InicioLo más leídoLas criptos: una mirada al futuro

Las criptos: una mirada al futuro

El furor actual de la economía son las muy mencionadas criptomonedas y las inversiones particulares en la bolsa. Para conocer de lleno los detalles de estas y su funcionamiento, UMCentral entrevistó a un experto en el tema: John Elías Camacho Murillo, tecnólogo profesional en comercio internacional y administrador de empresas. A continuación, un apartado de la conversación con él:

  • ¿Qué son las criptomonedas? ¿Qué las diferencia de la bolsa de valores?

Las criptomonedas son un mercado o activo financiero que ha venido creciendo desde 2008. Y cuando hablamos de la bolsa de valores es básicamente un mercado que nació alrededor de 1942 y empezó a crecer con las transacciones con divisas. Es decir, la bolsa de valores controla las divisas de los países (dólar, euro, libras, etc.), commodities (oro, trigo, níquel, plata, etc.) y acciones de compañías. Las criptomonedas hacen parte de un indicador financiero que se invierte y se cotizan en la bolsa de valores.   

  • ¿Cómo se puede invertir dinero en la bolsa o trabajar con criptomonedas?

Anteriormente, para ingresar a este mundo, se tenía que recurrir a un corredor de bolsa. Hoy, a través de dispositivos electrónicos como un celular, una tablet o un portátil, una persona puede acceder a la bolsa de valores, mediante un broker (prácticamente lo que reemplaza a los corredores de bolsa. De hecho, traducido al español quiere decir ‘corredor’ y es una entidad financiera regulada que ejecuta las acciones de los traders en los mercados). 

Antes, los primeros participantes de los mercados financieros eran los gobiernos, luego los bancos centrales, después los fondos de inversiones y por último los corredores de bolsa. Estos eran personas que timbraban tarjeta y tenían su corbata como en la película El lobo de Wall Street, que se ponían un teléfono en un hombro para comprar y otro en el otro hombre para vender. Eso eran los corredores de bolsa: lo más cercano de una persona para invertir. Nosotros teníamos que darles el dinero a ellos y ellos cobraban una comisión por esto.

Cuando inició el internet, los corredores de bolsa desaparecieron y nacieron los brokers, corredores digitales. Ahora cada uno de nosotros puede ingresar su propio dinero a un broker, anexar sus credenciales, diligenciar su información y depositar la inversión para tener acceso a los mercados financieros. Incluso hay algunos que cuentan con reconocimiento biométrico, facial y dactilar, para más seguridad.

  • ¿Cuándo y cómo entró a trabajar con criptomonedas? ¿Por qué se interesó en esto?

Empecé en este mundo en abril de 2018, con un monto en mi cuenta de 100 dólares. Mucha gente cree que con poco dinero no se pueden lograr cosas grandes, pero realmente poco a poco fui subiendo la cuenta y algunas veces perdía, peró nunca quemé la cuenta. Gracias al tema de las inversiones pagué mi casa. La saqué con un crédito de 15 años. Si hubiera seguido con mi trabajo tradicional lo hubiera terminado de pagar en ese plazo, pero gracias a las inversiones lo pagué en la mitad de tiempo.

Lo que no se debe hacer es creer que invertir es cosa del azar o de la suerte, y lo peor es que es algo que mucha gente piensa. Este es un tema de análisis técnico, sustentado en herramientas para hacer análisis matemáticos fundamentales, que son a través de las noticias y análisis psicológicos. Invertir no es para amateurs, es una profesión y requiere mucho conocimiento.

  • Según su mirada, ¿qué les depara a las criptomonedas?

Las criptomonedas son el futuro. Si nos vamos al pasado, incluso hasta después de la Segunda Guerra Mundial, las transacciones se hacían en oro, los billetes estaban soportados con oro (por eso antes se hablaba de ‘pesos oro’). En esa época a la gente no le cabía en la cabeza que una transacción se pudiera hacer a través de papel ordinario. Así mismo está pasando ahora: no concebimos hacer transacciones mediante dinero que no sea material, pero poco a poco se va a volver más común, gracias a la revolución digital.

Un ejemplo muy claro en países latinoamericanos es El Salvador, que el 7 de septiembre de este año se convirtió en el primer país que adoptó legalmente las transacciones con criptomonedas. En estados de Estados Unidos se pagan los impuestos con criptomonedas, cada vez hay más bancos incursionando en el tema. Todo esto da a entender que indudablemente esto va a ser el futuro.

