Asesinato

Por un compañero policía asesinado

La Voz de Caldas: 1926-2019

Yo, en mi nombre y en el mis compañeros, damos nuestros más sinceros agradecimientos al doctor don José M. Gutiérrez y demás fieles que llenos de compasión y del más hondo sentimiento llevaron a cabo la acción de acompañar nuestro muy querido hermano al campo santo; aquel hermano de faena, aquel compañero del infortunio que en aras del deber agotó el último esfuerzo hasta pisar los peldaños del sepulcro. Ahora pregunto a muchos ciudadanos ¿por qué depositan ese espíritu  de rencor hacia los agentes de policías, aquellos que en altas horas de la noche, cuando vosotros reposáis tranquilos en vuestros lechos, nosotros nos estamos de puerta en puerta velando vuestro sueño y vuestros intereses? Nosotros que probablemente por escasez de capacidades o por reveses de la fortuna tenemos que someternos a este reducido empleo (como vosotros decís) para ganarnos honradamente el pan de cada día, ¿será ofensa, será crimen?

¡Imposible..! Vosotros  comprendéis que dimos un juramento ante Dios y ante la patria de cumplir sagradamente los deberes a nuestro cargo sopena de ir a una cárcel. Pues mirad aquel compañero que abandonando su lecho para ir a cuidar  los intereses de los ciudadanos y velar por la tranquilidad  de estos para así ganarse su salario ha sido asesinado, así como la paloma que abandonando su nido para ir a buscar el sostén de sus hijuelos ha sido víctima del cazador. Hoy lamentamos hondamente el fallecimiento de estos dos compañeros irreparables y que tan noblemente desempeñaron su misión; pero no desfallecer, de nuevo y con más ahínco con  nuestra marcha y sí en cumplimiento de nuestras obligaciones tenemos que ser víctimas no importa que vayamos sucediendo de uno en uno todos al cadalso.

A. Caro Calderón.

Martes, 14 de diciembre de 1926.  La Voz de Caldas

En Arenales

El motivo de esta carta del agente A. Caro Calderón publicada en LA VOZ DE CALDAS es cuestionar a la ciudadanía sobre el asesinato del policía Rafael Cifuentes ocurrido en el barrio Arenales a manos de un delincuente.  Cifuentes estaba en compañía del agente Aguirre cuando fue agredido con un arma de fuego.

Los habitantes de la Manizales de 1926 estaban muy preocupados por el aumento de la delincuencia.

Sábado, 14 de diciembre de 2019. Daniela Castaño Jaramillo. UmCentral

Ampliar información en:

Barrio Arenales de Manizales: foco de crímenes

Sábado, 14 de diciembre de 2019. Daniela Castaño Jaramillo. UmCentral

Avisos de ayer

Aviso La Voz de Caldas

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *