Comunidad de los Agustinos

Los Agustinos Recoletos cumplen 25 años en Manizales

La Voz de Caldas: 1926-2019

En 1901 llegaron de Bogotá a Manizales nueve sacerdotes de la comunidad Agustinos Recoletos y aquí comenzaron a hacer historia. Por ello LA VOZ DE CALDAS en su edición del 11 de diciembre de 1926 celebró las bodas de plata por sus 25 años de presencia en la ciudad.

El periodista J. Palex narra aspectos de esta historia. Cuenta que monseñor Gregorio Nacianceno Hoyos era en 1901 el Gobernador Apostólico de lo que hoy se llama Diócesis de Manizales. Como no tenía suficientes sacerdotes para atender a los fieles viajó a Bogotá y le pidió a monseñor Antonio Vico (nuncio de Roma en Colombia) que le aconsejase una comunidad misionera que le ayudase a evangelizar a los manizaleños. Le recomendó la orden  de los Agustinos Recoletos.

En marzo de 1901 llegaron a Manizales los padres Manuel Fernández, Justo Ecay y Samuel Ballesteros; en mayo arribaron los sacerdotes Víctor Laviano, Edmundo Goñi, Eusebio Larraínzar, Ángel Marcos, Leonardo Azcona y el hermano Miguel Aizcorbe. Estos 9 hombres fueron los fundadores del Convento de Manizales.

Convento Agustinos Recoletos 1926
Convento Agustinos Recoletos (1926)

Fijaron su residencia en la casa de Max Mejía, pero luego le compraron a Joaquín Ríos por $180 (prestados por Alfonso Robledo, gerente del Banco de Depósitos) una casa. “Es curioso anotar  aquí el aumento de precio de las propiedades en nuestra ciudad. Hace 25 años se compró por $180, lo que no vale hoy menos de $10.000”, recordó LA VOZ DE CALDAS.

En julio de 1901, en una reunión con personalidades de la ciudad, surgió la idea de comprar un solar, diagonal a la casa comprada, para levantar una capilla. Se abrió una recolecta entre los invitados y la ciudadanía. Así se adquirió el lote. Los trabajos comenzaron el 2 de enero de 1902. En septiembre finalizó la mampostería (procedimiento en que se unen las piedras con argamasa sin ningún orden de hiladas o tamaños), luego se pasó al trabajo en madera y en marzo de 1903 ya estaba listo el techo. El 28 de abril de 1903 la capilla recibió la bendición de monseñor Hoyos.

Nace un barrio

Iglesia de los Agustinos
Iglesia de los Agustinos

Esta construcción generó el fomento del occidental de la ciudad, “la parte más dificultosa, por lo malo de su constitución: llena de hondonadas y lagunas, torrentes que brotaban de todas partes, rastrojos y herbazales. Alrededor de la capilla se formó un núcleo de población, que poco a poco aumentada, merced al esfuerzo de los manizaleños y al entusiasmo desplegado por los padres Agustinos por el mejoramiento, formó el barrio que se llamó como los padres y que hoy se denomina LATINO”.

Pero los sacerdotes querían tener toda la manzana donde estaba la capilla para levantar un convento, así que “permutaron la casa de la que eran dueños por el solar situado en la esquina norte de la cuadra de la capilla, que pertenecía al señor Joaquín Ríos. Allí empezaron los trabajos del convento el día 7 de agosto de 1904, y cuando ya había casa, se trasladaron a ella el 18 de diciembre de 1905. Es el convento de hoy”. El padre José María Arias fue un benefactor de este proyecto, pues era dueño de una parte de esta manzana.

Luego construyeron la plaza a través de convites. Ayudaron en esta labor Ramón Franco, Juan Callejas y el prefecto de la provincia Juan Andrés  (director de Educación Pública de  Caldas), quien puso a trabajar a los presidiarios en el banqueo. La obra finalizó en 1910.

Los padres Agustinos también levantaron la capilla de La Linda. El señor Leonidas Ramírez donó el terreno en 1904 y la obra se entregó en 1907, gracias al padre Marcos Bartolomé.

El órgano de la capilla en el barrio Latino (hoy de los Agustinos) Manizales fue comprado en Barcelona (España) en los talleres de Lope Alberdi y Marti y costó 18.000 pesetas; fue interpretado en Manizales por primera vez en 1908 por el padre Leonardo Azcona.  La imprenta costó $3.000, y fue traída en marzo de 1911 especialmente para servir de editora al Apostolado Doméstico.

El templo

El crecimiento de Manizales inspiró a construir un gran templo, consagrado al Corazón de Jesús. En el solar de la Diócesis, el 21 de junio de 1914, “se colocó y bendijo la primera piedra, por el padre José Ramón Buitrago”. La placa conmemorativa fue regalada por Elías Arango, y la puesta en tierra la hizo el maestro albañil Pedro Posada (a Jeta). Los cimientos de cal y canto fueron trabajados por Posada y cuatro de sus hijos. Costó de $3.000. Dirigió la obra el padre Luis Ayabar. Toda la piedra fue traída por Félix Urrea. El armador fue el hermano Luis Jiménez.

“Ocho meses y medio duró la armazón de los tres niveles, que fueron cubiertos con tejas de hierro, llamada española, que fue traída de los Estados Unidos. Las paredes hubieron de cubrirse con la común esterilla de guadua, porque en esos tiempos de guerra europea, no fue posible traer láminas de metal.  Los planos fueron ejecutados por el arquitecto Jorge W. Prince, en Bogotá; el terreno del templo, no contando con el de la antigua capilla, mide 54 por 40 metros”.

Los carpinteros fueron Clímaco Agudelo y José Dolores Echeverri. El hermano Agustín Gómez fue “el más hábil propagandista de la lismona, que haya conocido”, aseguró J. Palex.

Entre el 10 y 13 de febrero de 1923 fueron las fiestas de inauguración y bendición del templo. Para el 11 de diciembre de 1926 el templo no había sido terminado. Le faltaba el frontis.

LA VOZ destacó varias instituciones creados por los Agustinos en Manizales, como el Apostalado Doméstico, las comunidades de Madres Católicas, la de Santa Rita, Santa Mónica, la asociación de la Santa Correa y el taller Santa Rita que favorece a los pobres.

Agustinpos Recoletos Manizales
En honor a los padres Manuel Fernández, Samuel Ballesteros y Justo Ecay se levantó esta escultura en un costado del templo.

Por último agradeció la labor de los padres superiores agustinos: Manuel Fernández, Samuel Ballesteros, Jesús Fernández, Leonardo Azcona, Pablo Planillo, Jesús Martínez, Eusebio Larraínzar, Víctor Labiano y Luis Ayabar; y a los difuntos Ángel Vicente, Rufino Pérez, Juan Aransay, los hermanos de obediencia Miguel Aizcorbe y Plácido Ospina, y al padre Justo Ecay “muerto en Panamá, cuando era capellán de los ejércitos que comandaba el general Pompilio Gutiérrez”.

Sábado, 11 de diciembre de 1926.  La Voz de Caldas

Hoy son 118 años

Los Agustinos Recoletos son una orden religiosa conformada por unos 1.000 religiosos que viven en comunidad. Siguen los principios de castidad, obediencia y pobreza. Buscan crecer en la caridad según San Agustín y la intensidad propia de la Recolección, movimiento de interioridad y radicalidad evangélica.

La orden surgió en el siglo XVI cuando algunos religiosos de la provincia de Castilla (España) deseaban vivir con renovado fervor la misma vida enseñada por San Agustín (354-430). Después de más de tres siglos de historia, en 1912, fueron reconocidos por la Iglesia como orden religiosa autónoma.

El templo de los Agustinos tiene dos momentos: El primero parte cuando el 21 de junio de 1914 se pone la primera piedra del templo. Es bendecido en 1923 por monseñor Tiberio Salazar y Herrera. En 1927 siguieron los trabajos para terminar la torre y el frontis, y se hicieron en cemento y ladrillo, esto generó molestias porque algunos querían que fuera en madera. La obra se suspendió hasta octubre de 1928, volvió a frenarse en abril de 1929 porque los opositores propusieron destruir lo que se había hecho en cemento y ladrillo. A mediados de la década de los 30 se le hicieron arreglos de mantenimiento y embellecimiento (se le cambiaron los vitrales).

El segundo momento parte de junio de 1955 cuando un rayo provocó un breve incendio en el templo. Esto llevó a proponer la construcción de un nuevo templo. En julio de 1956 comenzaron las obras bajo la dirección del padre Julián Ongay. Aún sin terminarse, monseñor Arturo Duque Villegas firmó el Decreto 197 de septiembre 8 de 1969 mediante el cual se creaba la parroquia del Sagrado Corazón que tendría como sede el templo de los Agustinos.

En 1972 finalizó su construcción total; se construyó desmontando poco a poco el anterior templo, con el mismo estilo, y mejorando su calidad en materiales y decoración. Los fondos para esta obra se recogieron a través de una campaña pastoral, compuesta de rifas, festivales, limosnas, proyecciones cinematográficas, donaciones…

El convento de los Agustino cambió de sede y en el edificio comenzó a funcionar el Colegio Agustiniano de Manizales, que luego fue demolido para construir en lote el actual edificio del Centro Comercial Manizales, compuesto por locales comerciales y unos apartamentos.

Parroquia Sagrado Corazón de Jesús Manizales
Parroquia Sagrado Corazón de Jesús (Agustinos).

Miércoles, 11 de diciembre de 2019. Daniela Castaño Jaramillo. UmCentral

Avisos de ayer

Aviso La Voz de Caldas

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *