Inicio La patria centenaria Laura Sánchez, el rostro de la educación y los jóvenes en La...

Laura Sánchez, el rostro de la educación y los jóvenes en La Patria

0
Para Laura, es esencial tener un espacio de trabajo que le permita tener aire fresco. Esta es una cualidad que aprovecha al poner su mesa al lado de la ventana. En ocasiones, si el clima se lo permite, trabaja en su terraza. También está intentando conseguir una carpa que se acomode al tamaño de su terraza, para que, si llueve mientras trabaja, pueda seguir trabajando sin afectar sus equipos. Desde ahí, tiene vista a toda la montaña de Los Yarumos, el barrio La Rambla y el bosque de la U. Católica

Apasionada por dar voz a la juventud. Siempre con ideas claras y con la aptitud de defenderlas. Espera llegar algún día al mundo de la docencia.

Laura Sánchez Largo es una periodista pereirana que reside en Manizales desde el 2013, año en el que comenzó su práctica profesional en el periódico centenario caldense, La Patria. Ella es la periodista encargada de coordinar Prensa Escuela, programa de formación periodística para jóvenes y niños, el cual existe desde 1992.

La fundación del periódico La Patria se remonta a 1921, 100 años atrás. Desde entonces el “periódico de casa”, como dice su emblema, se ha convertido en el más importante de la región. Para esta jerarquía, ha sido esencial el trabajo de periodistas que, con mil historias en el bolsillo, construyen lo que es este periódico actualmente. Como es el caso de Laura Sánchez, periodista dedicada e interesada por el mundo de la educación.

Vida y educación

En sus tiempos libres, Laura Sánchez disfruta avistando todo tipo de aves que habitan en el bosque que queda detrás de la U. Católica y toda la zona aledaña al Ecoparque Los Yarumos. Tiene unos binoculares negros que usa desde la pequeña terraza de su apartaestudio ubicado en La Rambla. Además, Laura hace énfasis en que quiere aprender más de zootecnia, y así acompañar lo que ve, con lo que aprende. También deja pedazos de fruta en el muro, para que los pájaros puedan alimentarse.

Laura estudió en un colegio público de Pereira llamado Ciudadela Cuba. La situación económica del sector en el que se encontraba la institución no era la mejor, y, comenta Laura, las condiciones académicas eran precarias: falta de tecnología educativa, esencialmente. Sin embargo, esto no le impidió desarrollar con normalidad su vida estudiantil. El colegio funcionaba como el entorno en el que ella se relacionaba con sus compañeros, además de tener la posibilidad de frecuentar la biblioteca, espacio al que iba regularmente con su madre.

“Empecé a tener habilidades orales, porque siempre me ha gustado mucho leer. Mi papá ha sido muy buen lector… siempre fue así. Le decía a mi papá que no entendía alguna cosa, y me decía que lo leyera y lo consultara. Después de que lo consultaba, llegaba con eso y podíamos hablar de ese tema”, recuerda la periodista Sánchez.

Para Laura, todo este proceso de lectura fue esencial para mejorar su capacidad oral y desarrollar sus habilidades comunicativas. “Empecé a tener como cierto reconocimiento en el colegio y siempre era la que hablaba, la que hacía los discursos. Me iba muy bien en la clase de español”, añade, acompañando la anécdota con una sonrisa.

Posteriormente, Laura estudió Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Católica de Pereira, después de decantarse entre Derecho, Psicología y la carrera que finalmente escogió.

La Patria centenaria

Al momento de empezar la práctica profesional, Laura estaba entre elegir el periódico La Tarde, de Pereira; y La Patria, de Manizales. Basándose en la antigüedad y reputación de ambos diarios, agregando también su deseo de independizarse, decidió aceptar la práctica en La Patria. No sólo se trataba de aceptar un cargo laboral, se trataba, entre otras cosas, de hacerle frente a un cambio cultural, de ponerse a ella misma en un nuevo estilo de vida.

“Vivo esta ciudad. Terminé quedándome y aprendiendo. Sé los nombres de los barrios, comunidades, y sé los antecedentes. Ya se me olvidan hasta los nombres de los barrios de Pereira”, enfatiza Sánchez, para dar cuenta de cómo fue adaptarse a una nueva ciudad y terminar apropiándose del contexto periodístico de esta. 

Su compañera de trabajo, Margareth Sánchez, define a Laura como una profesional muy activa y muy propositiva. “Es muy inquieta con el mundo del periodismo. Además de ser mi compañera de trabajo, es mi amiga.”, afirma Margareth.

Al momento de hablar de los 100 años de La Patria, Laura se refiere al trabajo de comunidad que existe dentro del periódico y a cómo ella se siente parte de una familia. “Todos son mis ‘parceros’, con algunos voy a clases de baile”, agrega la periodista. De manera personal, afirma que ver crecer La Patria en términos de productividad ha sido muy importante para ella, además de sentir que el trabajo allí la ha transformado y es como una escuela para ella y para muchas otras personas.

Laura no duda un solo segundo en aseverar que se siente muy contenta y afortunada de estar participando en un momento histórico e importante para el periodismo manizaleño, aportando historias y haciendo posible que las piezas de redacción puedan impulsar otros sectores del periódico.

El único momento en el que Laura logra salirse de su papel como periodista es mientras duerme. De resto, siempre tiene ideas rondando en su cabeza de temas que puede tratar en sus publicaciones. Para tener esto de manera más ordenada, Laura utiliza una pequeña libreta en la que anota todas las ideas y situaciones que van surgiendo, y, evidentemente, que puedan tener trascendencia en su labor. Separa los temas por colores, para ubicarse más fácilmente a la hora de revisar sus apuntes.

Una de estas historias a las que se refiere Laura viene de la mano de su pasión por el mundo de la educación. “La última estudiante de la escuela El Silencio” es la publicación que hizo Laura en enero de este año, y trata acerca de cómo es la vida académica de una joven rubia y de ojos verdes llamada Vanessa, que era la única estudiante en la escuela de la vereda El Silencio, en Pensilvania (Caldas). El tema de las escuelas rurales y sus problemas es el que Laura lleva a cabo para su tesis de maestría en Educación y Desarrollo Humano, en la Universidad de Manizales.

Cada periodista deja una huella en La Patria. Cuando se le pregunta a Laura que cómo cree que ha aportado para la evolución del periódico, que cómo cree que su trabajo significa un referente de los 100 años, dubitativamente responde: “No sé si pueda decir que he dado cambios trascendentales a La Patria. La historia es la que se encarga de juzgarlo a uno, y creo que aún no tenemos esa posibilidad de evaluarlo. Sin embargo, he apostado por las mujeres, por la juventud, la niñez, la clase obrera y los temas de género”.

Concluye diciendo que los jóvenes tienen mucho para aportar a la sociedad.

Más allá del periodismo

Laura terminó un curso de inglés hace un par de años, pero confiesa que desea mejorar mucho y retomar todo lo que aprendió en algún momento. Además, dice tener cierto gusto por algunas lenguas romances, como el italiano y el francés, por su agradable fonética.

En sus tiempos libres, desde el balcón de su apartaestudio en La Rambla, practica el avistamiento de aves y, añade, está en proceso de aprender un poco más de las aves que ha logrado ver.

“Laura es una persona muy sociable y logra llegarle muy fácilmente a la gente. Es una persona muy dedicada a su familia”, enfatiza Margareth Sánchez.

Finalmente, su tipo de música favorito es el pop. Dice estar conociendo artistas de pop contemporáneos, en especial, artistas como Dua Lipa.