sábado, septiembre 25, 2021

A diario alimentan a más de 100 habitantes de calle en San José

“Cuando iniciamos con esta labor eran entre 3 a 10 beneficiados, ahora son 110 a 180, nos complace ver cómo hemos crecido y podemos ayudarlos a todos”, comenta el sacerdote Juan Carlos Ángel Ortiz, quien entrega diariamente alimentos a los habitantes de calle en la Parroquia de San José. 

Con ayuda de la comunidad ha logrado crecer rápidamente y ha sostenido durante casi un año las necesidades de estas personas. De lunes a domingo a las 6:00 p.m se empieza a repartir la comida, cada habitante debe llegar y hacer la respectiva fila sin colarse y de manera responsable; después de recibir su sustento se dirigen a los andenes para ingerirlos.

Clara Inés Acevedo Castaño es una de las favorecidas y menciona: “Me gusta venir acá porque dan buenos alimenticos, así sea agua yo espero, la fila siempre tiene que estar en orden, no me gustan las peleas que se forman porque yo sé que acá venimos muchos y no siempre alcanza para todos, no hay que ponerse bravo por eso, antes hay que ser muy agradecidos porque no es obligación de ellos”. 

Andrés Romero, otro favorecido, cuenta que todos los días los alimentos son diferentes, si hoy les dan frijoles, mañana pueden ser lentejas. Los almuerzos vienen acompañados de sopa y seco, además les permiten repetir en caso de que sobre. 

Los ingredientes que utilizan para la elaboración de la comida se recolectan por medio de donaciones que hacen conocidos del padre, como lo afirma el colaborador de la iglesia Luis Eduardo Gallego, “las donaciones provienen de la galería de Manizales, de Graneros, del banco de la Arquidiócesis de Manizales y de la bondad de los católicos. Allí envían frutas, verduras, carnes, y dinero”.

Según el Censo de Habitantes de Calle del Dane del 2019, en Manizales hay 635 personas en esta condición, el 89,9% responden al género masculino y el 10,1% al femenino. Entre las razones por las que afirman que viven en la calle, el 42,9% lo hace por consumo de sustancias psicoactivas, el 25,5% por problemas familiares y el 14,9% por gusto personal. 

“Mi invitación no es solo a que donen, quiero que vengan y nos ayuden a repartir, a cocinar, a estimular a estas personas que necesitan tanta comprensión”, concluyó Ángel Ortiz.

Lo más leído