El estudiante Esteban Gallego escribe su primer libro digital de crónicas

Decom Egrecom

#DecomBoletínInterno

Belalcázar, memorias de mi pueblo es el libro digital que escribió Esteban Gallego González, estudiante de séptimo semestre de la Escuela de Comunicación Social U. Manizales. A través de 16 capítulos escritos a manera de crónica, se relata la esencia de este municipio ubicado en el Suroccidente de Caldas.

“Es bastante importante para mí, porque siempre había soñado con sacar un libro. No sabía de qué, pero lo que sí sabía era que algún día iba a escribir un libro”, manifestó Esteban y añadió que este libro fue un trabajo de día y noche, durante un mes. 

El Paisaje Cultural Cafetero (PCC), la Federación Nacional de Cafeteros, la editorial TICKAL y el Ministerio de Cultura son las entidades detrás de este libro digital lleno de historias, personajes y experiencias, publicado el 1 de octubre de 2019.

El Consultorio de Comunicación Corporativa (C3) sostuvo un diálogo con Esteban para hablar acerca de su experiencia como escritor, la importancia de este logro personal y los aprendizajes de su carrera que puso en práctica en su escritura.

¿De qué trata el libro?

Es una colección de capítulos que reúnen historias, personajes o lugares muy importantes para la historia de Belalcázar y que sobre todo han influido bastante en cada uno de sus pobladores.

Los capítulos son sobre los incendios que ha tenido este municipio, los rostros que habitan el paisaje, la farmacia más tradicional que se llama La botica de los Montes y el monumento más icónico que es el Cristo Rey -el cuarto más alto del mundo-, entre otros.

¿Por qué Belalcázar?

Es una decisión que toma el PCC, ya que existe la propuesta de hacer relatos sobre cada uno de los municipios que lo conforman, y de algún modo este es un libro intenta diagnosticar si es posible o no hacer este tipo de narraciones en los municipios y si a la gente le gusta que se cuenten sus historias.

Asimismo, Belalcázar es uno de los pueblos más importantes de Caldas en cuanto al turismo que atrae el famoso monumento de Cristo Rey y las historias que existen allí.

¿Cómo fue el proceso?

Una periodista fue la encargada de hacer la reportería, entrevistar y grabar las historias que posteriormente se iban a plasmar en el libro.

Después de este proceso, acuden a mí y me hacen la oferta para que escuche las entrevistas, vea las grabaciones, los rostros de quienes se entrevistaron y de esta manera realizar un capítulo de acuerdo a cada uno de los elementos ya identificados en el pueblo.  

¿Qué lo motivó a aceptar esta propuesta?

La pasión de escribir. Yo siempre he tenido muchas ansias de hacer crónicas, de conocer la vida de las personas y de los pueblos, cómo han vivido y descubrir esos microuniversos que existen en cada una de esas personas y lugares.

¿Cómo se puede acceder al libro?

El libro está disponible en una plataforma digital que se llama Flipsnack. Además, lo pueden encontrar en una de las pestañas que ofrece la página del Paisaje Cultural Cafetero, que se llama “Material en línea”.

¿Por qué crónicas?

Carlos Augusto, mi profesor de crónicas, decía que este género plasmaba las historias de “los perdedores”, narradas con herramientas literarias y  periodísticas.

De esta manera, creo hay muchas historias que se quedan en las sombras simplemente porque son ciudadanos de a pie que no han tenido suficiente inmersión en la vida pública y este género brinda la posibilidad de devolverle la magia a las historias que se cuentan en los pueblos y entre nosotros.

¿Qué de lo aprendido en comunicación le sirvió?

Todo. Saber escribir es fundamental para desarrollar otro tipo de mecanismos que puedan solucionar errores gramaticales o literarios. Además, la formación humana que da la Escuela de Comunicación es muy importante para cada uno de los estudiantes y eso se ve en las decisiones éticas que tomamos en los trabajos que realizamos.

¿Qué significa esto para su vida?

La verdad no pensé que fuera en este momento, ya que hacer un libro es fácil en cuanto escritura y reportería, porque no se necesita mucho dinero. Pero cuando se va a diagramar, editar y publicar, las cosas comienzan a hacerse menos prácticas en temas de producción.

Luego de esta oportunidad, creo que es un ciclo que se cierra, pero con muchas puertas que se van abriendo a otro tipo de relatos y libros. 

Conoce aquí el libro de Esteban Gallego

 

Publicado: 12 de noviembre de 2019

Redacción: Maria Alejandra Castellanos Reinoso, prepracticante del Consultorio de Comunicaciónes Corporativa U. Manizales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *