Lupe Rivas Cacho

La Lupe, toda una diva latinoamericana en Manizales

La Voz de Caldas: 1926-2019
Lupe Rivas Cacho
Guadalupe Rivas Cacho

En la década de los 20 del siglo pasado a Manizales llegaron grandes artistas latinoamericanos. Una de ellos fue Guadalupe (La Lupe) Rivas Cacho. El redactor J. Pálex de LA VOZ DE CALDAS le realizó la siguiente entrevista.

Lupe Rivas Cacho. Su arte.

¿Qué es una revista? Lo que significa el: “Conócete y Aplícate”

Tres personas veo al llegarme a la sala del hotel; la una, sentada cerca a la mesa del centro, sostiene la cara entre las manos y mira vagamente como preocupada.

-Si no fuese indiscreción ¿está la señora Rivas?

-Soy yo –responde, poniéndose de pie la que llevamos bosquejado-, prosiga usted. 

-Los periodistas, señora, somos siempre amigos de quienes visitan nuestra ciudad, y más, si como usted, son artistas; ya se imaginará, pues, el objeto de mi visita; entrar en relaciones por de contado; luego ya veremos, si usted me permite estas cuartillas.

-Muy agradecida de su atención.

Es la señora Rivas persona joven, como de veintiséis años, y lo que se llama una mujer bonita; talla mediana; cuerpo agilísimo y de mucho tono; cara risueña. Es la única actriz que visito en su cuarto, en quien no se ven las huellas de los intensos colorines, ni el profundo livor de las ojeras. Trajeada muy al natural y sin aliños en la faz, que es muy blanca, un tanto pálida.

-La noté al llegar, como muy pensativa.

-Eso es verdad; mire usted que nuestro equipaje no llega, y que estamos perjudicados; ¿sabe usted lo que es una compañía de cuarenta y cinco personas sin qué hacer?

-Bien, señora, que tiene toda la razón. Eso es calamitoso. Veremos cómo se hace llegar el equipaje. Entre tanto un poco de paciencia. Voy a preguntarle, para escribir; querrá decirme, ¿en qué consiste propiamente, el género de Revistas que presenta su compañía?

-Les diré: la comedia tiene su argumento; al igual del drama y la zarzuela; la Revista se compone de una sucesión de escenas diferentes o esqueches que se llaman, y puede contener todo un drama o una comedia; la revista tiene caracterización especial y puede ser de una combinación de drama, zarzuela y comedia a la vez, como quien dice de diálogo, canto, baile; es cosa rápida y animada.

Tenemos revistas que componen quince números, por ejemplo, con trajes distintos y personajes variados, pero que siguen cierto plan, dentro de esa variedad. Es algo moderno, que hoy hace furor en Europa; y tiene como principal objeto, remedar o imitar rápidamente la psicología popular, las costumbres, los tipos, las curiosidades raciales, el alma musical y otras notas emotivas. Es bueno advertir desde ahora, que nuestro teatro es absolutamente moral, y que a él pueden asistir sin escrúpulo las familias.

-¿Y no cultivan el género serio de opereta?

-Mejor se dirá el género grande; tenemos varias obras de esta clase, nuevas y muy bonitas, como también graciosísimos sainetes. Pero le terminaré de ampliar la idea de lo que es una revista: México tiene veintiocho estados, que se diferencian notablemente por su eclecticismo e idiosincrasia, en sus modas y en sus tipos, y en su tono idiomático; eso puede verse en la revista de manera singular.

A esto, entra a la sala una aya con un niño en los brazos; primoroso chicuelo; la señora lo recibe muy cariñosa.

-¿Es suya la criatura?

-No, pero sí de una de mis cantantes; miré que hermoso…y lo cunde de besos en los mofletes; mucho que le quiero; le vi nacer; de ocho días, trabajó en el escenario; quién sabe si aquí tendremos el embrión de un artista.

-Presagio puede ser.

Como hace frío, el aya arropa al niño y se lo lleva.

Guadalupe Rivas Cacho
Guadalupe Rivas Cacho

-¿Ha tenido usted algún maestro que imitó en este género de teatro?

Puedo decir a usted que la tiple que inició este género fui yo; hice un contrato de cantante, con Leopoldo Beristain, gran actor de costumbres en mi tierra, pero a condición de no hacer ningún tipo, porque no tenía escuela para ello; pero en cierta vez me confiaron el papel de una borrachita, tipo del bajo pueblo mexicano, triunfé la primera vez, ese papel me dio algún nombre, y entonces me di cuenta de mi verdadera afición; por ahí me encaminé; a fuerza de estudio, de observación y de constancia, llegué a remedar todos los tipos, e hice mi propia escuela de arte, mi teatro propio. Desde 1917 empecé, y aquí me tiene.

