InicioArtesLa casa de las muñecas, una vivienda poco conocida de la ciudad

La casa de las muñecas, una vivienda poco conocida de la ciudad

Entre la calle 37 con carrera 26a y en las aproximaciones de los barrios Cervantes y Ondas del Otún de Manizales, se encuentra ubicada la reconocida Casa de las Muñecas, una vivienda que cuenta con una historia espeluznante que relatan con diferentes versiones.

Don Carlos Arturo Londoño Chica, un antiguo vecino del sector cuenta que por allá entre 1926 y 1927, la Gobernación de Caldas contrató al artista, constructor y decorador bogotano Belisario Rodríguez para decorar y organizar al estilo republicano el edificio institucional. Cuando Belisario llegó a la ciudad, se ubicó en el barrio Ondas del Otún y después de unos meses conoció a Libia Londoño, una joven que vivía por aquel sector. Rodríguez se enamoró perdidamente y le pidió matrimonio. La joven aceptó, fijaron fecha y rápidamente Belisario consiguió un lote ubicado al costado de la salida del túnel del antiguo Ferrocarril Caldas.

Rodríguez comenzó a construir en aquel lote una casa imponente de varios pisos con hermosos acabados y para hacer homenaje a su novia, elaboró rostros de ella y los ubicó alrededor de toda la casa. Mientras la casa se terminaba de construir, Belisario en un domingo bohemio tuvo una pelea con sus amigos y en ese enfrentamiento, hirió gravemente a uno de ellos. Por este hecho, el artista fue detenido y encarcelado, pero gracias a los contactos que tenía en la gobernación, solo estuvo detenido
ocho días.

Al salir, “Rodríguez lo primero que hizo fue arreglarse elegantemente y esperar las ocho de la noche para ir a darle una sorpresa a su adorada novia”, cuenta don Carlos. Y al llegar a la casa casi terminada, encontró entreabierta la puerta y entró
silenciosamente para dar la sorpresa y en la sala de aquella vivienda, estaba su futura esposa besándose con, al parecer, su exnovio. “Herido de dolor”, como dice don Carlos, Belisario sacó el revólver que siempre llevaba y disparó varias veces. Libia murió. Era el 24 de diciembre de 1929. Belisario fue detenido y condenado a varios años de prisión, él pidió traslado para Bogotá y lo enviaron a la cárcel de Facatativá.

Sea cual sea el suceso, esta es, sin duda, una de las casas más interesantes de la ciudad, tanto por su historia, como por su arquitectura y fachada. Hoy en día son cinco viviendas diferentes, en donde viven familias y persona que, no sabemos, si conocen la historia detrás de los rostros de la fachada.

Página-271-web




Lo más leido

Infografía con datos importantes sobre la migración

Relatos de tres historias, Los sacrificios del “sueño americano”

0
“Si la visa universal se extiende el día en que nacemos y caduca en la muerte ¿por qué te persiguen, migrante? Si el cónsul...
Carolina mira a su caballo y sonríe

Amor de Amazonas