Morfinomana

Morfinómanos en Manizales

La Voz de Caldas: 1926-2019

LA VOZ DE CALDAS alerta a la ciudadanía y a las autoridades por la aparición de un grupo de consumidores de morfina (antes había denunciado la presencia de un club de cocainómanos). Estos consumidores están usando la fórmulas médicas del reconocido doctor Julio Zuloaga para adquirir la morfina en las farmacias. La noticia apareció en el diario de la siguiente manera:

Con el asunto de extraordinaria gravedad que hoy vamos a denunciar, nos exponemos seguramente a que alguno, prevalido de un abogado a propósito para esta clase de asuntos, nos acuse por calumnia uno de los jueces del circuito de Manizales, como lo estamos ya por denuncio semejante. Pero será para nosotros sumamente satisfactorio, que por una campaña de saneamiento social de esta naturaleza, tengamos que purgar algunos meses entre las cuatro paredes de una prisión. Pero qué más da que un nombre, que un individuo, sea privado de su libertad temporal, si con si con ello se contribuye a que la sociedad se salve.
No ha mucho denunciamos a un empleado público que, prevalido de su cargo oficial, con pretextos cualesquiera, bubones de caballo, por ejemplo, formulaba cocaína a jóvenes de esta sociedad, jóvenes que por cierto no se han distinguido por sus costumbres patricias. Ese individuo ha hecho a la sociedad de Manizales un perjuicio de extraordinaria gravedad, porque ha propagado, en forma escandalosa, el vicio de la cocaína, hasta el punto de que hay en la ciudad un club de cocainómanos, el cual de un momento otro será capturado por la policía, que en ello se ocupa.
Hoy es de los morfinómanos que vamos a ocuparnos. Un joven enviciado a la morfina -como lo están los otros a la cocaína-, pero que no tiene la suerte de ser veterinario del municipio para pretextar tratamientos de bubón en bestias, ha ideado otra forma no menos criminal para satisfacer su vicio a la droga fuerte: ese joven ha falsificado la firma del doctor Julio Zuloaga en una fórmula que se ha presentado a varias boticas honorables de la ciudad, en las cuales afortunadamente no ha sido despachada. Dice la fórmula: ´Clorhydrato de morfina. -0.50 ctg. Dr. Zuloaga´.

Morfinómanos
La palabra morfina viene de Morfeo, diios del sueño. Foto de taringa.net/

Esta fórmula la presentó el 3 de diciembre actual a la farmacia Británica, para que fuera despachada, el muchacho Juan de Dios Murillo, vendedor de billetes de lotería. Antes había sido presentada está fórmula y despachada. Era entonces su portador el señor Carlos Aguirre, cobrador de cuentas del correo diario -según información aproximada respecto al oficio del muchacho. A la farmacia de los señores Vicente Hoyos e hijos llevaron también una fórmula en la cual se prescribía morfina, y también con la firma del doctor Zuloaga, el sábado cuatro de los corrientes y ayer lunes. A la farmacia del doctor Hoyos Robledo se presentó en horas de la mañana de ayer un muchacho con una fórmula, sin fecha y con la misma firma, también prescribiendo morfina. El señor Emiliano Arango, gerente de la farmacia, se negó a despacharla por haberla encontrado sospechosa por cuanto no tenía fecha. Un poco después volvió el mismo muchacho con una prescripción fechada y con el sello de la farmacia de don Mario Estrada, en donde antes había sido despachada.
El señor Arango se negó a despacharla, y cuando el muchacho salió en la botica envió dos agentes de policía, con el objeto de que le siguieran la pista al portador de aquella fórmula sospechosa. Los dichos agentes mediante la pista que siguieron, hallaron al terco morfinómano. Los muchachos no eran sino enviados.
Presentada al doctor Zuloaga por el farmaceuta de la Británica aquella fórmula, encontró que era casi de su puño y letra, pero anotó que no usa y griega en la palabra clorhydrato, sino la I latina  invariablemente, y qué es diferente, al suyo inconfundible, uno de los rasgos de la D.
En consecuencia, el autor de esta falsedad ha debido a estas estas horas ser reducido a prisión por la policía, en donde debe permanecer hasta que se cumpla el severo castigo que debe imponérsele por las autoridades, a menos que venga uno de nuestros últimos abogados, a defender por cinco pesos esa gloriosa causa.

Martes, 7 de diciembre de 1926.  La Voz de Caldas

Mucho sueño

Morfinomana
Pintura de morfinomana. Imagen de historiaespanaymundo.com/

La morfina es una droga opiácea que se usa en medicina como analgésico. Fue nombrada así el farmacéutico alemán Friedrich Wilhelm Adam Sertürner en honor a Morfeo, el dios griego de los sueños. Esta droga se extrae de la planta llamada adormidera o amapola. Se cultivaba en las costas del Mar Mediterráneo (Europa) y se dice que se usaba desde tiempos inmemoriales. En el 3400 a. C., los sumerios la llamaban Gil (felicidad) al opio y Hul Gil (planta de la alegría) a la adormidera.

La morfina se usa en la medicina como analgésico, antitusivo, antidiarréico e incluso en problemas respiratorios. Con la aparición de las agujas hipodérmicas, la morfina se hizo inyectable en 1843. Los efectos eran instantáneos y más fuertes que los de la morfina oral. Al poco tiempo de la aparición de la morfina inyectable, cobró su primera víctima por sobredosis.

Con el correr de los años, y el avance tecnológico de la química, se descubrió que los opiáceos y sus derivados, causaban una fuerte adicción, es por esto que comenzó el control de estas sustancias en países como Estados Unidos a comienzos del siglo XX. En 1925 se determinó la fórmula estructural de la morfina, junto con tres nuevos métodos de síntesis de esta droga.

Si quiere leer sobre el consumo de cocaína en la Manizales de 1926 lea:

Cocainómanos en la Manizales de 1926

Domingo, 8 de diciembre de 2019. Sara Quintero. UmCentral

Avisos de ayer

Aviso La Voz de Caldas

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *