sábado, septiembre 25, 2021

El paro nacional visto por cuatro Ex Alcaldes de Manizales y un Ex Gobernador de Caldas

En la Constitución Política de Colombia de 1991 se estipula derecho como fundamental en el artículo 37: “Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho”. De igual manera, está protegido por el Tratado Internacional de Derechos Humanos y la Convención Americana.

Personas con un cartel manifestándose por el cierre del hospital de caldas.
Una de las protestas que vivió el Alcalde Néstor Eugenio Ramírez fue la del cierre del Hospital de Caldas debido a la crisis económica. Varios sindicatos, usuarios y trabajadores de la salud se unieron para realizar un paro cívico para exigir la reapertura del Hospital y la derogatoria de la ley 100.

Apropiándose del anterior derecho mencionado, el pasado miércoles 28 de abril las calles de las ciudades colombianas se llenaron masivamente de manifestantes que rechazaban el proyecto de la reforma tributaria propuesto por el gobierno del presidente Iván Duque Márquez. En consecuencia, el 30 de abril, se dio la orden de escribir un nuevo texto de reforma por parte del mandatario. 

Las manifestaciones pacíficas se vieron afectadas por la presencia de la Fuerza Pública y actos vandálicos. Sin embargo, las protestas no cesan. Ahora piden que se elimine la reforma de la salud y, azotados por el tercer pico de la pandemia del COVID-19, los marchantes en medio de danza, música, arengas y demostraciones culturales exigen garantías para múltiples solicitudes. 

Para el caso de Caldas, situándonos en el municipio de Manizales, se podría decir que ha sido conocida por ser una ciudad conservadora con las marchas,según el historiador, Ricardo Castaño. “Debemos recordar que en los 70 los estudiantes tenían una fuerza importante, más o menos como la que se está tomando ahora. Sin embargo, a partir de los 80 disminuyó porque se generó la política del miedo por parte de los entes gubernamentales”, concluyó. 

En vista del panorama actual que vive Colombia, en específico Caldas, conversamos con  cuatro ex mandatarios de Manizales y un gobernador de Caldas con el fin de conocer su opinión al respecto. Se les preguntó lo siguiente: 

  1. ¿Qué piensa de la situación que está viviendo el país actualmente?
  2. ¿Cuáles manifestaciones vivió durante su periodo de mandato y cuál fue la más difícil?
  3. En su opinión, ¿cuál es la manera correcta de manejar un paro?
  4. ¿Cuál es su opinión con respecto al manejo de la administración actual en Manizales y la militarización que sufrió hace poco la ciudad? 

1- “Claramente hay un descontento social muy grande en el país, eso implica que se efectúen cambios a nivel estructural por parte de quienes pueden tomar ese tipo de decisiones; hay unas claras exigencias que hay que entrar a estudiarlas. Desde el punto de vista económico se requiere de algo así en el país, pero hay que ser más creativos para encontrar una solución”.

Para Néstor Eugenio Ramírez  es importante que no se afecte a los empresarios, ya que son ellos quienes generan empleo y las decisiones no se deben tomar a escondidas del pueblo, sino dando a conocer los temas a tratar. Puntualiza que los congresistas deberían demostrarle al país empatía y hacer una demostración de honestidad disminuyendo sus salarios.

2- Durante la administración de Ramírez se vivieron múltiples manifestaciones, entre ellas, la del cierre del Hospital de Caldas y la de la poca atención que se les prestó a las víctimas de los deslizamientos por las lluvias ocasionadas en los barrios El Carmen y La Sultana. 

“Es difícil para un gobernante, en el caso de un alcalde, conservar el orden público. Lo que hicimos fue invitar a los sindicatos y a los manifestantes para escuchar sus razones y exigencias, para tomar buenas decisiones. Aquí la única solución es el diálogo”.

Las protestas por el cierre del Hospital de Caldas fueron las más difíciles de afrontar y  de tomar decisiones, pues la solución era cerrar el centro asistencial, pero la ciudadanía no estaba de acuerdo con ello. Sin embargo, hubo un hecho que enfrió los ánimos en la ciudad: el equipo de fútbol, Once Caldas, ganó la Copa Conmebol Libertadores de América.

3- “Uno debe servir de mediador e instrumento. Con ello representamos a la ciudadanía, tomando parte de allí con autoridad, pero sin autoritarismo.Es decir, sin imponer nada y solo velar porque se cumplan los derechos de las personas”. 

