InicioManizales¡Cállate Neil Gaiman!

¡Cállate Neil Gaiman!

Andrés Felipe Carmona entre libros
Foto por: Santiago Toro Marín

The Sandman, serie de Netflix estrenada a inicios de agosto de 2022, es la adaptación de los cómics homónimos de Neil Gaiman, publicados en 1989. En estos se cuenta cómo un grupo de seres primordiales conocidos como Los Eternos, siete hermanos (sobre todo aquel que se conoce como Sueño) que representan conceptos primordiales de la realidad, desarrollan su deber en el mundo humano y a veces en sitios más allá del plano de la realidad.

Una de las principales características es que el cómic, al ser publicado por la editorial DC Cómics, contaba con varias referencias a personajes dentro de dicho universo narrativo, como los miembros de la Liga de la Justicia y otros entes conocidos en las viñetas. Estas decisiones, sin embargo, no fueron obra de Gaiman, sino que, como él mismo afirmó, DC le exigía que dichos contenidos estuvieran presentes pese a su opinión como creativo.

Cambios polémicos

Ahora, con el estreno de The Sandman en la plataforma de streaming, Neil Gaiman encontró la oportunidad de dirigir la adaptación de su propia obra, alejada de las visiones de sus jefes anteriores. Algunos de estos cambios han generado polémica en redes sociales: la eliminación de todas las referencias a superhéroes de DC; el cambio de la apariencia de Muerte, representada en el cómic como una gótica excesivamente pálida, ahora como una mujer negra medianamente menos gótica; la representación de Lucifer Estrella de la Mañana como una mujer, en vez de un hombre como en los cómics, han generado un aluvión de críticas negativas a las decisiones de la serie, con un mensaje similar a “¡han arruinado la mejor obra de Neil Gaiman con decisiones opuestas a las del autor original!”.

Estas personas probablemente no se han enterado que estas decisiones fueron plenamente conscientes y tomadas por el propio Neil Gaiman, o que a través de los casi 30 años de las publicaciones de los cómics de The Sandman, el mismo autor ha dicho que Los Eternos pueden tomar cualquier forma. La reacción general vista en redes sociales de la mayoría de estos espectadores equivocados es algo similar a “¡cállate Neil Gaiman! ¡Arruinaste la obra de Neil Gaiman!”

Boicot colectivo

Me resulta sorprendente la cantidad abismal de gente que pretende conocer mejor la obra de un autor, más que el mismo autor. Y no es solo algo que le haya pasado a Gaiman. Pasa con Rowling, de manera constante, cabe aclarar. Pasa con Austin Shafer, Jared Rosen, Brandon Sanderson y muchos otros. No solo exigiendo al autor que cambie su propia visión, sino que intentan quitar el control de la obra con base en un boicot colectivo, acusando al propio creador de no entender algo que él mismo hizo, él mismo modificó para acoplarlo más a su nueva visión y él mismo planeó desde un inicio.

Neil Gaiman no es santo de mi devoción, sus decisiones creativas, considero, corresponden a un activismo desmedido que él constantemente aplaude y hace eco. Pero es innegable la trascendencia de su obra. Good Omens, American Gods, Coraline, The Sandman, son creaciones increíbles. La nueva serie es magnífica y muy disfrutable, y los cambios que él plantea la mejoran. Lo que verdaderamente arruina la experiencia, para nosotros como espectadores, para Gaiman como autor, y para todos los autores a futuro, es que tengamos que pelear contra nuestros propios
fanáticos por nuestra libertad creativa, y que nos manden a callar, como a Neil Giaman, por mejorar su creación.

Puedes leer Trastornos mentales, un paso a la eutanasia

Página-271-web

Lo más leido

Persona preparando el desayuno

Buñuelos y desayunos con sabor de casa

0
Son las 7:00 a.m. y el local en la esquina de la carrera 20 con calle 23 en el centro de Manizales está lleno....
Carolina mira a su caballo y sonríe

Amor de Amazonas