Mario César Otálvaro y su vida en los medios

“Mario César Otálvaro, ese nombre va a sonar en la radio colombiana”. Esa fue la frase que le dijo Gilberto Elorza gerente de RCN de ese entonces, mientras discutían la posibilidad de vincularlo a la emisora. 

En el cuarto de su casa en Manizales y al frente de un computador, como es la nueva realidad para socializar en medio de esta pandemia, está Mario César Otálvaro Trejos, con esa sonrisa que lo caracteriza, para recordar una a una las anécdotas de sus 40 años de carrera profesional. Es riosuceño pero en sus primeros años de vida estuvo de municipio en municipio, pues su padre era educador. Tiene 10 hermanos y aunque no fueron una familia con comodidades nunca les faltó nada. 

La costumbre de ir a cafeterías lo tiene desde siempre, además de disfrutar de conversaciones largas con todo aquel que lo conoce.

Hizo el bachillerato y la universidad en Manizales, ciudad en la que hoy no pasa desapercibido con su metro 80 de estatura. Ojos azules y cabello completamente cano. Con amabilidad saluda a todo aquel que lo reconoce, le encanta ir a cafeterías para, como dice él, botar corriente con amigos y conocidos sobre fútbol.  

La radio, el inicio de todo 

Era 1979 y Radio Cóndor le abrió sus puertas. “El dueño de la emisora era el padre Fabio Ochoa. Me acogió y me dio la posibilidad de trabajar en el turno de 5 a 7 de la noche y ahí pasaban música clásica, colombiana y me tocó siendo un pelado, sin formación, anunciar a los grandes artistas de la música clásica”. Con cierta burla reconoce que en algún momento se pudo haber equivocado al decir el nombre de un cantante. 

Estudió administración de empresas pero nunca ejerció, y fue justo al salir de la universidad y después de estar trabajando con César Agusto Londoño en la Voz del Ruiz, hasta que el mismo Javier Giraldo Neira, quien para él era el mejor periodista deportivo de Colombia, lo contactó. “Yo me enteré que usted hizo una carrera pero sé que tiene inquietudes periodísticas, en qué va a trabajar”, la respuesta no se demoró, “en lo que resulte, doctor”. Y ahí, sin saber mucho de escribir noticias, pero dispuesto a aprender inició como redactor deportivo de La Patria y posteriormente se unió a Todelar.

En el Mundial de Estados Unidos 1994 estuvo presente en la rueda de prensa de Diego Armando Maradona, cuando éste afirmó que le habían cortado las piernas y de esa foto se plasmó en el libro la mano de Dios donde se puede ver a Mario César.

Gente, deporte y punto fue el programa que le dio la oportunidad de estar en la mejor radio de Manizales en ese momento .Su pasión por el deporte y la buena forma para trabajar siempre lo ha caracterizado. “Mario César es un hombre intenso en lo que hace, absolutamente entregado y sobre todo muy profesional porque le gusta estar perfectamente informado”. Así es como su mejor amigo y periodista Germán Mejía Gallo lo describe.

La vida es de decisiones, y de eso ha estado marcada su vida. Aunque vivía bien en Manizales, el fútbol siempre lo ha hecho vibrar. Por eso, decidió dejar a su mentor e irse a Caracol Radio como jefe de deportes. “Si me preguntan ahora, yo no sé cómo hice, sería bueno saberlo porque no sé cómo, ni con quién pero yo me atreví y me fui”.

Como buen manizaleño es hincha del equipo local. Al Once Caldas lo ha seguido por todo Colombia, lo hizo en otra época, en la que había presupuesto para moverse. Aunque le daban tiquetes de avión y hotel, en muchas ocasiones prefirió viajar por carretera en un viejo Renault 4, el que aguantó sus alegrías y tristezas.

En 1993 se casó con Lina Giraldo Escobar, con la que tuvo dos hijos: Martín y Ana María, la muñeca de papá. Desde pequeña lo ha tenido en un muy buen concepto como periodista, además de describir su casa como un ambiente donde se respira fútbol y sin importar que ya no es tan fanática, no pierde la oportunidad de ver algún partido con él. 

Mundiales y la televisión 

“Los mundiales todos son iguales, es que son lo máximo para uno que está metido en esto, es tocar el cielo con las manos”. Asistió en el 94 a la cita mundialista de Estados Unidos en donde la selección del Pibe Valderrama, Asprilla, Higuita, Andrés Escobar y demás iban como favoritos. El seleccionado colombiano no pasó de la fase de grupos y desde Bogotá  dieron vía libre a los periodistas para quedarse o devolverse. Él decidió disfrutar lo que quedaba del mundial, allí coincidió con César Augusto Londoño quien tenía una propuesta importante. Mientras Diego Armando Maradona prácticamente daba por terminada su carrera luego de dar positivo en una prueba antidoping, el periodista manizaleño tenía en sus manos la opción de hacer televisión con CM&.

Estuvo presente en la inauguración del estadio aquel 30 de agosto del 94 y allí mismo celebró el título de libertadores de su equipo del alma, además dedica de su tiempo en la unidad deportiva viendo los demás deportes.

No pensó mucho y aceptó irse, sin embargo, el trabajo era con Yamid Amat, quien es conocido por su carácter. La despedida de Manizales fue por lo alto. El contrato iniciaba el primero de agosto de 1994, y el estadio Palogrande se inauguró justo un día antes. Javier Giraldo Neira le hizo una despedida en su finca augurando grandes éxitos. Con su esposa fue algo diferente pues solo llevaba un año de casado y esperaban a su primer hijo, “se quedó llorando en el batallón, mientras yo arrancaba”.

Vivir en la capital no fue sencillo, al principio se sentía solo, muy solo, pues cuando salía de trabajar en Manizales se encontraba una o dos personas esperándolo para ir a charlar sobre qué había dicho en el programa, cosa que  ahí no pasaba. Los dos primeros meses fueron duros pero luego de acostumbrarse vivió por 27 años allí. El respeto combinado con miedo que le tenía a Yamid Amat en ese momento era innegable, sin embargo, esto no le impidió que al momento de que el Once Caldas ganara la Libertadores no llegara a la transmisión del noticiero. Riendo cuenta que no salió del estadio para presentar el reporte desde Manizales, así que le pidió a un colega que lo reemplazará. Cuando regresó, Amat no estaba muy contento pero, para salir vivo de la situación, le preguntó que si el Santa Fe estuviera en la final, él se hubiese ido a presentar noticias, a lo que contestó: “No sea huevón, me acuerdo que me empujó y siguió”.

Regreso a la ciudad de las puertas abiertas 

En 2018 volvió a Manizales, pues desde que se fue prometió regresar. Ahora pone en perspectiva muchas situaciones acerca del periodismo actual, cree que se ha perdido la calidad y pureza en los periodistas y que ahora cualquiera sale en los medios de comunicación. Tiene claro que los influencers serán quienes manejen todo en el  futuro.

“Mi papá es una persona 100% entregada a sus hijos porque con nosotros, yo creo que él vive y muere por nosotros, y también vive y muere por el fútbol y por su profesión, entonces creo que así lo describiría”, explicó su hija Ana María.

Sin embargo, él no piensa dejar de hacer lo que ama, a veces se cuestiona si pierde mucho tiempo en el estadio viendo partidos o escuchando a comentaristas, pero la respuesta es la misma, esto es lo que mueve y disfruta hacer.

Continua con esa pasión a flor piel que lo hace salirse de casillas en plena trasmisión y hasta enojarse por algún comentario. Según su hija siempre ha sido un poco impulsivo con esos temas, tanto que ella debe recordarle que debe ser cuidadoso con lo que dice. 

Han pasado 40 años desde que empezó y ahora caminar con él es como hacerlo con un famoso de Hollywood, ya que todos lo conocen y saludan. Aunque no piensa en el retiro, sus canas presentan a alguien que ha caminado por todo el mundo, que conoció a Rafael Nadal y vio a los mejores futbolistas del siglo pasado en su esplendor pero, por ahora, no tiene problema en tomarse un tintico caliente mientras habla de la próxima fecha del fútbol colombiano. 

Periodistas: Laura Henao, Alejandra Giraldo.

Lo más leído

Noticiero semanal UM Central

En este noticiero se hace un conteo de las noticias más leídas de UM Central de la semana entre los días 5...

Jardín Nocturno Luz Verde: apoyo para mujeres cabeza de familia

La Secretaría de las Mujeres y Equidad de Género brinda su apoyo a madres cabeza de hogar con la creación del nuevo...

Mujeres de la Universidad de Manizales que se destacan en el deporte

Camila Andrea Espinosa Aristizabal, comunicadora social y periodista, delegada del equipo de Fútsal de la UM

A diario alimentan a más de 100 habitantes de calle en San José

“Cuando iniciamos con esta labor eran entre 3 a 10 beneficiados, ahora son 110 a 180, nos complace ver cómo hemos crecido...