Para Ramírez es fundamental dejar claro, a quienes van a participar del paro, que pueden realizar sus actividades sin generar desmanes. Tener acompañamiento por parte de las autoridades demostrando apoyo y no fuerza y, sobre todo, que al hablar con los representantes de la marcha se les comenté que son ellos los encargados del orden y vigilar las protestas, para lo cual no es necesaria la presencia del ESMAD porque es visto como un instrumento de represión.

4- “Ha tenido buenas intenciones, pero tiene poca experiencia. Debería rodearse de gente que tenga conocimiento en el manejo de este tipo de temas para hacerle frente a la situación. Por ejemplo, personas que hayan estado en el gobierno y conozcan la ciudad y los rectores de las universidades para mediar con los estudiantes”.

Por otro lado, se refirió a la militarización de la ciudad, pues considera que no ayuda a mejorar la tensión de las protestas, ya que genera provocación en los marchantes. Resalta que desde ninguna instancia de institucionalidad se debe promover el abuso de poder.

Pago de buseta con tarjeta TIM  durante el gobierno de Juan Manuel Llanos
Según el Alcalde Juan Manuel LLanos, una de las protestas de Manizales con más disturbios fue la del 2010 por el sistema de transporte nuevo que pretendía implementar la alcaldía, el Transporte Integrado de Manizales (TIM).  Las Manifestaciones se generaron por el difícil acceso a las tarjetas inteligentes, el aumento de cerca del 17 por ciento (200 pesos) en el  costo de pasajes de buses, cable aéreo, busetas y microbuses y además,  la reducción de 64 a 44 rutas sin socializar con la comunidad.

1- “Las opiniones en estos momentos tan difíciles, y con el fervor de la protesta, las resumo en un solo ítem: la falta de liderazgo. No lo hay ni en el gobierno, ni en el congreso, ni en los gremios y tampoco en el sector privado”.

Según Juan Manuel Llano, Colombia no tiene un líder fresco que sea capaz de plantear soluciones y concertar con todos los estamentos de la  sociedad. Además, hace énfasis en que hoy se tiene un alto grado de desconfianza con los mandatarios, por esto argumenta que la gente tiene temor de asumir un rol de líder. 

“Creo que hoy no tenemos un grupo legal de inteligencia fuerte y permanentemente nos sorprenden los grupos de terroristas y vándalos con sus acciones. Siento preocupación por el papel que están jugando las distintas ONG europeas, matriculadas todas con un fuerte sesgo político, haciendo ver a Colombia ante el mundo con una sola cara de la moneda”. 

2- En la administración de Llano se presentaron diversas protestas en la plazoleta de la Alcaldía. Entre las más largas estuvo la del impuesto al teléfono, que se realizó día de por medio durante varias semanas. Otra fue la de la factura del agua, que llegó con unos ajustes que ordenó el gobierno y, tiempo después de la manifestación, se logró un acuerdo y se reversó la decisión. En la ciudad también se presentaron marchas de universitarios y hospitales por falta de presupuesto y varios plantones por la vida en rechazo de los asesinatos de las Farc. 

“La del Transporte Integrado de Manizales – TIM, de pronto, fue la más dura. Incorporaron a los agitadores profesionales, pusieron niños de colegios como escudos humanos y se hicieron bloqueos de las vías, incendios de llantas, vandalismo a los equipos del sistema que estaban a bordo de los buses”.

El mandatario comenta que hubo un saboteo programado y sincronizado del sistema en donde se vio el robo de las tarjetas de los puntos de venta y un caos en el sistema de rutas porque dejaron los buses parqueados. “Una anarquía total del oligopolio de los transportadores”, recuerda el exalcalde. 

3- Para el mandatario el inconveniente que tiene un gobernante está estrictamente enmarcado en el cumplimiento de la Constitución y la ley, y que los deberes de los marchantes no están claros ante la comunidad y no se cumplen. “Por esto se presentan altos niveles de impunidad y enfrentamientos desmedidos con la autoridad y con excesos de parte y parte.  Los vándalos que crean pánico y realizan daños físicos y materiales, los venden como los angelitos de la guarda y en realidad son unos demonios sin alma. Aclaro, no todos son así”, argumentó. 

