pelea callejera

Barrio Arenales de Manizales: foco de crímenes

La Voz de Caldas: 1926-2019

Heridos graves  y un asesinato de un policía. El barrio de Arenales es foco de crímenes como el paseo Bolívar en Bogotá.

Efectivamente el barrio de Arenales de esta ciudad, es como el paseo Bolívar en Bogotá, un verdadero foco de crímenes. Las crónicas no alcanzan a relatar ya todos los que con frecuencia pavorosos se cometen allí.

Anoche nada más hubo en dicho barrio dos sucesos de sangre, ambos mortales y uno de ellos alevoso, en el cual perdió la vida en forma alevosa en agente de policía. Los detalles son los siguientes:

Luis Chavarro y Miguel Martínez

Entre Luis Chavarro y Miguel Martínez se trabó anoche, en las primeras horas una violenta riña con motivo de viejas rencillas entre ambos por cuestiones de familia. Los hombres sacaron puñales y se atacaron recíprocamente con verdadera furia de caníbales. Martínez resultó con dos heridas: una de extraordinaria gravedad, cerca del bajo vientre y otra en una de las clavículas. La primera es inminentemente mortal. Martínez está en la clínica Santa Inés y se cree que de hoy a mañana fallezca.

Chavarro fue herido con navaja de barbero en forma muy grave en la cara y en el pecho. Su estado de salud es menos grave que el de otro.

El agente de policía Rafael Cifuentes

Asesinato
Ilustración de lustrasi – Photo Portal Kita

Después de pasado el suceso anterior, los agentes de policía Rafael Cifuentes, número 16 y Jesús M. Aguirre, número 12, en la carrera 16, calles 16 y 17, vieron un grupo de individuos sospechosos. Uno de los agentes dijo: -Vamos a requisar aquellos hombres, ya en este barrio no se puede vivir. Efectivamente se llegaron a donde estaba el grupo de sujetos y uno de los agentes, Rafael Cifuentes, dijo: –Con el permiso de ustedes señores, vamos a requisarlos. Rufino Osorio saltó a la mitad de la calle y sin dar tiempo de nada disparó sobre Cifuentes su revólver, hiriéndolo con el proyectil entre las dos cejas. Allí mismo el agente quedó muerto.

En vista de lo anterior los otros individuos salieron huyendo, y también el agresor pero el policía Aguirre entonces le disparó alcanzándole a herir en el glúteo. Cayó y allí mismo fue recogido.

Inmediatamente se verificó por la Inspección de Permanencia el levantamiento del cadáver, diligencias en las cuales colaboró también el inspector Abad.

El asesino se haya reducido a prisión”.

Lunes, 13 de diciembre de 1926.  La Voz de Caldas

Arenales: barrio de lenocinio

Prostitutas
José Gutiérrez Solana. Cupletistas de pueblo. 1916

Este barrio fue destinado para la ubicación del ejercicio de la prostitución. La investigación Progreso y delincuencia: mecanismos de control social en Manizales, 1910-1940, de los autores Miguel Antonio Suárez Araméndix, Edwin Andrés Monsalvo Mendoza y Sebastián Martínez Botero, sostiene que entre 1933 y 1935 la Contraloría le informó al Concejo de Manizales sobre “el acondicionamiento del barrio Arenales para las residencias de las mujeres públicas y la pavimentación de varias calles”.

Dice que las élites estaban preocupadas por el aumento en la delincuencia,  “lo cual requirió la inversión de presupuesto público para mitigar sus efectos. Como lo fueron la reubicación de las mujeres públicas en el barrio Arenales, el control de la sanidad de las mujeres y sus clientes mediante la contratación de inspectores de higiene pública, la vigilancia frente a las casas de juegos permitidos y bares; así como el aumento en el número de policías”. Pero, asegura la investigación, “ninguna de estas estrategias pareció funcionar si nos atenemos a las cifras de ingresos a las cárceles de la ciudad. En 1913 la ciudad contaba con 33.251 habitantes y el mismo año tuvo 129 detenidos en las prisiones. Una década después con una población de 51,838 habitantes la cifra alcanzó los 4199 prisioneros. Es decir, que la cifra de delincuentes aumentó proporcionalmente más que la de la población”.

En el texto Bares y Cantinas de Manizales (décadas de los 50 y 60) publicado en el portal historiasdemanizales.blogspot.com, se cuenta que la mayoría de esas casas de lenocinio funcionaron sobre todo en la carrera 26 entre calles 17 y 18. Que inclusive el poeta Pablo Neruda le cantó a las putas del barrio y tuvo allí borracheras con aguardiente amarillo en compañía del escritor Iván Cocherín.

Algunos negocios mencionados en el blog fueron:

-Bar Tico Tico: funcionó donde anteriormente estaba la Casa Ideal, que “era lo más espectacular en coreográficos en aquella época. La Casa Ideal estuvo administrada por Candelaria, a quien se conocía como La Canducha y quien murió en la miseria absoluta víctima de una tuberculosis; en una noche, se podía reunir fácilmente veinticinco mujeres, todas luciendo trajes largos, llenos de lentejuelas y canutillos. Todavía resuenan los puñetazos de una de las peleas más sonadas en Manizales, protagonizadas por el Loco Avendaño y Tanclery Londoño”.

-El Marica Alberto: era un coreográfico “blanco, apuesto, de barba gruesa, patillas negras y una pinta de gitano impresionante” (Ríos. P31). “Era un hombre muy querido y cordial… quien lucía impresionantes camisas de seda, zapatos blancos y famoso por haber sido un bailarín de otro mundo. No se extralimitaba con nadie, tenía alguna fortuna y era un anfitrión extraordinario” (Ríos. P.78). En el balcón enchambranado de su casa tenía unas jaulas con canarios y loros que todo el día ambientaban la cuadra con sus canticos y chillidos.

-La Aurora: de propiedad de la Marica Orlando. Era una cantina ubicada en todo lo alto de la carrera 26 con calle 18. “Más tarde cambiaría su nombre a Bar Néstor. Tenía la particularidad de que no existían camas, sino que simplemente era el sitio donde llegaban todas las muchachas ´alegres´ con el único propósito de bailar” (Ríos, p.76)

-La Loca Emilia: quedaba diagonal a La Aurora. Era una proxeneta famosa porque le gustaban los muchachos. “La ´Tarzana´ era el remoquete de una de las jóvenes que atendía donde Emilia y era celebre porque levantaba de la correa sin ninguna dificultad a un hombre de buen tamaño e inmediatamente le aplicaba un pescozón que lo podía dormir o por lo menos le pasaba la rasca” (Ríos. P77)

-Paraíso: quedaba enseguida del negocio de Emilia. “Era un sitio especializado en la música argentina, de una puerta tan pequeña, que la clientela debía agacharse para poder entrar; se recuerda todavía un tropel en el que Nelson Ángel llevó la peor parte, resultando con una herida con arma cortante, cerca al corazón. Sobrevivió y todavía lo tenemos entre nosotros dando guerra” (Ríos p.77)

-Fernanda Sánchez: “fue una de las prostitutas que marcaron época en Manizales, tuvo fama de preferir como amantes a médicos y odontólogos, quienes en el ocaso de su vejez, pobre y desamparada, la ayudaban semanalmente con limosnas. Cargaba una barbera (gran cuchilla de afeitar) entre sus senos y muchas veces, cuando se enfurecía, cortaba el chaleco y las cargaderas de su contrincante” (Ríos. P78)

Viernes, 13 de diciembre de 2019. Daniela Castaño Jaramillo. UmCentral

Avisos de ayer

Aviso La Voz de Caldas

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *