Morfina

Morfinómanos siguen falsificado firma para comprar morfina

La Voz de Caldas: 1926-2019

Ayer fuimos nuevamente informados de que a la botica de don Mario Estrada, se presentó nuevamente un muchacho con una fórmula que prescribía cincuenta centigramos de morfina, escrita en la forma que lo dijimos en la pasada ocasión y llevando falsificada la firma del doctor Zuloaga. Indudablemente procedía del mismo sujeto contra quien establecimos la acusación. Por desgracia los de la botica no pudieron seguir la pista del muchacho que llevó la fórmula, pues salió a todo correr, una vez que aquellos se negaron a despacharla.

Lo que hay de grave en este negocio, es que las autoridades no se han percatado de la seriedad del hecho criminoso que entraña la falsificación de la firma del doctor Zuloaga; a la manera como ponen su firma en una fórmula, pueden ponerla en un cheque o en cualquier orden de despacho. La autoridad debe prevenir los delitos y favorecer la seguridad de las personas. Qué podría decir el doctor Zuloaga, de este desamparo en que lo han dejado las oficinas de policía.

Julio Zuloaga
Doctor Julio Zuloaga

Además, es necesario que se investigue con toda celeridad quién o quiénes son los morfinómanos, para contener los males pavorosos que trae consigo el uso de la droga; para que sean castigados los falsificadores de una forma prestigiosa y honorabílisima y para ver si es posible hacer de los viciosos hombres útiles a sí mismos y a la sociedad.

Así mismo sabemos que en la Alcaldía hay ya más diligencias practicadas por la Inspección 1ª  Municipal que son materia suficiente para adelantar un juicio criminal contra el señor Pascual Gutiérrez, cocainómano contagioso, por facilitar esta droga a jóvenes de la ciudad. Sobre esto pueden declarar, si es que no han declarado ya don Fidel A. Marín, el Director Departamental de Higiene, el doctor Ricardo Jaramillo Arango, el teniente Lázaro Arango, don Ricardo Hoyos Palacio y nosotros mismos.

Jueves, 9 de diciembre de 1926.  La Voz de Caldas

Droga de Morfeo

Morfina
Morfina: es extraída de la Adormidera o Amapola. Foto webconsultas.com

Cuenta la página www.webconsultas.com que la morfina es un analgésico que se obtiene de la planta del opio (Papaver somniferum), conocida popularmente como adormidera. El opio es una de las drogas más empleadas en la antigüedad. Apareció a principios del siglo XIX. En esta época se recetaba opio (analgésico usado para aliviar dolores), pero surgían dudas cuando se trataba de establecer qué dosis era conveniente administrar según la pureza del preparado.

El joven Friedrich Sertürner se le ocurrió disolver el opio en un ácido, después, lo redujo con amoníaco; y por último obtuvo unos cristales de color gris que utilizó experimentalmente en gatos, manifestando así su poder hipnótico (produce sueño). Aquejándose de un fuerte dolor de muelas, Friedrich decidió probarlo él mismo. Al tomarlo entró en un profundo sueño durante ocho horas. Cuando despertó se levantó sin ninguna molestia.

Por ello, debido a sus virtudes somníferas, en honor al dios del sueño Morfeo, bautizó a dicha sustancia con el nombre de morfina.

El opiáceo se comercializó por primera vez en 1817, anunciándose como un analgésico que, además, se podía emplear en el tratamiento de adicciones a ciertas sustancias, como el opio y el alcohol. Con el tiempo, por desgracia, se descubriría que la morfina es aún más adictiva que el alcohol o el opio.

Aunque en la actualidad ha sido desplazada por otras drogas como la heroína, la morfina sigue siendo una de las sustancias preferidas por los adictos a la heroína cuando no pueden acceder a esta última.

Ampliar información sobre este hecho en

Morfinómanos en Manizales

Lunes, 9 de diciembre de 2019. Sara Quintero. UmCentral

Avisos de ayer

Aviso La Voz de Caldas

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *