jueves, septiembre 16, 2021

Preocupa aumento del uso de redes sociales y tecnología

El uso desmedido de tecnologías en los jóvenes, trastornos de ansiedad y pánico, problemas con habilidades sociales, dificultades para relacionarse y encierro son algunos de los problemas por lo que más están consultando los padres de familia sobre sus hijos, según la psicóloga Liliana Castrillon Marin.

Aunque la tecnología es una herramienta que facilita procesos, la psicóloga indica que causa efectos nocivos en la mente humana. “En primer lugar la persona se aísla, empiezan a verse problemas de atención y no escucha al mundo exterior”, lo que podría llevar a episodios de depresión ya que no hay una interacción sana con el medio.


El psicólogo Felipe Granada Arango menciona que al pasar mucho tiempo en redes sociales “se generan estados de ansiedad altos, como el de un alcohólico o un drogadicto cuando no puede consumir. Aquí entra la capacidad de manejo, las frustraciones y la intolerancia”. También explica que como los jóvenes crecen con la tecnología, lo asociaron a su proceso de vida y lo normalizan.

Dentro de las recomendaciones, la médica Keyler Diaz Rodriguez comenta que existen distintas formas de tratar el uso desmedido. Uno de ellos es la psicoterapia que en casos extremos debe acompañarse con medicamentos como ansiolíticos para contrarrestar la ansiedad. También se aconseja regular el uso de los celulares, meterlos en una caja y entregarlos a una hora específica, además de desactivar las notificaciones y las recomendaciones.

Según el artículo Uso desmedido de dispositivos tecnológicos móviles en niños, un daño silencioso a largo plazo firmado por Rosario Campos Soto, no son solo los jóvenes los que sufren consecuencias negativas por las redes sociales y los celulares. Dice que no se puede ignorar “ el hecho de que los niños pequeños están expuestos desmedidamente a las tecnologías móviles, en muchos domicilios, la televisión y los videojuegos son parte fundamental de la vida de los niños, situación preocupante, puesto que el contacto y acceso de las tecnologías de información y comunicación con el niño, se inicia en el hogar, y no son éstos quienes buscan estos dispositivos, sino, son los mismos padres quienes les facilitan su uso a muy corta edad, sin medir los efectos y consecuencias, creando en él, un hábito y dependencia”.

Lo que opinan los universitarios
Ana Maria Zapata Arias, estudiante de Fisioterapia de 20 años .“Tengo la necesidad de saber qué está pasando todo el tiempo, no duro más de 10 minutos concentrada sin mirar el celular”. Su promedio diario en pantalla  es de  9 horas y 41 minutos”.

Laura Grizales Zuluaga, estudiante de Administración de Empresas de 21 años. Profundiza en el hecho de que se siente dependiente porque el celular le ayuda a estar en contacto con el mundo, además es una herramienta para su trabajo. Su promedio diario en pantalla  es de 7 horas y 22 minutos.

Ana Maria Agudelo, estudiante de Arquitectura de 21 años asegura que por la pandemia todo se ha convertido en un proceso virtual,  incluyendo sus actividades académicas. Su promedio diario en pantalla es de  6 horas y 12 minutos.

Lo más leído