Mariana Gómez, una graduada con “excelencia periodística”

Decom Egrecom

 #DecomBoletínInterno

Mariana Gómez Gutiérrez se graduó de Escuela de Comunicación U. Manizales en marzo del 2019 e hizo su práctica en la casa editorial El Tiempo. Allí ganó un reconocimiento a la excelencia periodística con un formato llamado No es de locos. También pasó por El Espectador, pero decidió regresar a El Tiempo, donde actualmente labora.

El Consultorio de Comunicación Corporativa (C3) U. Manizales dialogó con Mariana para conocer más sobre su labor en los dos periódicos más importantes del país, sus méritos y algunas remembranzas de su paso por la universidad.

 

¿Cuál fue el premio que ganaste y por qué?

El premio que gané fue un reconocimiento que hace la Casa Editorial El Tiempo cada año a los periodistas que han tenido trabajos destacados. Gané un premio a la excelencia periodística con un formato que se llamaba No es de locos, que es sobre enfermedades mentales.

Esto es un formato comienza por una iniciativa del El Tiempo para hablar sin tabúes de temas como lo son las enfermedades mentales y así derribar barreras sociales. Participé en ese proyecto cuando era practicante, desde el área de video, y esto tuvo que ver con toda la parte de grabaciones, edición, diseño y montaje, entre otros.

 

¿Qué diferencias hay entre trabajar El Tiempo y El Espectador?

Son lugares totalmente diferentes y son dos medios de comunicación que trabajan prensa como enfoque fundamental, pero tienen ideologías distintas y formas de trabajar también diferentes.

Mi participación en ambos medios fue diferente ya que en El Tiempo hice periodismo audiovisual y tuve la oportunidad de enfrentarme a momentos muy coyunturales, pero también fue un periodo y una experiencia que me aportó criterio.

Sin embargo, en El Espectador trabajé con La Pulla. Grababa formatos como lo eran Del 1 al 5 y también en Hagamos Memoria. Tuve la oportunidad de hacer trabajos de más largo aliento, ya que hice un reportaje en Hidroituango.

Finalmente fueron trabajos de los cuales me siento orgullosa, porque fueron grandes aprendizajes. Me reté mucho y más, en la parte periodística.

 

¿Cómo sientes que te preparó la escuela para tu vida laboral?

Un factor importante del programa es que desde los primeros semestres nos motivan y nos incentivan a enfrentarnos a la calle, a saber hacer una entrevista y a cómo debes acercarte y tratar una fuente

La Escuela de Comunicación me dió herramientas prácticas para saber cómo defenderme y es un valor agregado importante a la hora de enfrentarse en un futuro laboral.

Todo esto son cosas que a uno lo van formando para ser un profesional con criterio. Además, dan todas las herramientas para finalmente ser un gran profesional.

 

¿Qué anécdotas recuerdas de la Escuela de Comunicación?

Lo que más recuerdo son los semestres de televisión, porque realmente fueron de mucha presión, de mucho estrés, ya que los profesores te regañaban todo el tiempo y estaban “encima de uno” en todo momento.

Sin embargo, en la universidad o en la Escuela de Comunicación siempre nos decían: “Esos momentos se asemejan mucho a la vida laboral”. Siento que esos momentos realmente hicieron de la periodista que soy ahora. 

 

Redacción: Maria Camila Galeano Díaz, prepracticante del Consultorio de Comunicación Corporativa U. Manizales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *