La rentabilidad en el páramo, más liviana que un soplo

  Eran las 4:30 de la mañana y el frío penetrante de la madrugada manizaleña ya se colaba en mis huesos, mientras esperaba una turbo lechera modelo 2007, conducida por don Cerafín, un comerciante de leche que sale desde el crucero de Villamaría, municipio aledaño a Manizales. El vehículo hace un recorrido veredal en el […]

Continuar leyendo