Detrás de una cámara oscura: fotografía de invidentes

Fecha:

Compartir nota:

Un ambiente de naturaleza: pasto, ramas y una gran hoja verde donde reposan los pies de una mujer que no lleva ninguna prenda de vestir, su cuerpo está completamente pintado de blanco. Un plano cenital perfectamente encuadrado brinda un juego de contraste de colores fundamental para la sensación que genera. Así es la fotografía de José Manuel Villegas titulada Mujer Selva.

Para lograrla, el autor se subió al tronco de un árbol, se aferró con sus dos piernas y una mano, pues la otra tenía la importante misión de obturar y sacar la mejor imagen posible. Tiene la idea, la técnica, la cámara fotográfica, pero no tiene la visión. “Yo quise hacer un contraste entre la belleza de la mujer y la de la naturaleza y esta fue mi inspiración al momento de tomar esta fotografía” y acota que hacerla trepado en un árbol fue una experiencia totalmente diferente y emocionante.

José Manuel Villegas es un caleño de 22 años que actualmente cursa noveno semestre de Derecho de la Universidad de Manizales. José fue un niño prematuro, nació a los siete meses y estuvo dos más en una incubadora. En ese proceso sufrió de desprendimiento de retina.


José hace parte de un grupo de fotografía en la ciudad que nació hace cuatro años y medio. “Al principio me encontraba escéptico ante estas iniciativas porque yo, siendo una persona ciega, no sabía de qué me servía tomar una fotografía. No encontraba el objetivo de tomar una foto y no poderla ver”, cuenta José cuando tuvo su primer acercamiento al Proyecto Invisible.


Los ciegos y el arte para nada es algo nuevo. Pues desde casos como Jorge Luis Borgues, escritor argentino, que poco a poco perdía la visión, o como el famoso cantante italiano, Andrea Bocelli, quien fue diagnosticado con glaucoma congénito (conjunto de enfermedades que puede dañar el nervio óptico), han sido personajes reconocidos en el mundo artístico a pesar de tener una discapacidad visual.


“El proyecto nace a raíz de un viaje que hice a México, conocí un proyecto llamado el Hilo Negro, donde los fotógrafos son ciegos. Cuando volví a Manizales no tenía intención de montar un algo parecido de fotografía para invidentes, pero empecé a ver muchísimas de estas personas, más que antes”, cuenta Eduardo Mejía, fundador de la iniciativa. Empezó acercándose a estas personas contándoles su idea y contando que en el mundo ya hay varios referentes con sus mismas características. Ahora este grupo cuenta con unas 10 personas.

Uno de estos casos es Joao Mario, un fotógrafo ciego que perdió la visión a los 28 años y que fue uno de los encargados de cubrir los juegos paralímpicos que se llevaron a cabo en la Ciudad de Río de Janeiro en Brasil en el año 2016. El brasileño mediante una entrevista a Infobae afirma que “la fotografía es sentir, usar tus sentidos, como la audición, y tener sensibilidad por encima de todo”.

Fotografías en la oscuridad
Las cámaras con las que trabajan se mantienen en modo automático y utilizan diferentes técnicas al momento de disparar: mediante un hilo con nudos, cada uno separado a 50 centímetros respecto al otro, para así medir la distancia, fijan el objetivo de un lado del hilo y del otro el lente de la cámara. Otra utiliza un tutor que describe todo lo que tiene a su alrededor y los invidentes mediante el sonido o sensaciones como de dónde proviene el calor se guían.

El momento de elegir el tema es un paso importante y se plantean preguntas como: ¿Qué me gusta? ¿Qué quiero fotografiar? ¿Dónde lo puedo hacer? ¿Cómo la puedo hacer? ¿Cuándo la puedo hacer? Por ejemplo, uno de los temas favoritos de José es la naturaleza y el efecto negativo que tiene el hombre en los bosques. De esta idea salió un seriado de cuatro fotos que hace parte del libro Ciego, el mito de lo invisible.


Laura Mora, encargada del Proyecto Invisible, dice que uno de los aspectos más complicados al momento de tomar las fotos es tener siempre un buen guía o un tutor que se encargue de describir muy bien el lugar, este es un trabajo fundamental para que el fotógrafo obtenga el resultado esperado.


“Lo que más me gusta es que están logrando un tipo de fotografía que no se conoce en el país. Puede que otros fotógrafos tengan planos y retratos parecidos, pero ellos son creadores de una fotografía única”, añade Laura Mora. El grupo de fotógrafos recibe apoyo de la asociación Abre Tus Ojos, allí ellos se reúnen y reciben clases. También hay aportes de particulares, quienes prestan sus cámaras o su conocimiento como fotógrafos para enseñar.

Ese es el caso de Cristian Aristizábal Parra, fotógrafo y periodista quien al recibir la propuesta de Eduardo Mejía no lo pensó dos veces y entró de inmediato al proyecto. “Fue algo que de manera inmediata me sorprendió, me interesó y sin darle vueltas, acepté este reto”. Además asegura que es muy importante la paciencia y el tacto en todo este proceso del aprendizaje. “Es importante entender que uno no solo hace fotografía con los ojos, uno hace fotos con lo que siente, con lo que piensa, con lo que huele, con lo que toca”.

Dejar una respuesta

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tú nombre aquí

Artículos Relacionados

Universidad de Manizales pinta su mural en celebración a sus 50 años

Con el fin de incentivar el sentido de pertenencia de los estudiantes, contar la historia de la institución...

U-Noticias: docente de Medicina campeón de natación en aguas abiertas

Universidad de Manizales Profesor de Medicina campeón nacional de natación en aguas abiertas César Augusto Aguirre Arango, profesor de Medicina,...

Pablo Marín: estudiante de la UAM campeón de patinaje en Holanda

Pablo Felipe Marín Serrano se coronó campeón en larga distancia de la categoría juvenil varones de la European Cup...

Alcaldía de Manizales propone al Concejo nueva concesión de tránsito

Hoy, en el Concejo de Manizales comenzó a debatirse un nuevo proyecto de la Alcaldía Municipal que busca...