Llano Uribe cree que los “vándalos” se deben manejar como terroristas urbanos. Así lo hizo cuando fue alcalde y fueron judicializados oportunamente. Además, puntualiza en que Manizales, por naturaleza, es una ciudad pacífica, con buen nivel de cultura y sentido de pertenencia. 

La manera en que Juan Manuel Llano manejaría las protestas se resume en los siguientes cuatro pasos. 

  1. Diálogo racional con todos los actores de la comunidad. 
  2. Negociar con compromiso. Si hay bloqueos, no hay acuerdo.
  3. Adelantar las responsabilidades de las personas que lideran el paro. 
  4. Decretar estado de conmoción si se presentan desmanes, actos de terrorismo y continúa el bloqueo. “La supervivencia de la población no se puede tratar como moneda de negociación”. 

4- “Como buen ex alcalde y por el respeto que le tengo a mis colegas, me abstengo de dar opiniones. Solo tengo la mejor disposición para colaborar en mis competencias, solo si me requieren para presentar soluciones a la crisis”, se refirió al manejo de la actual administración de Carlos Mario Marín en la ciudad.

Lo que opina Llanos sobre la militarización es que primero se deben agotar las vías del diálogo. Para él, si no se da un acuerdo con los manifestantes; el gobierno tiene la obligación de garantizar los derechos de los ciudadanos “y defender a los comerciantes, industriales, campesinos y en general a la gente que madruga con mucha dignidad y esfuerzo a trabajar”.

Taxista manifestándose desde su auto con un cartel en el, durante el paro de taxistas del gobierno de jorge rojas.
Según  el Alcalde Jorge Eduardo Rojas, uno de los paros más complejos fue el de taxistas en el 2016 como Ministro de Transporte del Gobierno de Juan Manuel Santos. Debido a que las aplicaciones móviles ilegales para buscar servicio de transporte público se habían vuelto competencia directa de los taxistas, exigían garantías y apoyo del Gobierno Nacional. 

1- “Muchos protestan con valor y llenos de razones válidas para hacerlo, pero otros aprovechan para sembrar terror y tratar de desestabilizar el país. Lo que se espera es equilibrio”. Jorge Eduardo Rojas Giraldo agrega que es una compleja y dolorosa situación en donde se debe respetar la institucionalidad, defender la protesta pacífica, contener los desmanes, y llevar ante la justicia a los vándalos.

2- En su administración se vivió el paro camionero nacional, paro de taxistas, de conductores de volquetas y paro nacional de CUT y FECODE, el último de manejo nacional, pero impacto local en Manizales. 

“El más difícil de llevar fue el paro camionero y de taxistas como ministro de Transporte en el 2016. Hago énfasis en el de camioneros que hasta el día 20 o 25 de la manifestación no tuvo bloqueos, ni alteraciones de orden público porque desde el día uno, implementamos la mesa de diálogo y negociaciones.  Se discutieron todos los puntos planteados y a cada uno se encontró respuesta oportuna, pero cuando en algunos puntos no se lograron acuerdos, el paro entró en una etapa compleja, en la que se bloqueó parte del país, se dieron hechos de alteración del orden público, etcétera”.

El mandatario afirma que al final se pactó un acuerdo correcto que al día de hoy, y luego de cinco años, hizo que no se volviera a dar un paro camionero. “Recordemos que en Colombia se daba un paro camionero cada año”, concluye.

3- Para Rojas lo primero es planificar cada momento, tener un Plan de Mando Unificado – PMU permanente, ejercer el liderazgo completo de las entidades que participan en el desarrollo y control de los eventos y, el más importante para el ex alcalde, tener diálogo permanente con los organizadores del paro y los coordinadores de las marchas. 

“Mantener grupos de reacción alejados de las marchas pero que puedan reaccionar para proteger a los manifestantes, al comercio y a la ciudadanía en general es muy importante. También hay que tener grupos de socorro cercanos a las marchas para atender heridos o desmayados y reconocer los derechos de la protesta y de la protección de los bienes privados y públicos, es tratar de mantener un equilibrio”.

4- Según Rojas Giraldo, nadie sabe con totalidad qué pasa al interior de un gobierno. Lo que para él está claro es que no importa lo que uno filosóficamente crea, se deben instalar mesas de diálogo desde el primer momento y no caer en la tentación, en palabras de él, del populismo.

“Hay que tener seriedad y entrar en la profundidad de las decisiones. Tener la cabeza fría y mucho corazón para entender los sucesos. Deben ser decisiones discutidas y no impuestas.”

