Conservación de cuerpos

Laboratorio de morfología de la U. Autónoma: una solución para perdurar en el tiempo

En portada
Gustavo Toro Alzate
“Esto es un trabajo bonito porque usted lo ve reflejado en los estudiantes. Ellos son los que más agradecen lo que se hace en el laboratorio”, dice Gustavo Toro Alzate. Foto Página

El laboratorio de morfología de la Universidad Autónoma está separado por una puerta de aluminio de dos metros de alto por 1.80 de alto. Al abrirla, los ojos inmediatamente se van a una vitrina llena de huesos reales, desde cráneos, fetos hasta fémures. Es un lugar poco iluminado en el que en las mesas de estudio se encuentran esqueletos falsos que se parecen a la estructura ósea humana. Dos lámparas de luz blanca iluminan el sitio de paredes del mismo color, mientras que el piso es verde oscuro. 

Allí trabaja Gustavo Toro Alzate desde hace cuatro años, aunque lleva un poco más de 38 en esta institución, debe velar por el buen uso de los 11 cuerpos, órganos, huesos y químicos que utilizan para entender cómo funciona la anatomía del ser humano. 

Al entrar a la tanoteca de la UAM hay que caminar por un espacio que simula la llegada a un altar, pero que en este caso es el interruptor de la luz. A lado y lado hay mesas con lonas negras que cubren los cuerpos. El que se encuentra al lado izquierdo es el de un hombre que no tiene cabeza y le falta parte de su fémur. Gustavo explica que esto ocurrió porque las autoridades, mientras buscaban un cadáver perdido, lo dañaron al realizar algunas pruebas.

Desde hace dos años, con la ayuda de otros compañeros, implementa una técnica chilena en la que busca conservar los cuerpos que tienen en el laboratorio evitando en grandes cantidades el uso del formol, por razón de que su manipulación, aparte de molestar las mucosas como los ojos y la nariz, según la Organización Mundial de la Salud, podría generar cáncer.

¿Cómo es el proceso de conservación de los cuerpos?

conservación de cuerpos
La solución chilena conservadora lleva agua, sal de cocina, alcohol, glicerina, venselcoño, un litro de formol, un litro de esencia de eucalipto, entre otros elementos. Foto: Página.

Cuando llegan lo primero que se trabaja es la parte facial para que no se reconozca fácilmente. Mucha gente cree que son NN (Ningún Nombre), pero no. Son personas que murieron de forma natural, que la familia nunca los reclamó. Se los dan a uno como en préstamo porque hoy o mañana aparece la familia y hay que devolverlos en el estado en que estén.

Lo de la disección se trabaja porque en el cuerpo entero el estudiante no va a aprender nada, entonces es necesario ir mostrando todas sus partes. Es en este proceso cuando se empieza a deteriorar. Es demorado porque eso no es como una carnicería, usted con una cuchilla se puede tirar una vena, un nervio y ya no se puede ver bien. 

¿Cuánto puede durar un cuerpo?

Eso depende del cuidado. Nosotros tenemos cuerpos de 25 y 30 años en el laboratorio. Hay unos que si se deterioran porque trabajamos en ellos la disección. Es como organizar los cuerpos, no dejarlos como están.En disección lo que hacemos es poner los cuerpos bonitos, irlos puliendo; se les quita todo lo que es la piel y se van dejando todos los músculos aparte, se van separando las venas, las arterias; todo para que el estudiante pueda estudiar la anatomía. 

Antes de probar esta nueva sustancia en los cuerpos humanos, se hizo un convenio con el matadero para empezar a trabajar con los órganos de los animales, el resultado fue exitoso y desde ahí se decidió implementarla en los primeros, desde este sitio continúan haciendo envíos para probar otras técnicas de conservación.

¿Cómo ha sido pasar del formal a la solución chilena conservadora?

Es un cambio total, sobre todo para los estudiantes. Primero porque usted no se resistía el olor a formol, era algo mortal en el laboratorio, además que ardía mucho en los ojos.

¿Cómo se conservan los cuerpos con dicha sustancia? ¿Actúa de la misma forma?

Sí, actúa igual. Hasta ahora no se han deteriorado y no presentan ningún problema. El formol se aplicaba dos veces a la semana, con esta solución ya se aplica cada ocho días. A fin de año planeamos que sea cada quince días y vamos a ver hasta dónde más se deja ampliar. 

¿Qué retos tuvieron con la implementación de la sustancia chilena?

Uno comienza despacio. Comenzamos con dos cuerpos, los más viejitos. Al principio se dañaron porque la fórmula estaba mala. Cuando conocimos a la persona encargada en la Universidad de Manizales la corregimos y ya con eso los recuperamos.

Toro cuenta que antes era más fácil acceder a los cuerpos. Hace tiempo no les llega uno nuevo, el más “joven” lleva 14 años con ellos, esto los hizo buscar nuevos métodos de conservación.

Aunque es un olor fuerte no es desagradable. Aquí ya se utiliza una mínima cantidad de formol. Al pasar por una puerta se encuentran los otros cuerpos, los más viejos. Gustavo sale del sitio y apaga la luz, mientras cuenta que, en las noches, los estudiantes se turnan para apagarla y salen corriendo del lugar.

Diafanisación: Es una mezcla a base de glicerina en la que apenas están trabajando. Por ahora lo hacen con tres fetos y un corazón de animales. El objetivo volverlos transparentes y mostrar toda su parte ósea. El proceso puede durar entre tres y cuatro meses por órgano.  

conservación de cuerpos
Foto: Página.

 

Nuevas alternativas

  • Las sofogas y los derméstides

En un recipiente de plástico transparente hay almacenadas alrededor de 600 sofogas, unos gusanos medianos, amarillos, con anillos negros a lo largo de todo su cuerpo. Su cabeza negra como en forma de caparazón les permite adentrarse en un pequeño desierto hecho de ripio de madera. Un hueso humano se extiende a lo largo del lugar, ya lo tienen casi limpio. No les gusta la luz y cada que les abren la tapa se esconden. 

Una de las alternativas que exploran para conservar los cuerpos es con estos gusanos, ya que se encargan de limpiar en una primera parte la estructura. Luego utilizan unos cucarrones (derméstides), para terminar el proceso.

conservación de cuerpos
Foto: Página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *