InicioCaldasEn la iglesia no hay nada misterioso

En la iglesia no hay nada misterioso

“Siempre fui temeroso de Dios. Siempre creí en Jesucristo, pero nunca lo había vivido conforme a sus principios y nunca había conocido ni recibido enseñanza sobre su verdad”, cuenta José Luis Giraldo Ramírez. Chepe, como lo llaman sus allegados, practicó el catolicismo por muchos años, pero su corazón fue tocado el 7 de diciembre de 2014, primer día que asistió a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Allí sintió y escuchó la respuesta a preguntas que nunca habían sido resueltas a lo largo de su vida católica.

Encontrar esta iglesia significó una nueva oportunidad de buscar su camino para acercarse a Dios, pues esta comunidad ve su religión como la “Iglesia Verdadera”. Aseguran tener la restauración del Evangelio de Jesucristo, que se dio en el año
1830 a través del profeta José Smith.

Esta religión se basa en la Biblia y el Libro de Mormón, por ello son conocidos como mormones. Sin embargo, la guía de estilo de la iglesia indica que el término “iglesia mormona” no es un título autorizado, así que desaconseja su uso. También pide que se evite la utilización de la abreviatura “SUD” o el sobrenombre “mormona”. Los términos correctos son “La Iglesia”, “Iglesia de Jesucristo” o “Iglesia restaurada de Jesucristo”. Para referirse a los miembros de esta comunidad se pide emplear “miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” o “Santos de los Últimos Días”.

Un antes y un después

“Al transcurrir mi vida, me consideraba una buena persona y siempre traté de actuar de buena manera sin hacerle daño a nadie. Sin embargo, mis comportamientos no eran correctos en todo momento”, cuenta Chepe, sentado en una silla frente a su escritorio, con el Libro de Mormón en sus manos. Nunca tuvo problemas con los vicios, pero sí era bebedor social y, cuando salía a fiestas, su parranda incluía infidelidad hacia su pareja. Eso marcó su vida antes de conocer el evangelio, ya que debido a sus malas decisiones, su hogar se dañó.

En la búsqueda de tranquilidad para su vida, Chepe conoció a Viviana Londoño Echeverry, quien hoy es su esposa. “Ella fue el instrumento en las manos de Dios para que yo conociera la iglesia y tomara la decisión de comenzar una vida diferente y correcta”, agrega.

No se le dificultó cambiar el estilo de vida. Si bien el domingo para él era lo que para la mayoría de las personas representa – un día para ir recrearse y descansar -, Chepe aprendió a vivir como, dicen en la iglesia, el Señor lo manda. Ahora es un día de reposo consagrado al Señor, sirviendo a Él, a los demás y compartiendo con su familia. Su manera de vestir sigue siendo igual, aunque los domingos cambia sus uniformes de fútbol por un traje formal; en este día no puede faltar la corbata en su pinta.

Sus hijos, padres y hermanos respetaron su decisión. Aunque normalmente su familia materna se ha caracterizado por ser jocosa, esa diversión también llevaba al señalamiento en temas religiosos. En su momento le decían: “Bueno, ya se convirtió; ya lo convirtieron”, pero no pasaba de ahí. Comentarios que ahora toma con amor.

Con sus amigos y conocidos, la situación no fue diferente. Antes, Chepe bebía licor, pero ahora con una Bretaña o un Gatorade pasa sus cortas horas de diversión, mientras que sus amigos toman cerveza u otros licores.

“En la iglesia no nos prohíben nada. Allí se nos brinda el conocimiento para que entendamos y reconozcamos que nuestro cuerpo es el templo de Dios y debemos hacer lo necesario para tenerlo sano”, explica José. Por eso la mayoría de los miembros de la Iglesia de Jesucristo evitan ingerir sustancias que afecten la salud como el licor, el café o el té. Luis no es la excepción y, aunque antes de su conversión los consumía con frecuencia, ahora es común ver en su sobremesa jugos, aromáticas o agua.

¿Cómo viven los Santos de los Últimos Días en una sociedad católica?
En Manizales hay cerca de 2500 miembros registrados en esta congregación y aproximadamente 450 activos. En la ciudad hay tres capillas: en el barrio Chipre, en la Alta Suiza y en el sector del Bosque Popular.
Angie Lorena Rotavisky tiene 13 años y es miembro de la Iglesia de Jesucristo desde su nacimiento. Para ella es un poco difícil convivir en una sociedad con diferentes creencias a la suya, sobre todo responder a las preguntas que estos le hacen sobre su manera de vestir, ya que Angie siempre viste con prendas que la cubren y los domingos usa vestidos largos y anchos.

En el Segundo Libro de Nefi, capítulo 15 versículo 20 del Libro de Mormón dice: “Hay de los que a lo malo llaman bueno y a lo bueno, malo”. Luis dice que eso es lo que pasa cuando los miembros de esta iglesia tratan de hacer las cosas de la manera
correcta y son señalados como los raros, al no realizar las actividades que son “normales” para el resto de la sociedad.

Los últimos días
El mundo ha esperado la segunda venida de Jesucristo por miles de años. Los seguidores de él piensan que estos días serán una época de paz y gozo, pero según el capítulo 43 de los Principios del Evangelio, “antes de que el Salvador venga, los
habitantes de esta tierra pasarán grandes pruebas y calamidades”. A través de todas las eras, Dios ha revelado por medio de sus profetas, algunas señales que demuestran que cada vez más se acerca la segunda venida de Jesucristo. Algunas de
estas señales ya han tenido lugar, otras se están viviendo en la actualidad y habrá más que se cumplirán en el futuro – según las creencias de esta iglesia -.

Chepe percibe los últimos días como un tiempo difícil y oscuro, lleno de guerras y odio. “Yo espero para mí que los últimos días sean una época que me pueda brindar tranquilidad, debido a que me estoy esforzando por prepararme para ello”.
¿Quienes se pueden salvar? “Todo aquel que desee arrepen- tirse de sus malas obras y que reconozca a Jesucristo como hijo de Dios tendrá el don del arrepentimiento y la oportunidad de la salvación eterna”, señala Chepe quien al hablar de la segunda
venida cita el capítulo 43 del libro Principios del Evangelio. Allí se dan a conocer las señales de los tiempos en los que volverá el Señor. “Él dijo que cuando vemos que las ramas de la higuera están tiernas y brotan las hojas, sabemos que el verano ya está
cerca. Del mismo modo, cuando veamos cumplirse las señales que se describen en las Escrituras, podemos saber que su venida está cerca”.

Pagina270-Digital





Lo más leido

Senador Mario Castaño

El paso por El Matutino del hoy detenido senador Mario Castaño

0
Ayer, martes 7 de junio, a la salida del Congreso, fue capturado el senador caldense liberal Mario Alberto Castaño Pérez por agentes del CTI...