InicioFestival de TeatroFrú Frú aparece ya, por favor, porque la espera nos consume

Frú Frú aparece ya, por favor, porque la espera nos consume

Ashly Nadine Fontalvo Manuel

Dahiana Julio Castellanos

¿Será verdad que está muerto?, pensábamos. Y si ha muerto, ¿cómo podemos encontrarlo? Uno no puede desaparecer así… en alguna parte debe estar. Los aplausos sorprendidos del público no se hicieron esperar pues el pequeño cartel pegado a la maleta que vimos toda la obra cobró sentido, como si las piezas de un rompecabezas hubieran encajado.

Las sonrisas se desvanecieron poco a poco del rostro de los asistentes y el significado del acto transformó el ambiente en otra cosa. Ya no es tan gracioso cuando lo entiendes, cuando tus sospechas se confirman. Al son del canto ucraniano de Khrystyna Soloviy, solo nos quedaba esperar, como el nombre de esa canción. Esperando la venia final, el último aplauso. Kazza, una de las payasas, se despide hablando por primera vez: “Todos acá tenemos un Frú Frú a quién queremos encontrar”.

Masha y Kazza son las payasas que protagonizan esta obra de la compañía teatral la Tropa del Eclipse bajo la dirección de Alex Ticona. Detrás del telón, Marisol y Belén, sus intérpretes, reciben a las personas que esperan ansiosas por una foto. Después de una espera de 20 minutos, logramos conversar con ellas.

Marisol Rodriguez, de metro y medio de altura, con una sonrisa gigante, es la primera en saludar. Lleva un abrigo de cuadros, nariz roja como un tomate y un sombrero negro que deja entrever su larga melena. Nos cuenta que es la primera vez que presentan esta obra: “Hablamos de un tema muy delicado: los desaparecidos. Tanto aquí en Colombia, que está bien marcado, como  en todo el mundo. Nos tocó hacerlo en este país que es bien fuerte el tema ”.

La peruana confiesa, en un tono dulce y mientras juega con sus manos, que el mayor reto para la dupla teatral fue encontrar un camino para abordar esta problemática: “No hay una forma en cómo abordarlo y que involucre a toda la familia: niños, adultos y viejos, pero con Fru Frú tratamos de mostrarlo de una manera bonita que al final llegue al corazón”.

Las dificultades personales tampoco se hicieron esperar. En su cotidianidad, Marisol trabaja como locutora comercial y le da voz a los títeres que maneja. Dos actividades en las que las palabras son su instrumento. Aunque nadie la ve, todos la escuchan. Todo lo contrario a la técnica de payaso teatral, en la que su lenguaje corporal debe hablar por sí solo: “Acá hago todo sin la voz que es mi herramienta principal y ha sido bien difícil”.

En el 54 Festival de Teatro de Manizales se presentó la obra Frú Frú de la compañía peruana La Tropa del Eclipse. Se presentaron en el parque Antonio Nariño.
Según la Defensoría del Pueblo del Perú, el 68% de las mujeres desaparecidas en el 2022 son niñas y adolescentes. Foto por: Santiago Toro Marín.

Sin embargo, siente que Masha y ella tienen mucho en común, lo que le facilita expresarse genuinamente. Describe su personaje como alguien que aparenta ser fuerte, pero que en el fondo tiene un corazón noble. No muy lejos de quien es Rodriguez, una mujer tímida e inocente. Lo opuesto a Kazza, su compañera, que es más extrovertida y vivaz.

Belén no comparte mucho con Kazza, ella es más tranquila y despreocupada que el personaje, pero ambas tienen un punto de encuentro: son muy comunicativas. Prominente con el cuerpo y elocuente con el habla. Tocando el 1,75 cm, delgada y con cabello aguamarina que pasaría fácilmente por peluca, Belén se integra a la conversación. Todavía tiene el overol de rayas y los zapatos de una caricatura.

El desafío personal para ella fue distinto: todavía sigue buscando a su Frú Frú.  Sin embargo, con esta obra encontró una manera de hacer homenaje, no solo a sus familiares, sino a todos los que pasan por situaciones similares. “Vengo de provincia, que fue una parte muy golpeada. Perdimos familiares y entre esas personas también incluimos como desaparecidos a quienes fallecieron por covid, ya que en nuestro país nunca se han podido identificar cuerpos”.

En el 54 Festival de Teatro de Manizales se presentó la obra Frú Frú de la compañía peruana La Tropa del Eclipse. Una obra con un mensaje simbólico de las personas que se encuentran desaparecidas en el mundo.
“Replicar el mensaje de esta obra es abrir una ventana al perdón y la reconciliación en América Latina”. dice Kazza. Foto por: Santiago Toro Marín.

Cada palabra que salía de su boca pintada venía cargada de sentimientos encontrados. Más que una actuación, era su sentir. A pesar de esto, tenía claro que lo personal y lo laboral no se mezclan: “Las emociones no entran en la técnica. En la carpa podemos estar tristes, pero cuando pasamos al escenario, no, porque si entramos en caos, el público se contagia y se arma un bolondrón. Hay que estar en control de la pena, de las lágrimas”. Además, Belén estaba empapada de la situación de falsos positivos en Colombia. La carga simbólica de actos como el del barco, las campanas y el mensaje final ya estaban fríamente calculados para hacer la obra más cercana al público.

En el 54 Festival de Teatro de Manizales se presentó la obra Frú Frú de la compañía peruana La Tropa del Eclipse
“A través de las emociones buscamos que las personas piensen en aquellos que nunca regresaron”, expresa Kazza. Foto por: Santiago Toro Marín.

Una voz ronca a la distancia interrumpe el momento de nostalgia, haciendo desaparecer las voces fracturadas y los ojos vidriosos. El show ha terminado: con una sonrisa triunfante y un abrazo cálido nos brindan la despedida. En los últimos segundos, mientras vemos el overol caer y la nariz guardarse, nos narran entre susurros, como pensando en voz alta: “Ese recuerdo está ahí cuando volvemos y decimos: ´Aquí estamos´. Y como nosotras seguimos, nos toca hablar de las personas que ya no están”.

Lo más leido

Persona preparando el desayuno

Buñuelos y desayunos con sabor de casa

0
Son las 7:00 a.m. y el local en la esquina de la carrera 20 con calle 23 en el centro de Manizales está lleno....
Carolina mira a su caballo y sonríe

Amor de Amazonas