con carteles a quienes marchaban por la Avenida Santander.
En las protestas, la gente pedía hundir el proyecto de la reforma 010. Semanas después, congresistas afines a Duque le quitaron su apoyo para no perder votantes en 2022.
Crédito: Sara Quintero

Según Jorge Hernan Yepes Alzate no hay nada nuevo en este punto, puesto que ya está reglamentado, y se supone que tanto la Superintendencia, como   el Ministerio de Trabajo y la Procuraduría investigan a las entidades que hacen tercerización. Así mismo expresa “es necesario agregar en las discusiones sobre la reforma ¿cómo se va financiar para las Empresas Sociales del Estado la incorporación de la planta de personal con las prestaciones legales?, porque por más que la ley lo diga, presupuestalmente no va a poder operar eso”. 

El representante a la Cámara Gabriel Jaime Vallejo dijo en una nota del diario La República el año pasado que el 60% de los 690.000 trabajadores de la salud están vinculados con contratos de prestación de servicio y ese es el primer gran problema de orden estructural porque la cotización la hace el trabajador y no el empleador.

“Los médicos, enfermería, auxiliares de enfermería, todo lo que implique en el desarrollo de la misión de un hospital no se puede contratar por prestación de servicios. Esto tiene un riesgo para la institución porque pueden aparecer en un futuro las demandas laborales en contra de la entidad y tendrá que pagar”, comenta el médico y abogado Jose Norman Salazar González.  

En el caso del Hospital San Isidro de Manizales, su nómina  tiene cinco auxiliares por contrato directo, y en el Secop hay más de 30 contratos de prestación de servicio a auxiliares con un valor de 4.287.054 por tres meses, de este valor deben sacar las prestaciones sociales

  • La figura del especialista familiar

Un sistema de salud colombiano con un enfoque de salud familiar y comunitario era la premisa de esta reforma. Todo esto a través de la asignación permanente de un médico especialista en Medicina Familiar, quien trataría al paciente cada vez que consultara por esta modalidad, lo que permite que conozca sus antecedentes, riesgos y patologías. 

Según un documento que estima la oferta de médicos especialistas, se espera que para el 2030 haya 1.168 profesionales en Medicina Familiar. Actualmente en el país hay 87 mil médicos generales. “Desde la óptica de los pacientes esto es una barrera para que ellos puedan tener una atención que se necesite, ya que puede retrasar el proceso. En este momento es imposible cumplir porque el número de médicos familiares es muy bajo, no todas las EPS tienen”, expresa el médico y abogado José Norman Salazar González.

Para desarrollar una reforma a la salud es necesario convocar a los actores del sistema.
27 senadores y representantes a la cámara votaron a favor para archivar el Proyecto de Ley de Reforma a la Salud.
Créditos: Ana María Villegas Vargas

De acuerdo con la médica y directora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Caldas, Claudia Patricia Jaramillo Ángel, la figura del médico familiar es clave porque es el encargado de enlazar el prestador primario con el prestador secundario. “Nosotros desde la facultad, en el análisis permanente, sin descalificar en ningún momento la figura del especialista familiar, consideramos que el médico general también es un excelente médico enlace. Y lo que realmente el país necesita es que al profesional que nosotros formamos le den la capacidad de toma de decisiones desde de la atención de la baja complejidad”, aseveró.

También le puede interesar  SOS: Personal de salud enfrenta jornadas agotadoras 

  • La titulación de los médicos a cargo de las EPS e IPS

Se pretendía desarrollar un programa nacional de formación y actualización de competencias de medicina general con enfoque familiar y comunitario, dirigido a los médicos generales, que sería ejecutado a través de las EPS e IPS (Instituciones Prestadoras de Salud).

Frente a eso, Claudia Patricia Jaramillo Ángel menciona que en este punto aparece de nuevo una situación donde la educación y la titulación permite la posibilidad de que otros actores entren al sistema. “Capacitaciones en general, todos desde la salud y desde el área de experticia nuestra las podemos hacer, pero otra cosa es ¿quién titula? o ¿quién certifica?, ahí abre un escenario para que EPS e IPS puedan entrar a hacer esos procesos formativos y certificaciones de las mismas”.

Jaramillo Ángel añade que como una universidad con oferta de este tipo de programas, sí deberían ser convocados en la toma de estas decisiones porque desde la Asociación de Facultades de Medicina han hecho un amplio trabajo no solo en el tema de la oferta, sino de las denominaciones de las especializaciones, que es otro punto que tocaba  la norma. Entonces parte de ese respeto por la autonomía universitaria es convocar esos actores que son las universidades.

Estos eran otros aspectos que incluía la reforma

Los entrevistados concluyen en que la reforma no era estructural y abordaba temas que no tenían que estar recogidos allí porque algunos ya tienen leyes y regulaciones propias. El sistema de salud necesita un cambio, sin embargo, es necesario que se convoque a los actores del sistema como universidades, gremios, sindicatos, entre otros, para abordar de una manera correcta los temas y ajustes que son necesarios y requieren atención, para facilitar el funcionamiento del sistema.

Periodistas: : Dalila Orrego Zuluaga, Ana Maria Villegas Vargas, Mariana López Holguín, Sara Quintero Cárdenas y Maria José Rincón Ramirez 

Lo más leído