Sobre la decisión de militarizar la ciudad, opina que el equilibrio es un reto, y que el Ejército es un apoyo, pero como última opción. Además, afirma que esta es una entidad preparada especialmente para proteger vías nacionales, zonas rurales y límites con otras naciones, por lo cual, sería mejor no tener que llegar a esa instancia.

Mujer durante marchas de la educación exigiendo mejores garantías durante el paro estudiantil de noviembre del 2019.
Para el Alcalde Octavio Cardona comenta que la manifestación más difícil que tuvo siendo mandatario en Manizales fue el 19 de noviembre del 2019. El descontento por la reforma del sistema pensional y laboral, las faltas de garantías para la educación y los homicidios a líderes sociales, fueron unas de las principales causas de las movilizaciones Nacionales. 

1- Para José Octavio Cardona León opinar del tema no es fácil, ya que cada manifestante tiene una razón distinta y lo hacen porque se dan cuenta de las injusticias. Por ejemplo, con la reforma tributaria, sino hubieran parado, el gobierno no habría tomado la decisión de suspenderla. 

Sin embargo, comprende también las razones de quienes no marchan al decir que: “Cuando se marcha por la reforma y, además, hay paro de camioneros, pero también de campesinos e indígenas junto con los reclamos sociales; pasa de ser una marcha a un estado de caos”. 

2- Cardona León comenta que fueron dos las manifestaciones más fuertes que ocurrieron durante su mandato. Una en el 2018 y otra en el 2019. La más difícil fue la del 19 de noviembre del 2019 porque los estudiantes estaban marchando con mucha fuerza y rudeza durante casi una semana. 

“Todo el tiempo en las ciudades hay marchas, reclamos y platones, todo el tiempo hay sectores de la opinión de oposición por salud, por el medio ambiente, por el transporte o por la seguridad”, comenta.  

3- Afirma que la forma adecuada de manejar las manifestaciones y mantener un orden en la ciudad son las mesas de diálogo, en las que estén presentes representantes de cada uno de los sectores que asisten a las marchas; pero también del gobierno y la fuerza pública. 

4- “Los alcaldes tienen que entender cuál es su papel, pues no es irse a las marchas a maltratar al gobierno, porque ellos representan a este. Hay acciones que ellos deben medir muy bien antes de ejecutarlas, no se trata de quedar bien con Dios y con el diablo, porque si ataca a los que marchan, entonces, ¿Quién defiende a los que opinan diferente al gobierno?”.

Para él, la militarización de la ciudad no es la respuesta para restablecer el orden, ya que es tarea de la Policía, como se vio en Bogotá y Medellín que no aceptaron la militarización y pudieron salir adelante. Octavio cree que esta opción solo se debe utilizar en casos extremos y esa no era la situación de Manizales. 

Los camioneros están junto  a sus camiones con carteles exigiendo ayuda y mejores condiciones de trabajo.
Durante el segundo mandato del Gobernador de Caldas, Guido Echeverri, se presentó el paro camionero más largo de la historia. En el 2016, los camioneros decidieron cesar sus actividades durante 45 días hasta recibir garantías  para sus peticiones: Aumentar los costos de los fletes, reducción del precio de los peajes y combustibles y un equilibrio entre la oferta y demanda. 

1- El ex gobernador Guido Echeverri Piedrahita opina que desde hace años en Colombia no se daban circunstancias tan difíciles en el orden público. “Han sido fallas del Gobierno Nacional. No escucharon los reclamos de la comunidad y presentaron una reforma tributaria en un momento inoportuno. Adoptaron una actitud violenta e irrespetuosa por parte de la fuerza pública con intervenciones exageradas y desproporcionadas”.

Considera que el presidente tardó mucho en retirar la reforma y en iniciar los diálogos con los sectores del paro. Además señala que están hablando con las personas equivocadas y deberían hablar con el Defensor del pueblo, el procurador, el contralor o conversar con las cortes o con los partidos políticos amigos del gobierno para que sea más integrales las conversaciones. 

2- Durante su administración, Echeverri Piedrahita enfrentó paros cafeteros, camioneros y estudiantiles. El paro cafetero lo enfrentó en su primera vez como gobernador de Caldas en el 2013, pero ese mismo año fue destituido. El de camioneros fue en el 2016 y el estudiantil en el 2019, en su reelección. 

