sábado, octubre 23, 2021

Los mandalas, una opción para manejar las emociones en confinamiento

Durante la cuarentena los niveles de estrés, ansiedad y depresión pueden aumentar. En este contexto, los mandalas son una de las opciones para buscar la calma, ya que no solamente ayudan a disminuir y controlar las emociones negativas, sino que también ocupan la mente permitiendo un estado de relajación. 

Los mandalas en el budismo e hinduismo son representaciones espirituales y rituales del ser humano y la naturaleza. Simbolizan unidad, armonía y la infinitud del universo mediante el equilibrio, y ayudan a meditar y estimular los sentidos. 

En la psicología son usados como método psicoterapéutico, también conocido como arteterapia, que utiliza las artes plástica como medio para recuperar o mejorar la salud mental y el bienestar emocional y social, sobretodo para personas con ansiedad, depresión y con altos niveles de estrés. La psicóloga Yasmín Chávez Carvallo explica que son una forma expresar las emociones, conseguir paz interior y traer el inconsciente al consciente. Además, tiene beneficios cognitivos, ya que estimula la motricidad fina, el hipotálamo, la creatividad y fortalece la atención.

Pintar el mandala desde adentro hacia fuera indica un ánimo de exteriorizar las emociones. Foto Cortesía: Totenart

Método de relajación

Según el informe Solidaridad Profamilia, el 75% de la población ha sufrido alguna alteración en su salud mental durante el aislamiento. De este porcentaje, el 54% indicó nerviosismo; el 53%, cansancio; el 46%, impaciencia; y 34%, rabia o ira. Los  jóvenes entre los 18 y 29 años son los más afectados. 

Por esta razón, Chávez Carvallo manifiesta que los mandalas son una manera efectiva de dar orden al caos interno, de sacar las emociones negativas como la angustia y la incertidumbre. “Esto se verá reflejado en la mejora de la convivencia, de las relaciones familiares y de nuestro trato con nosotros mismos. ”, concluye.

Manuela Martínez Rendón, estudiante de la Universidad de Manizales, ha comenzado a usar mandalas para relajarse y descansar del constante uso de la tecnología. “Mi experiencia ha sido gratificante, porque siento que me ayuda a bajar las tensiones, a mostrarme partes de mi personalidad que desconocía y me ayuda con la armonía en los días malos”. 

Lo más leído