cartero

Mucho desorden entre los carteros de Manizales

La Voz de Caldas: 1926-2019

“El servicio de carteros de la oficina telegráfica de esta ciudad, por una causa o por otra, se halla en el mayor estado de desorganización. El jefe de la oficina, don Julio Restrepo, ha dirigido al Ministro del ramo una comunicación telegráfica dándole cuenta de la situación y la atribuye, muy discretamente, a escasez de personal y a insuficiencia de sueldo.

Empero, mientras en el Ministerio se resuelve esta cuestión, creemos que es muy posible que si al cuerpo de carteros se le da otra organización distinta de la actual, el servicio de distribución de despachos telegráficos será menos malo de lo que es hoy.

El número actual de carteros es de diez. Nueve paga la nación y el décimo es un agente de policía del Departamento. Pues con estos diez empleados el servicio se puede hacer más activo mediante una severa organización. Dividiendo, por ejemplo, la ciudad en diez zonas, una para cada cartero, se facilitaría la labor de éstos y se ofrecería al público un servicio muy eficaz.

Sobre el gremio de carteros debe establecerse cada hora una revisión de libretas, con el objeto de saber si la distribución se ha hecho oportunamente y si hay direcciones desconocidas. Otro principio de organización consiste en prohibir con grave sanciones, percibir propinas a los carteros. Esto es un principio de corrupción y una garantía de mal servicio.

Con esta organización se aliviana considerablemente la carga de cada cartero, pues sabemos que en la actualidad hay unos que tienen muchísimo más recargo de trabajos que otros, sin que pueda encontrarse una explicación satisfactoria al asunto.

Ilustación de portada: Yesterdaycafe

Martes, 8 de febrero de 1927. La Voz de Caldas

El telégrafo: voz y cartas

El telégrafo era en aquellos años el aparato rey para las comunicaciones. Entre los nacientes telegrafistas está Ricardo Balcázar Olano quien llegaría a ser un competente profesor del ramo. Él y Juan N. Restrepo fueron los primeros directores de la Escuela Nacional de Magnetismo, Electricidad y Telegrafía establecida por Murillo Toro en Bogotá durante su primer gobierno. En el siglo XX se destacaron el telegrafista Roberto Ramírez B., y Francisco J. Fernández, que promovió el gran salto de la telegrafía de alambre a la inalámbrica de Guillermo Marconi.

Llegados los años 1871 y 1872 el secretario de hacienda y fomento, Salvador Camacho Roldán, expresó duras críticas sobre lo que se había hecho en materia de telégrafos. Se lamentó que luego de construir 455 kilómetros de línea telegráfica entre Bogotá y Honda y de Ambalema a Manizales y después de cuatro años, no se hubiera podido enviar un solo mensaje de Manizales a Bogotá. Además, señaló en 1872, que “el telégrafo de Bogotá a Ambalema no funcionaba la mitad de los días del año; el de Ambalema a Honda quedó absolutamente destruido seis meses después de inaugurado; el de Ambalema a Ibagué no funcionaba cincuenta días en el año; el de Ibagué a Cartago sólo envió un despacho en cerca de dos años; y el de Cartago a Manizales apenas funcionó treinta días en año y medio”.

Los telegrafistas copiaban en papel los mensajes que les dictaban las voces de otros lugares fuera de Manizales y estos escritos (cartas) eran enviados, a través de los carteros, a las casas de los destinatarios en Manizales

Sábado, 8 de febrero de 2020. UmCentral

Avisos de ayer

Aviso La Voz de Caldas

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *