Inicio Economía Informe especial: sex shops resisten al impacto de la pandemia

Informe especial: sex shops resisten al impacto de la pandemia

0
Foto: Juan Pablo Rincón

Autores: Mariana Cardona Valbuena, Juan Pablo Rincón Hidalgo y Samuel David Niño Botero

El confinamiento en 2020 llevó a que el futuro económico de un alto número de empresas esté en incertidumbre. En el caso de la industria de las boutiques eróticas y sex shops, sobreviven a las inclemencias de la pandemia. Las relaciones sexuales no han sido ajenas a la situación actual: aprender a mantener la llama viva a pesar del distanciamiento y a vivir una sana sexualidad a pesar de las medidas de bioseguridad han sido un aliciente para estos negocios.

La industria del erotismo ha ganado una amplia popularidad en el transcurso de la historia. Las primeras boutiques no se conocieron sino hasta 1962 en Flensburg, Alemania. Beate Uhse fue la mujer que revolucionó el mercado erótico, creando la primera sex shop en Alemania y en el mundo. Según el blog Yorokubu, por sus inicios censurados y criticados como “perniciosos”, después de la Segunda Guerra Mundial, las sex shops fueron consideradas como un tabú.

Sin embargo, esta percepción fue cambiando a través del tiempo, actualmente las sex shops son consideradas por algunos especialistas como un mecanismos para tener una sexualidad sana. “La diversidad de estos productos puede servir como estímulo emocional, la serotonina -hormona que produce emociones como la alegría- es un agente importante en los actos sexuales, por ende, puede ayudar a tener un estado de ánimo más óptimo en el día”, dice Julián Niño Guanumen, especialista en neuropsicología.

Foto: Juan Pablo Rincón Hidalgo.

Según un estudio realizado por una compañía sueca de artículos eróticos, “LELO”, alrededor del 70% de las personas han utilizado en alguna ocasión algún tipo de artilugio sexual dentro de su rutina de pareja. “Cuanto mejor se conoce una persona a sí misma, más placer sexual se consigue a la hora de practicarlo de forma compartida. Es esto lo que conlleva a que muchas personas se acerquen a la industria de las sex shops, en busca de algunas ayudas como la de los vibradores y otros elementos que mejoren el acto de placer”.

Si bien la cuarentena ha provocado que las empresas y tiendas en Colombia cierren sus puertas por el impacto de la cuarentena, esta industria, para algunos, logró pasar el examen pandémico. “Las ventas subieron mucho en la cuarentena, puedo decir que fue de mis mejores tiempos, la gente pedía frecuentemente y los ingresos aumentaron de $1.300.000 a $1.800.000 que facturaba en el mes”, afirmó María Obando García, gerente de Mis Fantasías Sex shop en Manizales.

Situación económica

Según un sondeo realizado por UniDiario a 20 tiendas sex shop en el Eje Cafetero, el 55% vio disminuidas sus ventas desde el 2019 hasta abril del 2021, mientras que el otro 45% respondió que su capital aumentó desde marzo del 2020 cuando inició la cuarentena. Un informe hecho por el diario económico Financial Times apunta que desde los inicios de la emergencia sanitaria hubo un aumento mundial respecto al 2019 en la cantidad de ventas que conciernen a los preservativos y los juguetes sexuales.

Particularmente, el 55% de las tiendas que manifiestan la disminución de ganancias desde el inicio de la pandemia, también agregaron que sus métodos de comercio están dirigidos a la presencialidad, es decir, cuentan con una tienda en línea, pero el mayor ingreso proviene de sus puestos físicos. Mientras que las nueve tiendas restantes aseguran que no tuvieron problema porque su metodología comercial se centra en la virtualidad.

Foto: Samuel David Niño Botero

Mercedes Patricia Cardona, propietaria de Tú Erótica Sex Shop en Manizales, manifiesta que en su tienda los ingresos decrecieron porque los clientes prefieren interactuar físicamente con los productos y no solo verlos en la página web. “Tengo compañeros que en todo el tiempo que manejaron el negocio lo hicieron de forma presencial. La pandemia los golpeó en el aspecto económico durante los primeros seis meses, pero después que se empezaron a mover los domicilios, se normalizaron las cosas”.

Por otro lado, las tiendas que ya tenían un negocio virtual desde el principio, aseguraron que no tuvieron problema alguno. “La pandemia en un inicio benefició a las sex shops, hubo un repentino aumento en las ventas, seguramente la gente quería cambiar un poco la rutina y debido a esto, se interesaban más en dichos productos”, explica María Alejandra Cardona Páez, administradora de Pandora Sex Shop en Armenia.

Los que más consumen

En el mismo sondeo las empresas resaltan que los clientes que tienen entre 30 a 39 años son los que más adquieren sus productos y que las personas de 18 a 24 años son los que menos pasan por estos sitios.

Esto quiere decir que de los 18 hasta los 39 años, la cifra de consumo es ascendente, pero a partir de los cuarenta años, decrece. Augusto Fernando Cardona, sexólogo y propietario de Chocolate Store en Pereira, afirma que el rango de clientes de 30 a 39 años, frecuentan más la tienda por causas relacionadas con asuntos maritales derivados del estrés.

Foto: Mariana Cardona Valbuena

Según Americaeconomia.com, la industria del erotismo mundial estaba avaluada en 2016 por 17.000 millones de dólares, se tenía previsto que aumentaría un 200% en 2020, es decir, un negocio de uno 52.000 millones de dólares, sin embargo, esa cifra, a causa de la pandemia, no llegó a su cometido pero se registró un crecimiento del 110% rondando los 40.000 millones de dólares.

Una encuesta realizada por el diario español ABC.es, asegura que los mayores productores en juguetería sexual son Estados Unidos, China y Alemania. El sexólogo Augusto Fernando Cardona, afirma que hay unos productos eróticos en especial que la gente adquiere según su edad. “Los jóvenes de 18 a 25 años suelen adquirir lo más sencillo de la tienda, preservativos de colores, las personas de 30 a 40 años llevan juegos de mesa y juguetería en general, y las personas mayores de 40 llevan artículos medicinales para curar trastornos psicosexuales”.