Monseño Tiberio Salazar y Herrera

Una erisipelaria y leves subdelirios padece el obispo Salazar y Herrera

La Voz de Caldas: 1926-2019

Existe alarma en Caldas por la salud del Obispo de la Diócesis de Manizales, monseñor Tiberio de J. Salazar y Herrera, quien se enfermó en Salamina.

La Voz de Caldas informó a los lectores que el 2 de febrero las noticias sobre el estado de salud de monseñor “son pocos satisfactorias aunque tampoco extraordinariamente graves. La placa Erisipelaria ha continuado extendiéndose, dicen desde antier los médicos de cabecera, doctores Mejía e Isaza y ha continuado con leves subdelirios. Hasta anoche a los ocho su estado era igual, sin demostrar ni gravedad ni reacción favorable”.

Un telegrama del 3 de febrero y enviado a la Gobernación de Caldas por los médicos del religioso, dice que el enfermo tiene una fiebre de “37 grados y ocho décimos y que la placa erisipelatoria continua extendiéndose pero muy lentamente”.

El 4 de febrero los médicos le enviaron otro telegrama al Gobernador que dice: “Estado regular, fiebre 38 grados, afección pulmonar estacionaria. Erisipelatoria invadiendo la cabeza”.

El informe del 5 de febrero sostiene que Monseñor pasó buena noche: “La fiebre era 37 grados y medio. Ha mejorado estado de salud”.

El día siguiente un telegrama asegura que al obispo Salazar y Herrera, “detrás de la oreja, le ha aparecido la mancha erisipelatoria, pero que no es éste para ellos un caso desesperado ni siquiera alarmante. El estado general de su salud es satisfactorio”.

Lunes, 7 de febrero de 1927. La Voz de Caldas

Sobrevivió a este mal

Tiberio Salazar y Herrera (óleo)

La erisipelatoria es un tipo de infección de la piel. Afecta la capa superior de la piel y los ganglios linfáticos locales.

Causas: La erisipela generalmente es causada por las bacterias estreptococos del grupo A, y aparece casi siempre en la cara y las piernas. Esta infección puede afectar tanto a niños como a adultos.

Algunas afecciones que pueden llevar a erisipela son: Un corte en la piel, problemas con el drenaje a través de las venas o el sistema linfático, llagas cutáneas (úlceras).

La fiebre alta, los escalofríos y el malestar con frecuencia acompañan a la erisipela. También existen formas ampollosas de este trastorno.

La erisipela puede ser recurrente y causar linfedema crónico. Las complicaciones pueden incluir tromboflebitis, abscesos y gangrena.

Monseñor Tiberio de Jesús Salazar y Herrera nació el 28 de julio de 1871 en Granada (Antioquia). Fue hijo Jesús Salazar y María Jesús Herrera.

El primer Obispo de Manizales, monseñor Gregorio Nacianceno Hoyos Yarza (también nacido en Granada), antes de morir el 25 de octubre de 1921, propuso como su sucesor a Salazar y Herrera. El 19 de noviembre de 1922, en la Catedral de Medellín, monseñor Manuel José Caycedo y Cuero, Arzobispo de Medellín, lo consagró como Obispo de Manizales

Salazar y Herrera se encargó de levantar Catedral de Manizales, y de reconstruir el Palacio Episcopal. Visitó de todas las parroquias de la Diócesis, labor que fue minando su salud.

Se fue de Manizales el 10 de julio de 1932, al ser preconizado como Obispo Titular de Rhizaeum y Arzobispo Coadjutor de Medellín el 7 de julio de 1932. En 1937 asume el gobierno eclesiástico de la Arquidiócesis de Medellín.

El 4 de marzo de 1942 murió en Medellín. Fue sepultado en la Catedral Metropolitana de esta ciudad.

Puede leer más sobre la vida de monseñor Salazar y Herrera en:

Homenaje a monseñor Salazar y Herrera

Jueves, 6 de febrero de 2020. UmCentral

Avisos de ayer

Aviso LA VOZ DE CALDAS

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *