Inicio portada La cuarentena afecta la economía del fútbol caldense

La cuarentena afecta la economía del fútbol caldense

0
crtesía LCF.

El balompié está suspendido en el país debido a la emergencia sanitaria por el SARS-CoV-2. Esto ha generado que técnicos, jugadores, dirigentes y árbitros estén afectados económicamente por la falta de ingresos que normalmente deja esta disciplina deportiva. En Caldas, la Liga Caldense (LCF) y la Corporación de Árbitros de Fútbol de Caldas (CODAF) buscan soluciones. 

En promedio, un árbitro que apenas está empezando se gana entre $250.000 a $300.000 en una semana. Esto se da por la cantidad de partidos que puede llegar a dirigir. En lo que va del año solo se pudieron terminar los torneos aficionados del 2019, que finalizaron en febrero. Las competiciones del 2020 no han podido iniciar.

“Tenemos 89 árbitros de fútbol, de estos 27 dependen totalmente del arbitraje para sostenerse, 24 que el 40% de sus ingresos dependen del silbato y el resto sí tienen otras actividades. Nosotros teníamos un ahorro con ellos y les devolvimos $300.000 a cada uno. Además, como CODAF guardamos un dinero, lo repartimos y les tocó de a $130.000”, explicó Herman Berrío Galeano, presidente de dicha corporación.

Cortesía CODAF- Caldas tiene tres árbitros FIFA.

En fútbol sala, seis de los 19 referí que hay dependen totalmente de los ingresos de la disciplina. Obtienen entre $100.000 a $120.000 por semana. De los ahorros hechos con la corporación, recibieron $110.000 del dinero guardado conjuntamente con la corporación y $60.000 que la misma colegiatura les dio.

Por su parte, la LCF tiene a cargo 87 clubes más los entrenadores contratados directamente. “Le venimos ayudando a cada equipo con mercados, hemos hecho conferencias para que se sigan actualizando. Igualmente estamos con una venta de bonos para la rifa de unas camisetas donadas por Elkin Soto y la medalla de Copa Libertadores de César Hernández, para colaborar con algunos dirigentes, técnicos y colegiados”, aclaró Fabio Alberto Aristizabal Gómez, presidente de la Liga Caldense de Fútbol.

El secretario del Deporte de Manizales, Alejandro Peláez Estrada, manifestó que en este momento solo puede seguir órdenes del Gobierno nacional y por eso debe mantener los escenarios deportivos cerrados, sin embargo, habló de la posibilidad de un pico y cédula para que puedan funcionar cuando se dé el visto bueno: “Tenemos sobre el papel un protocolo para el uso de los lugares en los que se puede hacer actividad física y así evitar las aglomeraciones. Venimos trabajando con los clubes y árbitros, entonces les repartimos 37 mercados a equipos y a seis jueces de fútbol. Pero hay que dejar claro que dinero del Ministerio no han mandado y no creemos que vayan a mandar”, concluyó. 

Aunque se intentó comunicar con el secretario del Deporte departamental, no fue posible. Según lo dicho por Ernesto Lucena Barrero, ministro del Deporte, el fútbol profesional podría volver a jugarse en Colombia en el mes de agosto o septiembre.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí