Teatro

El teatro y el amor trágico

En portada

Así como la flor de loto emerge del agua, el amor surge como una condición humana casi imposible de evitar. Mueve acciones y pensamientos y, por qué no, expresiones como el teatro. Aparece en forma de libreto; fácil de aprender y difícil de olvidar. Nos atrapa y nos envuelve en su propia dramaturgia y, sin saberlo, terminamos siendo actores del mismo drama con diferentes historias. 

El enigmático amor se manifiesta en el teatro de muchas maneras pero, seguramente, la más utilizada,  la explica muy el protagonista de este texto, dramaturgo y experto, Juan Camilo Molina Cruz. Para él “el amor es el hilo que permite tejer relaciones entre nosotros. La gran pasión humana que nos moviliza y el teatro pone en escena las relaciones marcadas por estas pasiones”. 

Acto I: El amor clásico:

Teatro
Teatro clásico. Ilustración: Laura Serna Jiménez

_ Se abre el telón 

_ Estrofa 1: En los siglos V y VI a.c, en Grecia, nace el teatro como un acto divino. El  dios Dionisio, de la agricultura y del vino, era el festejado por los rituales de la época. Poco después, aparecen los grandes exponentes del teatro griego: Esquilo y Sófocles. Aquí es como emerge de las profundidades, ese género llamado Amor Trágico. 

_ Héroe ( Juan Camilo Molina): “Dos de los ejemplos de amor fraternal y no romántico en la tragedia clásica, son Antígona y Edipo Rey, de Sófocles. Antígona, por amor y por respeto a su cultura, decide sobrepasar la ley y robarse el cadáver de su hermano Polinices para sepultarlo. Edipo, en cambio, se saca los ojos al descubrir que asesinó a su padre y procreó con su propia madre.  

En este teatro hay un sustento de causa y efecto que persigue el sujeto para alcanzar un objetivo. Aquí, el asunto por enfrentar es la resignación y se asume la desgracia con una actitud orgullosa”.

_ Antístrofa 1: La palabra “tragedia” proviene de “tragoedia” que, en Griego, significa “canto del macho cabrío”. Así, podríamos decir que estas dos obras de Sófocles que menciona Molina, representan la desesperación de un acto de amor fallido. 

_ Corifeo: “Haciendo tales imprecaciones una y otra vez –que no una sola–, se iba golpeando los ojos con los broches. Las pupilas ensangrentadas teñían las mejillas y no destilaban gotas chorreantes de sangre, sino que todo se mojaba con una negra lluvia y granizada de sangre”. Fragmento de Edipo Rey. 

_ Se cierra el telón. 

_ Intermedio.

Acto II: El amor moderno

Teatro
Teatro moderno. Ilustración Laura Serna Jiménez

_ Se abre el telón. 

_ Escena 1: La flor de loto cumple su ciclo y le da espacio a una nueva flor naciente. El teatro renacentista o moderno, surge en los siglos XVI y XVII. Ya no eran los dioses el foco del mundo, si no el hombre el que tomaba el protagonismo. Había una búsqueda constante de la recreación de la realidad y la exaltación de la naturaleza. En esta época, aparecen autores como Bartolomé Torres Naharro, Lope de Rueda, Fernando de RojasWilliam Shakespeare.  

_ Juan Camilo: “ Para el desarrollo del amor en el teatro, la primera obra que se viene a la cabeza es Romeo y Julieta. Es la obra que ha logrado plasmar este sentimiento en la dramaturgia. Inclusive, si uno lee la obra, se da cuenta que los personajes tienen 15 años. O sea que es un amor adolescente, caprichoso, que lo traslada a uno como espectador a otra noción del tiempo y del espacio. Se ha convertido en la obra emblema romance, en la búsqueda de ese amor que lucha contra la corriente y converge en un final trágico”.  

_ Escena 2: El teatro moderno, a diferencia del clásico, no tiene en su técnica un coro que dirija al personaje principal. Existe una reflexión personal que se hace el mismo protagonista y éste actúa como su propia conciencia. Esto se ve evidenciado en el momento en que Romeo mata a Teobaldo (primo de Julieta) y se da cuenta de que las consecuencias son fatales cuando dice: “ ¡Oh! ¡soy el juguete de la fortuna!

_ Se cierra el telón.

Intermedio               

Acto III (final): El amor contemporáneo

Teatro
Teatro contemporáneo. Ilustración Laura Serna Jiménez

_ Se abre el telón. 

_ Y entre todas las flores de loto, nace aquella que tiene los colores más peculiares, la que difiere de las demás por sus cambios llamativos y toma el protagonismo. El teatro contemporáneo nace entre los siglos XIX y XX y se traduce en todo un movimiento vanguardista donde el amor y la dramaturgia, confluyen para salir de los esquemas de las historias tradicionales. Aparece el melodrama. 

_ Actor (Juan Camilo): “ Nietzsche mencionaba que la característica sublime del teatro era juntar lo cómico y lo trágico o lo sagrado y lo profano. Estamos entre el ser instintivo que quiere y el ser social que debe. Quizás nos estamos acercando a unas formas de representar el amor que ya fueron y ese es el conflicto de la contemporaneidad. De hecho, el teatro medieval era mucho más performático que el mismo performance y puede que veamos algo diferente pero se cuenta la misma historia. Lo que cambia es el lenguaje”. 

_ Así como la naturaleza no se interesa por destacar las flores más bonitas ni las especies más exuberantes, así, el teatro pone en bandeja de plata sus diferentes formas de representarse a sí mismo como un acto de amor. Busca sensibilizar a un mundo que se acostumbró a vivir historias pero no a quererlas contemplar. 

_ Se cierra el telón 

 

FIN. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *