Ferrocarril de Caldas

Apuesta del gobernador de Caldas que generó críticas

La Voz de Caldas: 1926-2019
Ferrocarril de Caldas
Ferrocarril Caldas en Villamaría

La apuesta que hizo el gobernador de Caldas (Francisco José Ocampo, quien además era el fundador del diario La Patria) con unos ciudadanos, entre ellos Abel Mejía, de que en 1927 llegaría el Ferrocarril a Maizales generó la burla de LA VOZ DE CALDAS. Burla que en forma de ironía se publicó en el siguiente editorial:

La apuesta considerada como nueva ciencia política

El señor Gobernador de departamento ha apostado con un grupo de caballeros a que el Ferrocarril de Caldas llega a la ciudad de Manizales en agosto del año entrante. Vale la apuesta la suma de dos mil quinientos pesos oro.

Quizás es de la única manera que llegue a Manizales el Ferrocarril de Caldas; a base de apuestas en las cuales tenga directa participación el muy ilustre gobernante. Si el Ferrocarril llega en ese tiempo el Gobernador gana dos mil quinientos pesos.

Pero la ganancia es lo de menos, no obstante que para una persona pobre esa cantidad representa un gran valor. Lo magnífico es que, como un tributo de justicia, el nuevo sistema gubernativo debe ser patentado en favor del doctor Francisco José Ocampo. La administración pública a base de apuestas, es decir, a base de juegos de suerte y azar, es más eficaz, que la administración a base de leyes,de ciencias políticas, de ilustración y de competencia.

No ha mucho que un gran diario en Bogotá decía que es Manizales la ciudad trágica. “Nosotros decimos que es la ciudad cómica. Pero como no queremos que prevalezca nuestra apreciación sobre la de aquel periódico, ni nos resignamos a que aquella prive sobre la nuestra, las combinamos ambas y decimos entonces: Manizales es la ciudad cómico-trágica. “

Pero con todo y ser la ciudad cómico-trágica está muy perilustre Manizales, “el país tendrá que agradecernos la nueva invención que le hemos dado para garantizar la mayor eficacia del régimen gubernativo: la ciencia de las apuestas aplicada a la administración pública.” Están muy cerca de las condecoraciones. Serán muchos los días que habrán que transcurrir sin que sobre el escudo de la ciudad de Manizales esté en caracteres de alto relieve esculpido el mensaje de gratitud de todos los pueblos de los nuevos y antiguos continentes.

El Tribunal Internacional de la Haya y la Liga de las Naciones que periódicamente se reúne en la apacible ciudad de Ginebra a revolucionar el mundo con pretextos de paz, en este nuevo sistema de acción política encontrarán un auxiliar maravilloso para dirimir las grandes cuestiones internacionales. Inglaterra dirá: apuesto a que le declaró la guerra a Francia. Y Francia dirá: apuesto a que no le acepto la guerra a Inglaterra. Y merced a las apuestas ni la guerra le será declarada ni aceptada. Apuesto a que domino en el Tánger, dirá España. Y Francia replicará: apuesto a que mi acción en el Tánger será exclusiva. Y gracias al poder mareante de las apuestas ni España será dueña del Tánger pero Francia tampoco lo será, y por ninguna de las dos cosas se habrá derramado una sola gota de sangre humana. Porque lo impedirán las pujas y repujas de los `PATOS´ y de los espectadores.

Lo malo, por el sentimiento de caridad que en todo corazón se alberga, es que si el gobernador pierde, pierde mucho, y si gana don Abel Mejía poco gana. Cuestión de estatura económica.

Pero sea de ello lo que fuere, lléguese a dar las condecoraciones o sea que las nieguen las altas potencias, es lo cierto  que Manizales es una ciudad encantadora en donde sólo por las apuestas se sabe si un Ferrocarril llega a un lugar determinado en fecha señalada o no.

`Tenemos derecho a ser el hombre que llevaba puesta la camisa de la felicidad´ .

Jueves, 14 de octubre de 1926. La Voz de Caldas

Ganó la apuesta

El departamento de Caldas es un territorio muy quebrado, tiene muchas colinas, ríos, montañas, etc. Su geografía provocó que se retardara las obras del Ferrocarril. La línea férrea avanzó desde Pereira hasta Villamaría en un año, llegó allí en 1925. Pero de Villamaría a Manizales se tardó más de lo esperado.

La construcción del Ferrocarril de Caldas inició en 1917 (salió desde Cartago en 1919), llegó a la estación Villegas en 1925 (allí se unió con el Ferrocarril del Pacífico). A Manizales el Ferrocarril llegó a mitad de 1927 (el gobernador Ocampo ganó la apuesta).

En 1948, la Ley 110 autorizó a la Nación comprar al Departamento el Ferrocarril, pues le generaba pérdidas a Caldas por la construcción de las carreteras. En 1959, una turba en Pereira arrancó los rieles del  Ferrocarril en esta ciudad porque le estorbaban en su desarrollo urbano. Desde ese momento Manizales quedó aislada de la red nacional de ferrocarriles. Años más tarde se abandonaron otros tramos del Ferrocarril.

Martes, 15 de octubre de 2019. Sofía Morales. UmCentral

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *