Inicio Manizales Deprimido en Campo Hermoso: ganancia para unos, problema para otros

Deprimido en Campo Hermoso: ganancia para unos, problema para otros

0
Foto tomada: Laura Catherine Giraldo Giraldo

La ciudad abrió ayer el paso por el túnel que conecta la Avenida Bernardo Arango y la Avenida Colón. Aunque para muchos es una ganancia, para los que trabajan en la zona del Parque Liborio es un problema.

La demora en la entrega del proyecto vial Avenida Colón influyó en el flujo normal de carros en el sector durante casi dos años, pero ya  abrió paso para que los carros transiten.

El secretario de Tránsito, Cristian Mateo Loaiza, dijo que el estreno del túnel en el sector de Campo Hermoso, “mejora las formas de tránsito, de conexión entre la Avenida Bernardo Arango y la Avenida Colón, para así disminuir un poco la congestión en el centro de la ciudad”.

Agregó que dentro de los ajustes de tránsito que se hicieron para construir en el sector, las muestras de mejora y transición son visibles, pero aclaró que al ser una arteria principal que conecta con la Avenida Colón, los carros que se encuentran sobre la calle deberán quitarse para no impedir el tráfico normal en la zona.

Las obras de construcción en el cruce vial dejó un disgusto en los empleados del sector del Liborio por mucho tiempo ya que las calles que eran de doble sentido pasaron a tener una sola dirección, y las que eran de un solo sentido pasaron a estar en el sentido contrario. Por lo tanto, la congestión de carros es mayor y genera que muchos de los choferes que van en busca de talleres para que les hagan arreglos, prefieran evadir los trancones y se vayan de la zona.

Esto afecta a personas como Jeimmy Tabares, administradora del almacén Caucho Repuestos, y a Andrés Ramírez, mecánico industrial en uno de los talleres. “A nosotros nos afecta porque el pan de nosotros es la calle y nos van a quitar dónde trabajar. Los policías joden mucho: que no podemos parquear un carro así o que no se puede mover acá, que tenemos que quitarlo”, señala Ramírez.

La obra llevaba en construcción un año y nueve meses. Los gestores fueron Consorcio Vías Urbanas 2019 y, según el informe de gestión de la Alcaldía, la inversión fue de $11 mil 673 millones.