“Estos fueron movimientos masivos que discreparon la opinión generando alteración al orden público. Pero en Caldas lograron conversar con los dirigentes del paro, con los cafeteros y transportadores. Se adoptó una actitud de diálogo, de respeto por el derecho a la libre movilización y a la protesta ciudadana. Siempre tuvimos una buena relación con los manifestantes.  En esa ocasión no hubo mayores cosas para lamentar y se solucionó rápidamente. No obstante, eran otras épocas, eran otros años, eran otros reclamos y eran otros manifestantes”.

En las movilizaciones de los estudiantes, Echeverri trabajó en conjunto con los rectores para facilitar el constante diálogo con el fin de que no se presentaran actos violentos. “Estuvimos muy atentos a los movimientos de los hechos, tratamos de llenarnos de informes de inteligencia para conocer las situaciones que podrían ocurrir y en qué momento se agravarían las cosas; queríamos anticiparnos a los acontecimientos”, comenta.

3- Durante estas jornadas ser mandatario para él es muy complejo porque tuvo que enfrentar presiones de todo tipo: tanto por parte de los colectivos que se manifiestan, los empresarios, como los padres de familia de los jóvenes que estaban en las calles luchando. Pero considera que no son razones para perder la cabeza, sino para llenarse de motivación y actuar con sensatez.

“Se debe respetar la autoridad local, que es el alcalde, ya que es quien debe promover las soluciones para no perjudicar el orden. Considero que los gobernantes tienen que conversar y servir de garantes para que no se rompa la unión social durante la manifestación”, afirma.

Uno de los puntos más importantes para Guido es informar con datos veraces de lo ocurrido, sin exagerar y tomando las medidas apropiadas, oportunas y consecuentes del problema. La administración actual ha tomado la decisión de realizar mesas de diálogo con los representantes del paro y Echeverri considera que puede fracasar si no tiene un respaldo del Gobierno Nacional, pues las garantías que pueden ofrecer el gobernador y el alcalde son muy pocas. 

4- La administración actual ha tomado la decisión de realizar mesas de diálogo con los representantes del paro y Echeverri considera que puede fracasar si no tiene un respaldo del Gobierno Nacional, pues las garantías que pueden ofrecer el gobernador y el alcalde son muy pocas.

“No me gustó que hubieran aceptado la militarización en Manizales y el departamento. Ellos debieron actuar como los alcaldes de Medellín, Bogotá y Cali que argumentaron no estar de acuerdo con la decisión del gobierno. Aquí se comete un error por parte de nuestros mandatarios regional y local. Fue una decisión apresurada”.

Charlas de la actual alcaldía y gobernación con los representantes del paro en Manizales.
La solución que han encontrado en conjunto los gobernantes de Caldas es crear mesas de diálogo con estudiantes, sindicatos, trabajadores y líderes del paro para escuchar sus peticiones y llegar a acuerdos que beneficien a los ciudadanos.

El alcalde de Manizales, Carlos Mario Marín, durante estos 15 días de protestas en la ciudad se ha pronunciado por medio de redes sociales como Twitter, en donde habla sobre su descontento por los actos vandálicos.

El 4 de mayo expresó: “Gobernar implica, entre muchas otras cosas, pensar y reflexionar para saber accionar. Ayer fue un día difícil, jamás he dado una orden en contra de un ciudadano. Las denuncias que llegaron por redes se están investigando, mis enemigos políticos ahí estuvieron para gritar “alcalde asesino” pero mi compromiso es desde la serenidad, por el bien de todos”.

El gobernador de Caldas, Luis Carlos Velásquez Cardona, también se ha pronunciado sobre este tema: “Es posible que hoy tengamos diferentes expresiones. Como lo indica la Constitución, marchar es un derecho que tenemos los colombianos y queremos acompañarlos, lo que no vamos a permitir son los actos vandálicos”.

Esta semana se reunieron con los camioneros y transportadores, quienes exigían mejores garantías para poder trabajar y la disminución del valor de los peajes. Este mensaje fue escuchado por MinTransporte para empezar una negociación con el gobierno, según lo explicó Carlos Mario Marín en su cuenta de Twitter.  “Un llamado a los que marchan y no marchan. El camino es el diálogo, el arte y la cultura #Manizalesmarchaenpaz”, argumenta. 

Periodistas: Laura Valentina Campos Laverde, Karla Paulina Muñoz Osorio, María Camila Contreras Vélez

Lo más leído