InicioUniversidadesPía por aquí, Pía por allá… la que vigila a la U....

Pía por aquí, Pía por allá… la que vigila a la U. de Manizales en 50 años

“Duré siete años siendo rondera de la Universidad, en ese tiempo conocí cada rincón de este lugar”, cuenta Piedad del Socorro López Calderón, quien de guarda rondera pasó a ser la coordinadora de vigilancia de la Universidad de Manizales. No hay alguien más preparado para cuidar de la institución que ella, quien de 8:00 a.m. a 10:00 p.m. anduvo por sus pasillos vigilando cada uno de estos.

Piedad, de 54 años, se distingue por su cabello corto y su uniforme impecable. Luce una camisa blanca que lleva el logo de la empresa de seguridad Celar, un yin que guarda lo que sobra del largo de la camisa, unas gafas formuladas, el carnet de seguridad y su tapabocas que jamás se lo quita. Camina por la Universidad con sus zapatillas y, con las llaves que carga genera un ruido que se complementa con las notificaciones que le llegan al celular, que lo usa en todo momento.

Su oficina, la Sala de Monitoreo, queda cerca de la entrada principal de la Universidad, aunque tenga las llaves con ella, Piedad siempre empuja la ventana de su oficina para meter la mano y abrir la puerta desde afuera, una manera única que emplea la coordinadora de seguridad para entrar. Su oficina la usa solo para dejar su morral porque siempre está visitando los puestos de seguridad de un piso a otro.

“Conozco a Piedad desde que empecé a trabajar acá, éramos guardas de seguridad, ella cuidaba de la Biblioteca”, menciona Leidy Maryory Arias, vigilante de la institución desde hace siete años. Piedad López llegó a la Universidad en 2011 a hacer un turno de 2:00 de la tarde a 10:00 de la noche en la entrada de la Biblioteca, cuando esta tenía solo un piso (hoy son dos), y su espacio de trabajo se redujo a estar en la puerta observando a los estudiantes y cuidando de que no se llevaran los libros. “Hay días en los que decía como ´uy no, ¿este plantón qué?´ Tenía que estar parada ocho horas”, admite Piedad al recordar esos días. Por suerte, en el último año que estuvo allí, el director de esta autorizó poner una silla para que descansara cuando no había mucha gente. La silla sigue hoy ahí, pero Piedad no. Con un contrato de la empresa Celar duró dos años en ese puesto.

Pía, la rondera

Piedad del Socorro López Calderón
La Universidad ha transformando vidas, como la de Piedad, quien llegó sin estudios y hoy es tecnóloga en Sistemas Informáticos y coordinadora de vigilancia. Foto: Juana Valentina Rubio Tovar

El señor Pachón, jefe de Piedad en esos tiempos, le dio la oportunidad de ascender de cargo, ya no cuidaría la Biblioteca sino que empezaría a hacer rondas por la U., el sueldo aumentaba por trabajar 12 horas. Piedad se propuso a aprender cada salida y ruta del lugar porque era su trabajo. En la inducción del cargo apuntó todo en una libreta: dónde estaba tal facultad, cuál era la salida uno, dónde quedaba la sala de profesores, etc.

Siete años duró en el cargo de rondera y empezó a tener contacto con los estudiantes, a ayudar a los primíparos que se perdían y a tener relación con los administradores y trabajadores de la institución. Pía, como la llaman desde ese tiempo, se ganó el cariño de todos. “Me llaman: Pía por aquí, Pía por allá y yo les digo que no Pian’ que no voy a pagar”, bromea Piedad sobre su apodo.

Pía, la coordinadora

Después de nueve años y dos cargos, a Piedad le pidieron ser la coordinadora y dirigir toda la vigilancia de la institución. En enero del 2021, después de reuniones con sus jefes de Celar y de la Universidad de Manizales, decidieron darle ocho meses de prueba, si en ocho meses podía hacer su trabajo, el cargo era de ella.

El primero de septiembre del 2021, por un mensaje de Whatsapp anunciaron que Piedad del Socorro López Calderón era la nueva coordinadora de vigilancia de la Universidad. Su contrato cambió, el sueldo aumentó y la responsabilidad que tiene es mayor. “El cargo me lo dieron porque el servicio es indispensable para mí, me gusta mi trabajo y por eso me concentro en él”, afirma Piedad.

Piedad logró estudiar por medio de las becas que la institución otorga a sus empleados, ella pudo trabajar de día, estudiar de noche y la Universidad pagó el 50% de su carrera.

Pía, la de corazón grande

Piedad del Socorro López Calderón
Piedad del Socorro López Calderón logró estudiar por medio de las becas que la institución otorga a sus empleados, ella pudo trabajar de día, estudiar de noche y la Universidad pagó el 50% de su carrera. Fotos: Juana Valentina Rubio Tovar

A Piedad no le gusta que la regañen y muchas veces por su cargo, deben hacerlo. Sin embargo, ella aclara que es muy regañona con sus vigilantes. “Cuando a ella le jalan las orejas, también nos las jala a nosotros. Le echan cantaleta y después ella nos la echa a nosotros”, comenta de manera divertida Laura Velásquez, otra vigilante de la Universidad.

Disfruta regañar a los estudiantes despistados, pero también le encanta ver cómo cada uno avanza hasta graduarse. Quienes tienen la oportunidad de conocerla más allá de sus regaños, comentan que es una mujer servicial. “Me siento feliz por el ambiente familiar que hay, seguiré hasta donde más pueda en esta Universidad y en mi empresa, Celar”, concluye Piedad.

“Cuando uno viene de abajo y sigue con ese corazón grande, como lo tiene Piedad, no importa estar en un cargo mayor, sigue siendo noble y de carácter fuerte”, comenta Leidy Maryory, quien ahora goza de tenerla como jefa.

Piedad López ha aportado seguridad, amor y amabilidad en 10 de los 50 años de la Universidad de Manizales.

Lo más leido

Luisa Fernanda Giraldo Zuluaga

Luisa Fernanda Giraldo: rectora encargada de la Universidad de Caldas

0
Por Nicolás Agudelo Hurtado Luisa Fernanda Giraldo Zuluaga fue designada como rectora encargada de la Universidad de Caldas (UC) por su Consejo Superior. Ella es...