jueves, julio 2, 2020

El teletrabajo empieza a ser visto con otros ojos

Con la aparición del Coronavirus, los sectores productivos en Colombia se encuentran ante una cantidad de desafíos para los que no se sabe si están preparados. Entre ellos están la implementación de mecanismos para que los trabajadores puedan realizar las labores de manera remota, la conectividad que prestan los proveedores de Internet y el fomento del teletrabajo. Este último adquirió gran protagonismo los últimos días, pues hasta la Corte Constitucional empezó a realizar sus sesiones de manera virtual.

Pero no es lo mismo laborar desde la casa, con perspectiva temporal porque aún hay esperanza  de que  la crisis actual va a pasar, que el teletrabajo propiamente hablando.  El segundo implica un proceso previo de consultoría (entre empleador y empleado en el caso de las organizaciones) en el que se define si un trabajador cuenta con las condiciones mínimas de productividad y en el que desde un principio se acuerda desempeñar labores utilizando como soporte las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Desde 2008 existe la Ley 1221  que regula y promueve el teletrabajo en Colombia, ofreciendo, además, estímulos para que quienes deseen adoptar esta práctica legalmente lo hagan con logística, planeación y acompañamiento. A pesar de que la política pública no falta, según la última encuesta oficial, realizada en el 2018 por el Centro Nacional de Consultoría, en el país hay 122.000 teletrabajadores de unas 12.900 empresas en los sectores de comercio, manufactura y servicios. Una cifra baja si se tiene en cuenta que esta ley existe desde hace 12 años.

Adriana Correa, exdirectora de apropiación en el Ministerio de las TIC entre los años 2015 y 2017, y que tuvo a cargo la política de teletrabajo, afirmó que “la timidez de las empresas para interesarse en este tema les cobrará una factura muy alta. Era un cambio de cultura muy grande para los colombianos, acostumbrados a un estilo laboral muy controlado”. Agregó que el teletrabajo funciona bien en sociedades en las que la confianza en los demás es más fuerte que la vigilancia. Y todos los expertos consultados coinciden en que la cultura organizacional colombiana se caracteriza, precisamente, por lo contrario, la desconfianza.

Hay que aclarar que, según cálculos realizados por el Ministerio de las TIC, la máxima proporción de la fuerza laboral del país que puede pasarse a la modalidad de teletrabajo es del 43,7%; por lo que como las circunstancias lo ameritan (obligan) este debe empezar a verse con otros ojos, teniendo en cuenta los múltiples beneficios que los expertos indican que tiene: entre los que destacan:

Foto tomada de : www.mintic.gov.co

Más populares

Manizales se la debe jugar por el turismo verde, de bienestar y de reuniones

El turismo es uno de los sectores que más producen para el PIB nacional y la economía regional. Por ello, este lineamiento...

En la hamaca pa’ la habana

La hamaca ayuda a viajar liviano. Es un hostal ambulante, sirve para echarse a ver las estrellas, para colgarla al frente de...

Cadena perpetua para abusadores de menores podría ser inconstitucional

Con 75 votos a favor, el Senado de la República aprobó en los últimos días el proyecto que busca aplicar cadena perpetua...

Los deportes independientes están sin apoyo del gobierno

Si bien Manizales cuenta con diversas instalaciones deportivas - entre canchas, coliseos y pistas para patinaje y ciclismo - no todas las...