-¿Ha estado usted en España?

-Sí, trabajé en Santander y en Madrid, después de haber hecho en La Habana una temporada que me abrió las puertas de los teatros españoles.

-¿Y qué tal su arte en la Península?

-Muy bien; allá se aprecia mucho este trabajo, ya que en España como en México son tan notables las diferencias provinciales.

-Y luego, ¿qué giras ha efectuado?

-En la que voy: la de Sur América: llevo recorridos Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Perú y ahora Colombia. Yo quiero mucho a Colombia, porque aquí se quiere a México. Aquí espero tener la acogida que me dieron en otros países; y en Manizales, la que me brindaron en el Valle; ya leería usted la prensa y vería que fui afortunada.

-¿No ha recogido usted revistas originales en los países que ha recorrido?

-Es siempre ello, uno de mis cuidados; de todas partes tomo algo, porque donde quiera he encontrado compositores y escritores que me hacen el trabajo que he de interpretar; en mi repertorio tengo verdaderas bellezas; espero encontrar en Colombia la manera de llevar entre mis alforjas, las característica y el alma de algunos de sus pueblos. Cuento además con la colaboración de mi esposo, el señor Juan Arosemena, director de la Compañía y compositor musical, que es autor de varias obras que trabajamos.

-Que sus intenciones se vean realizadas -le digo, dispuesto ya para marcharme.

-¡No se olvide de volver!

-Cuando tenga el gusto de verla en el escenario, para poder conceptuar de su arte. Aquí somos un poco exigentes y un mucho francos para criticar, cuando nos parece que hay motivo, y muy justos en el aplaudir. Pero con ser ello así, no obsta lo uno ni perjudica lo otro, para que seamos muy buenos amigos, y para que podamos charlar en otra ocasión.

J. Pálex“. 

Viernes, 22 de octubre de 1926. La Voz de Caldas

Toda una diva en Manizales

Lupe Rivas Cacho
Este volante circuló con La Voz de Caldas

Guadalupe Rivas Cacho nació 1899 en Ciudad de México. Fue conocida por ser “tiple cómica”: comediante, actriz y vedette. Oficios que realizó en el teatro de revista, en la televisión, en el cine y la radio.

A los 13 años comenzó a trabajar en zarzuelas y operetas en su ciudad, Jalisco, Nuevo León y Yucatán. En 1910 se integró al teatro de revista asociada con otros artistas como Leopoldo, el Cuatezón Beristáin y los muchachos Ortega, Prida y Castillo Padilla.

Se le conoció como la iniciadora de la revista mexicana de sátira política. En 1920 creó su propia compañía con su nombre. Fue novia de Diego Rivera (el mismo que se casó con Frida Khalo), él la retrató en su primer mural y con él, José Clemente Orozco y Lombardo Toledano crearon el Grupo Solidario del Movimiento Obrero.

Entre 1928 y 1939 Lupe triunfó en los escenarios de España. Allí la llamaban La Pingüica, por ser chaparrita, bajita. Su rival en escena fue Mimí Derba. Para darle realismo a sus personajes (de borracha, indigente, ladrona…) compraba los trajes que estas personas vestían.

En 1925 el compositor el José Alfonso Palacios Montalvo le compuso a ella, a María Conesa y a  Celia Montalván la canción Mi querido capitán (un fox-trot). Una parte de la canción dice: “Todas las tiples guapas/ a mí me llaman mi querido capitán/ desde María Conesa/ la Rivas Cacho y la Montalbán”.

Escuchar la canción Mi querido capitán aquí https://www.youtube.com/watch?v=aGyA1NYegrU

Actuó en 14 películas con Pedro Armendáriz, María Antonieta Pons, Miroslava Stern, Ninón Sevilla, Joaquín Pardavé y Marga López… Algunos de estos filmes son: La muerte civil (1948), La culpa de los hombres (1955), Club de señoritas (1956), Los hermanos Muerte (1964), Guitarras lloren guitarras (1965) y Domingo salvaje (1967). También actuó en las telenovelas El usurero (1969) y Atormentada (1967).

Lupe murió en Ciudad de México en 1975, a los 76 años de edad.

En Manizales estuvo casi un mes realizando sus funciones en el Teatro Manizales. Aquí presentó obras como México Típico, Si yo fuera presidente, Cosas de mi tierra, El muerto… murió… Además hizo presentaciones para recolectar fondos para el leprosario Agua de Dios y el Hospital.  Las funciones en el Teatro Manizales tenían los siguientes precios populares: Palco $1.50, luneta: $1.00; preferencia: $0.50 y galería: $0.30.

Martes, 22 de octubre de 2019. Laura Henao. UmCentral

 

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *