Grita 2019

Grita Fest 2019: una unión de géneros y generaciones

UMCentral

El Grita Fest empezó con una lluvia inclemente. La sobrecarga eléctrica de un rayo cercano bloqueó la energía en el escenario por aproximadamente 20 minutos, a tan solo media hora de la salida del primer grupo. Pero nada de eso importó. La fila de fanáticos se extendía por alrededor de dos cuadras y a la 1:00 p.m. empezaron a entrar. Entre la multitud de jóvenes, que parecían no afectarse por el frío, unas cuantas melenas plateadas resaltaban. Sus rostros – desgastados pero con la energía de un aficionado que hace lo que más ama – se sollaron la música, gritaron las canciones y poguearon.

Juan Camilo Osorio
Juan Camilo Osorio, asistente al Grita 2019.

Juan Camilo Osorio, que lleva cuatro años asistiendo al festival, comenta que lastimosamente la asistencia bajó por el recorte de presupuesto. Esto influyó en la calidad de las bandas y la publicidad de este.

En los conciertos, los muchachos –  con sus botas de combate y chaquetas de taches – reflejan dicha en sus rostros, los rockeros más maduros – los “vieja guardia” como los llaman algunos – se paran en la periferia del moshpit para disfrutar de la música, como buscando la compañía de almas afines.

“El metal es elitista; no le gusta a todo el mundo. Lo bueno no es para todo el mundo”, dice Jaime Ayala, de 64 años. Lleva medio siglo como aficionado del rock y al heavy metal. Viajó de Medellín a Manizales con unos amigos a ver, especialmente, a las bandas Onslaught e Impaled Nazarene.

El primer día del Grita Fest se concentró en los géneros punk, reggae, rock, hip hop y ska. Cabezas con peinados extraños o completamente rapadas se sacudieron frente a las líricas de resistencia de bandas internacionales como Curasbun. Los chilenos compartieron sus ideales antifascistas que han construido desde Santiago al ritmo del streetpunk. Trajeron consigo dos banderas: la de los mapuches, pueblo amerindio que habita entre Chile y Argentina y que desató una gran lucha de ideales ante las injusticias cometidas por el Estado chileno.

También ondearon la bandera Palestina, pueblo sometido por el ejército de Israel, y de donde desciende Fernando ‘Marihuana’ Sánchez, vocalista de Curasbun.

El ambiente se calentó con Consulado Popular (Colombia) al ritmo de su guacharacore; una mezcla de rock, punk y música popular colombiana, en la que se destacan los sonidos de la caja, la guacharaca y el acordeón vallenato. Para ese entonces ya iban cinco horas de festival y los rostros de los adultos se notan cansados… pero aguantan.

Camilo Rivera, guitarrista y acordeonista de la agrupación bogotana, gira uno de sus instrumentos para que el público lea lo que tiene escrito: pogo. De inmediato, el público atiende y el medio comienzan a agitarse los brazos, a lanzarse patadas y a irse unos contra otros. Juan Jose Escobar, de 22 años, resaltó que, a pesar de la violencia que se pueda ver reflejada en este baile, hay unas normas que predominan. Por ejemplo, si alguien cae lo ayudan a levantar.

Alcolyricos en Grita 2019
Alcolyricoz sacudió al público y resaltó la importancia del respeto y el recibimiento de diferentes géneros en este evento. Foto: Alejandro Jiménez.

La noche se acercaba y la energía de un potro descarriado se sentía entre las 8 mil 400 personas que llegaron esa tarde a Expoferias. Las luces de colores se encendieron y el olor a marihuana inundaba el ambiente como antesala del show del grupo de hip hop antioqueño Alcolyrikoz.

Los vocalistas Kaztro y Gambeta imponen el flow desde la tarima mientras que Fazeta, DJ de la banda, marca el ritmo con Cariñito, de Rodolfo Aicardi. “Nunca, pero nunca, me abandones cariñito”, cantaron punketos, metaleros, rockeros y vieja guardia. “Que bueno que aquí estemos unidos diferentes géneros musicales. Ya estamos muy divididos en este país”, recalcó Gambeta.

 

Domingo negro

Las chaquetas de cuero, camisetas de bandas, botas militares y pantalones camuflados llegaron el domingo al Grita Fest. De nuevo, las personas mayores se mezclaban con los mechudos, luciendo sus canas y sus pintas más clásicas. Eso sí, mucho negro.

Este día la audiencia sentiría el poder de los diferentes géneros del metal: heavy, groove, death, nuclear y thrash. Bandas como Mathausen, Butchery y Altar of Rebellion marcaron el inicio de la jornada, mientras los espectadores se preparaban para el gran final con Impaled Nazarene.

La banda pereirana Bang puso a los 10 mil 100 asistentes a agitar sus puños, mientras que la bajista Lina de la Parra, de la banda kilCrops, se robó la atención por su talento y belleza.  Óscar Julián Niño Rincón – de melena blanca, rostro arrugado y un poco alterado por el alcohol – se declaró fan número 1 de la banda y gritaba “¡No te olvides de San Fernando!”. Este bogotano aseguró conocer a la agrupaciòn desde 1999 y vino al festival especialmente a verlos.

Óscar Julián Niño
Óscar Julián Niño viajó desde Bogotá para disfrutar del Grita 2019. Foto: Juliana Bermúdez.

Los estadounidenses de Misery Index pusieron a poguear a los vieja guardia y a los mas jóvenes, y con la entrada de los británicos de Onslaught, el ambiente ya no podía estar más arriba.  Finalmente llegó el turno de Impaled Nazarene, banda finesa de temáticas satánicas y la más esperada del evento.

El último acordé sonó y la noche –  fría y oscura – despidió, una vez más, la edición de Grita Fest. Los vieja guardia se despidieron al mejor estilo de AC/DC: “for those about to rock, we salute you”, promoviendo la pasión en las nuevas generaciones. “Que vengan y disfruten; que se incluyan y bailen como si uno bailara cualquier música, pero el Rock & Roll se viene es a gozar”, es el mensaje que deja Jaime Niño a la juventud.

Uno por uno abandonan el lugar, mientras dejaban atrás la tarima vacía, miles de huellas de botas y zapatos marcadas en la tierra, basura por recoger y muchos recuerdos por repetir después de dos días a puro rock.

Pogo en el Grita 2019
La lluvia inclemente y los rostros desgastados pero con la energía de un aficionado que hace lo que más ama. Foto: Juliana Bermúdez.

Aquí el resumen del Festival Grita 2019:

 

Perioditas: Juliana Bermúdez González, Nicolás Arboleda y Luis Fernando Trejos.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *