jueves, octubre 21, 2021

4 de octubre: ecos de la caída de las redes sociales en la vida universitaria

El pasado 4 de octubre hubo una caída en el mundo de las redes sociales más importantes (Facebook, Instagram y WhatsApp) que no son solo fuente de entretenimiento, sino que sirven para mantenerse informado y como soporte de estudio entre los universitarios.

Estar conectados y hacer parte de una comunidad de intereses es muy importante para los estudiantes, además de que se utilizan estas opciones de comunicación a distancia para la ejecución de estudios y compartición de intereses de acuerdo a sus necesidades, por eso al haber una caída mundial de estas redes la comunidad universitaria se sintió atada. 

Eliana Jurado García, webmaster de UMCentral de la Universidad de Manizales, explica que en las universidades el uso del correo electrónico para la transposición de información es muy poca y el medio social para la aplicación del estudio es whatsapp, una herramienta que sirve para compartir trabajos, links de clase, entre otros. La caída de las redes significó que no se pudiera compartir dicha información y así se obstruyera por un momento el proceso de estudio. De igual manera, la difusión de datos de las universidades por medio de Instagram, como se usa hoy en día, se vió afectada y detenida causando horas de desinformación. 

Angustia y zozobra, sentimientos entre los estudiantes que se vieron afectados por la caída de las redes sociales.

Por su parte, César Augusto Montes Loaiza, psicólogo, periodista y docente de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales, expresó: “Todas las barreras que se le pongan a la comunicación interpersonal real o esperada crean frustración y molestia, con lo cual se tiende a generar entre los jóvenes la sensación de aislamiento, estrés y hasta posibles reacciones agresivas, si es que ese aislamiento se prolonga”. 

Igualmente, los medios sociales se naturalizaron entre los jóvenes y mucho más luego de la pandemia, pero con la caída de las redes estas plataformas no estuvieron disponibles por unas horas y sin embargo los jóvenes automáticamente revisaban su “feed” para mantenerse informados. Cabe resaltar que hoy en día las redes son importantes para todos, porque además de ser un soporte para el estudio, son fuente de información. “Los adultos no hacen parte de esta nueva era, por ello no se sintieron afectados, en cambio nosotros sí, hace parte de nuestro día: para la comunicación, laboralmente, los estudios…”, agregó Santiago González Giraldo, psicólogo de Telesalud, de la Universidad de Caldas.

La psicóloga Laura Marulanda Zuluaga dijo que los humanos son seres adaptativos, el ambiente les brinda herramientas y a partir de ahí trabajan. La tecnología lleva muchos años acompañándolos y ya es vital, funciona como una herramienta importante en el diario vivir, pues es útil en la comunicación, en el estudio, en el trabajo, para el ocio. “El hecho de estar más arraigados a la tecnología hace que nos limitemos un poco más en nuestras habilidades y el 4 de octubre fue como si de un momento a otro perdiéramos eso. El caos en primer lugar fue debido a la incomunicación (principalmente WhatsApp); en segundo lugar en el ámbito laboral o de estudio (Instagram, WhatsApp y hasta Facebook) y, por último, en el momento de entretenimiento”. 

Lo más leído