Inicio Portada El colectivo Aquelarre se enfrenta a la violencia de género

El colectivo Aquelarre se enfrenta a la violencia de género

0
Tomada de: commons.wikimedia.org

El colectivo Aquelarre es un espacio que surge en Santa Rosa de Cabal, liderado por mujeres de la región para luchar contra la violencia de género. 

Inicialmente su objetivo era brindar acompañamiento psicológico y legal para las víctimas de abuso y, en la actualidad, su impacto mediático las llevó a colaborar de la mano de la Secretaría de Desarrollo Social y la Subsecretaría de la Mujer y Equidad de Género de ese municipio.

Maria Fernanda Gómez Aristizabal, una de las fundadoras de este colectivo, afirma que este “nació con la primera denuncia que se hizo a finales de noviembre del año pasado, lo hizo Gisela Giraldo por medio de sus redes sociales. Con esa denuncia comenzaron a escribirnos más chicas contando su relato, se convirtió en un ejercicio de catarsis muy intenso que nos hizo pensar que son necesarios estos espacios”.

Se formó oficialmente en enero y luego de varias convocatorias conformaron un grupo de 50 mujeres que están en la red de apoyo. La popularidad del colectivo aumentó debido a las denuncias o escrache virtual, un tipo de protesta a través del cual el colectivo expuso a los presuntos abusadores con la finalidad de apresurar los procesos legales.

Como resultado a estas denuncias, la Administración local junto con la Secretaría de Desarrollo y la nueva Subsecretaría de la Mujer invitaron a las mujeres de este colectivo a la activación de las rutas de apoyo a las víctimas de violencia de género. “Nuestro objetivo es apoyar esas rutas, brindar la garantía de que se atiendan los casos de manera inmediata haciendo el acompañamiento y activación de las medidas preventivas y de prevención”, afirmó la subsecretaria de la Mujer y Equidad de Género, Juliana Sosa Morales.

Ya sea por intermedio de Aquelarre o la Subsecretaría, las mujeres, niñas o población víctima de violencia de género pueden acceder a estas rutas que no solo brindan acompañamiento jurídico sino que ofrecen el apoyo psicológico.

La violencia de género es una problemática real, que no se debe tomar a la ligera, pues como indica Maria Fernanda Gómez, no existe una solución a corto plazo. “Este es un problema sistémico y por ende necesita una solución sistemática, un cambio de cultura completamente radical y eso, en este momento, es un futuro utópico. El colectivo busca sembrar esas primeras semillas de incomodidad, es un espacio seguro para las mujeres y que sus principales objetivos son velar para que estas rutas sean seguras para ellas y crear espacios pedagógicos. La lucha de las mujeres debe ser igual de politizante”, concluye Gómez.