Mis cosas favoritas de la vida no cuestan dinero. Está claro
que el recurso más preciado que tenemos es el tiempo.
Steve Jobs

Manizales: la fábula de las criptos en el comercio

Han transcurrido 2.600 años desde el primer uso de la moneda y 1.200 desde que se tienen los primeros registros del manejo e intercambio del papel moneda. Puesto que el billete se empezó a sectorizar por países desde el año 1700, no había efectivo que fuera aceptado de forma internacional. Sin embargo, con la llegada del internet en 1991 y del primer pago en línea (realizado en 1995), comenzó a idearse lo que en 2009 se materializó, aunque 一irónicamente一 de forma digital: las criptomonedas, un recurso sin control estatal, internacional (sin necesidad de hacer cambio de divisa) y, por primera vez, intangible. 

El primer registro del uso del Bitcoin, la primera moneda virtual, para el pago de un producto en Manizales, data de diciembre de 2017 con el local Pugg, tienda de ropa interior masculina. Hoy, en la capital caldense, según coinmap.org (sitio web en el que aparecen los negocios de todo el mundo que aceptan criptomonedas como medio de pago), solo existen ocho locales que fusionan sus ingresos materiales y convencionales con los digitales. 

Refiriéndose a esta forma de pago en su negocio, Jhon Fredy Salazar Ramírez, jefe de la empresa MyF Import S. A. S., indica: “Es una metodología muy ocasional. En lo que va de este año, apenas hemos recibido tres o cuatro pagos con criptomonedas”. En cuanto a la recepción de los cobros, Jhon Fredy comenta: “Manejamos la plata a través de Bitsafe, una empresa que se encarga de procesar los pagos. Se hace leyendo un código QR con nuestra billetera electrónica (wallet) o directamente a la dirección de esta”.

Los dos problemas principales sobre la llegada del dinero y las transacciones digitales a Manizales son: primero, que apenas 8 de las 25.000 empresas registradas por la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas reciben criptomonedas, lo que genera que no exista oferta para la poca demanda que se tiene; de aquí deriva la segunda problemática, y es que el movimiento de estos nuevos métodos de pago es limitado y costoso: Manizales no tiene cajeros automáticos destinados al retiro de criptos. Quien desee cobrar dicha divisa, puede efectuar el cambio a otra moneda o acercarse al cajero habilitado más cercano, el cual se encuentra en Pereira, a unos 53 kilómetros. 

“Muchos ven las inversiones como una forma de ganar plata fácil. Yo, por el contrario, perdí, porque a pesar de que la propia billetera no cobre nada, para poder reclamar ese dinero a una tarjeta de crédito colombiana cobran el 5 % del valor total a debitar, y ahí se va lo que uno ganó (obviamente sin contar que el banco cobra una plata por retirar)”, menciona Carlos Enrique Mosquera Trujillo, quien en tiempos de pandemia tuvo curiosidad por el tema del dinero intangible. “Yo metí esa plata a Uphold esperando tener una retribución gracias a que la moneda subiera, pero no, eso no sube nada, se demora demasiado. Uno ve en las tablas de conversión que el Bitcoin sube mucho, pero si uno mete 80.000 pesos como yo (poquito dinero) al final se da cuenta que por más que se dispare el precio, a corto plazo no da nada de beneficio”, puntualiza.

“Muchos ven las inversiones como una forma de ganar plata fácil. Yo, por el contrario, perdí, porque a pesar de que la propia billetera no cobre nada, para poder reclamar ese dinero a una tarjeta de crédito colombiana cobran el 5 % del valor total a debitar, y ahí se va lo que uno ganó (obviamente sin contar que el banco cobra una plata por retirar)”, menciona Carlos Enrique Mosquera Trujillo, quien en tiempos de pandemia tuvo curiosidad por el tema del dinero intangible. “Yo metí esa plata a Uphold esperando tener una retribución gracias a que la moneda subiera, pero no, eso no sube nada, se demora demasiado. Uno ve en las tablas de conversión que el Bitcoin sube mucho, pero si uno mete 80.000 pesos como yo (poquito dinero) al final se da cuenta que por más que se dispare el precio, a corto plazo no da nada de beneficio”, puntualiza.

No pienses que el dinero lo hace todo
O acabarás haciendo todo por el dinero.
Voltaire

Lo más leido

Manizales Grita Rock

Festival Grita, 16 años de rock y tradición en Manizales

0
El Festival Grita Rock se convirtió en un evento de ciudad después de su primera edición en 2006. La acogida de la gente fue...