Ratero

Caldas quiere acabar con rateros, vagos y mendigos

La Voz de Caldas: 1926-2019

La Secretaría de Gobierno ha dirigido a todos los alcaldes del Departamento órdenes terminantes para perseguir a los vagos y a los rateros que invaden las poblaciones y que son la amenaza constante de toda las sociedades. Como ya lo han visto nuestros lectores, a la colonia penal de Santa Cecilia han sido enviados en los últimos días grupos considerables, principalmente de Manizales y de Pereira.

Esta disposición del Secretario de Gobierno merece la aprobación social y el apoyo de las autoridades, porque tiene el valor de un eficaz defensa pública.

Mendigo. Obra de Leonardo Alenza
Mendigo. Obra de Leonardo Alenza

Los alcaldes del Departamento han empezado a cumplir las órdenes de la Gobernación en forma enérgica, como cumple a individuos que verdaderamente se interesan por el saneamiento de la sociedad. En esta materia deben ser inflexibles.

Igualmente se ha ordenado a los alcaldes prohibir en sus respectivas jurisdicciones la mendicidad pública. En Manizales había propagado últimamente en forma extraordinaria. La mendicidad llegar a constituirse en profesional o en pretexto para el robo. Los mendigos que se encuentra en la calle serán conducidos al Asilo o puestos bajo el cuidado de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Pero como se da el caso de que se fugen de aquel establecimiento, los alcaldes dictarán resoluciones que será notificadas a los mendigos para que permanezcan en el Asilo y si salen, serán tratados como vagos y conducidos a las colonias.

Miércoles, 19 de enero de 1927. La Voz de Caldas

A la cárcel

En diciembre de 1926, el alcalde Manizales, José Manuel Gutiérrez, para mejorar el cumplimiento del decreto 1863, sobre vagancia y ratería, ordenó a la Inspección 1ª municipal abrir un libro para registrar a infractores por vagancia y ratería.

Ordenó que diariamente todos los inspectores deben pasar a la Inspección 1ª la lista de quienes hayan sido condenados por delitos contra la propiedad, y que esta Inspección debe “gestionar la remisión de los condenados a las colonias penales”.

Igualmente exigió que “todos los individuos sorprendidos en la calle en raterías serán conducidos por la policía a cualquiera de las inspecciones de policía y allí serán condenados directamente”.

Anota que la remisión de los condenados a las colonias penales será por conducto de la Secretaría de Gobierno.

En 1925 se inició la construcción de la Colonia Penal de Cinto o Santa Cecilia, sobre la margen izquierda del Río San Juan, en el corregimiento de Santa Cecilia, del municipio de Pueblo Rico (antes del departamento de Caldas y hoy del departamento de Risaralda).

Hoy la vagancia ni la mendicidad son castigables.

Lunes, 20 de enero de 2020.  Andrés Felipe  Rivera Motato. UmCentral

Si desea leer más sobre la delincuencia en Manizales a comienzos del siglo XX lea:

La “ratas” acosan a Manizales

Avisos de ayer

Aviso La Voz de Caldas

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *