lunes, noviembre 29, 2021

Alejandro Jiménez: Toro ‘ablandacarnes’ en el fútbol americano

Alejandro Jiménez Salgado es un tackle ofensivo del equipo de fútbol americano Toros de Manizales, creado en el 2007 y único del eje cafetero, además hace parte de la Selección Colombia de este deporte. Alejandro, quien lleva 6 años con los Toros, también es artista plástico y es profesor de fotografía en la Universidad de Manizales y de diseño y arte en la Universidad Autónoma de Manizales. Con sus 1.88 metros de estatura y 125 kilos, ama la fotografía, la música, el cine y, por supuesto, el fútbol americano.

Alejandro en su vida académica. Foto: Universidad Autónoma de Manizales
Alejandro en su vida académica. Foto: Universidad Autónoma de Manizales

UMC: ¿Cómo surgió su pasión por este deporte?

R: Primero, lo conocí por películas biográficas, todas de los Estados Unidos y con un contexto del fútbol a través del cine. Siempre me interesó mucho la relación que había con el fútbol americano y los temas que planteaban estas películas, por ejemplo, la mayoría de cintas cinematográficas que tratan el fútbol americano, tienen que ver con temas raciales y temas de cultura popular. 

Ahora, el contacto y el ejercicio es muy llamativo. Yo decía: ´¿Qué será irse de frente contra otra persona y darle un golpe?´. Yo estaba enseñado al fútbol normal que es un tema diferente, el americano es un deporte de encontronazos, más que de contacto es de choque, en cambio el fútbol común, también se tiene contacto pero no hay un golpeo tan complejo como pasa en el americano, entonces esto me pareció muy atractivo.

UMC: ¿Y cómo se involucró como deportista?

R. Resulta que en el 2015 cuando iba para el Cable, un señor me paró en la Avenida Santander, tenía rastas y me saludó. Yo estaba listo para sacar una moneda y dársela, no me gusta que me molesten y pensé: ´Con una moneda me lo saco de encima´ y resulta que no me iba a pedir plata, sino que él me iba a invitar a participar del equipo. Recuerdo que lo miré y me dije: ´Uy qué chévere, yo quiero intentar´. Pero en ese momento ya había empezado mi maestría, todos los fines de semana trabajaba y no me quedaba tiempo, pero me quedó sonando. El mismo señor que me paró, me pidió mi número para mantenernos en contacto, poco después me escribió y me convenció y fui a probar. Pero evalué mi situación, y decidí que no podía dejar mi trabajo y mi estudio por un hobbie y no volví. Al tiempo, un amigo me escribió y me convenció de volver al equipo. 

UMC: Usted menciona que el fútbol americano  es ´irse de frente contra otra persona y darle un golpe´. ¿Cómo fue su primer golpe?

R: Mi primer golpe no fue en un partido, fue en entrenamiento. En ese momento cuando empecé a entrenar bien, en la cancha de Homecenter, cuando era de tierra, teníamos una máquina gigante, que es una base de metal, con una espuma en forma de persona, de jugador, que lo que se hace con esta, es golpear y levantar. Mi primer golpe fue contra este aparato, y luego fue contra uno de los compañeros del equipo. Mi primer golpe contra ese dummy fue muy incómodo, porque uno no sabe pegar, uno le está pegando a una base de metal y lo primero que me dijeron fue que había que aprender técnica, por eso se puede decir que lo último que uno hace es jugar. 

La sensación del primer golpe es muy brutal porque uno tiene que ser agresivo y tiene que tirar a matar, pero no a la persona, más que todo al jugador, o sea, aquí es muy diferente con otros deportes porque no hay peleas, se entiende que así es el deporte y que se juega duro, muy pocas veces en los 6 años que llevo con el equipo he visto una pelea.

UMC: ¿Cómo fue su primer partido?

R.: En mi primer partido, que fue en Cali y fue de pretemporada, contra Titanes, yo no tenía jersey, yo tenía una camiseta de entrenamiento y la pechera me quedaba grande. Yo juego como tackle izquierdo en la ofensiva y en la defensiva tackle derecho. En las tácticas del equipo hay una jugada de trampa, en la que yo voy corriendo detrás de la ofensiva a golpear al primero que intente llegar al mariscal desde el lado al que me dirijo (derecha). 

En el primer partido, el mariscal nos llamó al hurdle, que es la reunión del equipo para discutir la jugada y nos dijo: ´Toro 2´ y yo pensé de inmediato, ´me toca´. Yo me puse nervioso, porque era la primera vez que hacía esa jugada con otras personas que yo no conozco y no sé cómo van a reaccionar. Cuando salgo, lo primero que veo es alguien viniendo de frente a mí y lo primero que pienso es: ´No puedo cerrar los ojos´, porque tenía que ver para dónde se movía, después yo fui paso adentro y de cabeza contra él. Cuando reaccioné sentí sorpresa porque es muy poco tiempo para hacer la jugada, es muy impactante hacerlo en tan poco tiempo. A partir de ahí, de golpear tan duro al otro jugador, me pusieron el apodo El Ablandacarnes.

UMC:: Usted dice que es tackle izquierdo en la ofensiva y tackle derecho en la defensiva, ¿En qué posición se siente más cómodo? 

Celebración de Toros de Manizales. Foto: semillerodeportivo.com

R: Es una relación de amor y odio, porque la ofensiva me dio la posición que tengo en el equipo ahora, yo soy capitán, cabe aclarar que en el fútbol americano hay 4 capitanes por ofensiva, defensiva y equipos especiales. El asunto acá es que somos un grupo pequeño y jugamos doblados, esto significa que la ofensiva es la misma defensiva. La ofensiva siempre me gustó más porque es de pensar, en la ofensiva hay que leer al rival en el partido, tengo que estar atento si se mueve este jugador qué pasa, si el esquinero se cierra o grita, dependiendo de la defensiva, cómo tenemos que pararnos nosotros. Pero resulta que la defensiva me parece muy chévere porque en esta solo nos mentalizamos para destruir, en la defensiva se permiten muchas cosas que en la ofensiva no, diferentes reglas. Casi siempre que se lanzan pañuelos de falta es por culpa de la ofensiva y no de la defensiva. 

Desde que empecé a jugar en las dos me compenso mucho en el juego. Se siente como una adrenalina en ambas posiciones y cada una tiene su esencia. 

UMC: En el fútbol americano la posición de los linieros ofensivos, de los tackles, no es tan apreciada como debería ser

R: El trabajo de los linieros se ve reflejado en los touchdowns, una anotación no es solamente del receptor, del corredor o del mariscal, es de la línea que es la que permite que ellos se muevan fácilmente, si los linieros están articulados de una buena manera, no pasa nadie, en cambio si uno de los tackles falla o permite una grieta, causa una fractura gigante en la jugada. Uno sabe que la gloria siempre se la lleva el mariscal o el jugador que anota, pero cuando hay una buena protección de pase, una bolsa como se llama en el deporte, el triunfo es del liniero y de su protección. 

En ciertas ocasiones se depende mucho de los otros jugadores, si hacemos una buena protección pero el corredor no anota o se cae o suelta el balón, ahí queda la jugada, sin importar si hay una buena serie por parte de los tackles. Yo considero que debería ser mucho más valorada ya que si nosotros hacemos el trabajo bien, el crédito se lo lleva otro jugador, pero si el trabajo está mal, la culpa es de la línea ofensiva. 

UMC: ¿Cómo está la cultura de este deporte en Manizales?

R: Es un poco complejo, el conocimiento por el fútbol americano es muy limitado. No hay tanta fuerza para conservar esa ideología del deporte americano en una ciudad tan pequeña como Manizales y las personas que lo conocen y les gusta no son de acá, son mexicanos, son estadounidenses y así.

Nosotros dentro del equipo tratamos de ser una familia, todos amigos de los amigos y tratamos de conservar mucho esto. Tratamos de traer esa cultura de familia y liderazgo que hay en Estados Unidos, como por ejemplo, hay una reunión en el camerino y el capitán habla en el medio de todos, o algo muy clásico es estar hincados con rodilla al piso y el coach o el capitán de pie. Tenemos un compañero que le decimos el Oso y él siempre que nos reunimos en círculo, empieza a cantar una canción que nosotros utilizamos, que se llama Boom, es como una alegoría que a pesar de las circunstancias, de los truenos, de la lluvia, de los golpes… siempre estamos listos para ganar. Entonces, son como motivaciones que usamos entre amigos y familia. 

Todavía hay mucha gente acá en la ciudad que pregunta: ´¿Aquí hay fútbol americano?´ y por más información que uno da o que se reparte todavía está muy olvidado este deporte.

UMC: ¿Cómo se podría fomentar este deporte en la ciudad y en Caldas?

R: Nuestras culturas y tradiciones ayudan a que el que llega se quede en el equipo, porque se impregna mucho de ese sentido, de ese simbolismo; pero por fuera del equipo, todo eso que mencioné, no tenemos cómo mostrarlo para que nos vean. Tratamos de hacerlo mucho en los partidos, intentamos que la gente nos vea haciendo ese tipo de compartir.

Pero más allá de esto es muy complicado, porque las horas de los entrenamientos son muy complejas, entrenamos los miércoles de 10 a 12 de la noche en la cancha al lado de Homecenter. Debo decir que la Alcaldía nos ha apoyado muchísimo, siempre nos buscan espacios, siempre nos abren jornadas, tratan de ayudarnos a fomentar, porque saben que somos un equipo en crecimiento, alternativo, muy poco común que necesita ese empujón, pero es bien complejo que una persona vaya a ver los entrenamientos a las 10 de la noche. 

UMC: Si alguien quiere hacer parte del equipo ¿qué pasos debe seguir?

R: Nosotros como club tenemos tres categorías: una tackle de mayores de 18 años y tenemos dos categorías Flag de juveniles y femenino. Las Flag son unas categorías alternas al fútbol americano, en el que se juega con las mismas reglas en cuestiones tácticas y técnicas, pero no hay golpeo, no hay contacto. Tenemos entrenamientos conjuntos, todos entrenamos bajo la misma ley física, pero luego hacemos entrenamientos individuales para diferentes posiciones.

Para ingresar al equipo siempre pedimos ganas de la persona interesada, no importa la altura, ni el tamaño, nada. Es importante resaltar que somos el equipo con menos talla de Colombia y menos cantidad de personas, porque Manizales no es una ciudad de hombres grandes, entonces somos muy pocos los que nos destacamos por contextura física. Quién ingresa al equipo lo decide el coach, que tiene mucha experiencia, él jugó en México y en este momento es el coach defensivo de la Selección Colombia de fútbol americano y somos 3 los que estamos en la Selección de acá, de Los Toros. 

UMC: Y usted ¿cómo ingresó a la Selección Colombia? 

R: Se realizó un Combine en Manizales (serie de pruebas clasificatorias para ingresar a la Selección), me presenté y pasé, pasamos 3 de Los Toros: El Inflado, es un man que pega durisimo; Bestia y yo… eso fue en el 2018. Después de esto empezamos a viajar a Medellín, a Bogotá, a entrenar, nos dieron todo el equipo, casco, uniforme, todo. Hemos jugado en Perú y México contra selecciones de veteranos o de clubes que se juntan para conformar la selección nacional.

LA SELECCIÓN

(Información tomada de Wikipedia)

Selección Colombia de Fútbol Americano contra Perú, en 2019. Foto: El Colombiano
Selección Colombia de Fútbol Americano contra Perú, en 2019. Foto: El Colombiano

El Ministerio del Deporte ve a la Selección Colombia de Fútbol Americano como un equipo aficionado porque no está avalada por ninguna federación legal, aunque la Selección se haya creado en el 2017, con el apoyo de la Fundación Colombiana de Fútbol Americano (Fecofa).

El entrenador Renzo Devia (entrenador en Jefe del seleccionado cafetero) cree que en Colombia hay talento para hacer una fuerte Selección Colombia. En el país se practica este deporte desde el inicio del siglo XXI, pero sólo desde el 2012 comenzó a jugarse con todos los reglamentos de esta disciplina.

Hoy, en la Selección Colombia de Fútbol Americano, bajo la dirección de Renzo Devia, figuran los siguientes integrantes de Toros de Manizales: en línea ofensiva está Alejandro Jiménez; en la línea defensiva aparece Jonatan Ospina Rendón; en linebackers está Alejandro Arbeláez Serna; y como uno de los técnicos coordinador defensivo figura Jaime Mejía Gómez (el mexicano DT de Toros

Fecoda ha realizado 12 campeonatos nacionales. De ellos Hunter (Medellín), actual campeón nacional, ha ganado 6 torneos (2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2019); Pumas D.C. (Bogotá) venció 3 veces (2008, 2011 y 2012); Lobos (Medellín) ha alcanzado dos campeonatos (2009 y 2010) y Raptors (Envigado) uno en 2018. Titanes (Cali) ha logrado dos subcampeonatos (2018 y 2019) y Toros de Manizales un subcampeonato en el 2012.

Equipo Toros de Manizales. Foto: semillerodeportivo.com
Equipo Toros de Manizales. Foto: semillerodeportivo.com

Lo más leído