Aquilino Villegas.

Elogios a Aquilino

La Voz de Caldas: 1926-2019
Busto en bronce de Aquilino Villegas. Artista Luis Pinto Bustamante

La editorial del 6 de octubre de 1926, destaca la brillantez de Aquilino Villegas Hoyos, quien en días anteriores dio sus conceptos sobre diversos temas a LA VOZ DE CALDAS. El director del diario de la tarde, Eudoro Galarza Ossa, expresó: “Como lo dijo un pensador, ´ni la muerte cancela las cuentas de los Jefes de Nación y Partido´ sería el colmo de la corrupción que Manizales absolviera a los que decretaron la muerte en el absurdo contrato que el doctor Aquilino Villegas llama inicuo”.

Estas palabras hacen relación al contrato que tenía la Nación con la compañía norteamericana Casa Ulen para la reconstrucción de Manizales luego de los incendios de 1925 y 1926 que arrasaron el centro de la ciudad. Villegas fue un duro crítico de la labor de la Ulen. “Gracias a las 16 notificaciones que si se hubiesen insertado en el contrato, la nación, el departamento, los municipios y particulares, no estarían en manos de la Ulen”.

Sostiene que el interventor de las obras de la Ulen todo lo ve maravillosamente y la junta apenas si da señales de vida, “pero el interventor debería ser nuestro, que sienta nuestro dolor y la sociedad debería imponerlo mientras dispone la definitiva liquidación de ese potro de tortura”.

Jueves, 6 de octubre de 1926. La Voz de Caldas

Don Aquilino

Aquilino Villegas Hoyos (1880-1940) fue uno de los grandes líderes que le dio Caldas a Colombia. Abogado, escritor, periodista, político, orador. Fue senador en varios períodos y ministro de Obras Públicas en el gobierno del general Pedro Nel Ospina (1922).

Fue un guía para Manizales después del incendio del 20 de marzo de 1926. Apoyó a la Liga de Acción y Defensa (organización comunitaria creada para vigilar el cumplimiento de lo dispuesto por las leyes de reconstrucción de la ciudad después del incendio) e hizo parte de la Junta de Reconstrucción de Manizales. Estuvo pendiente del banqueo de la Plaza de Bolívar y de las calles (allanar el terreno en pendiente en planos escalonados para formar bancales), así como de la construcción del nuevo acueducto, del desarrollo de los cables aéreos y presionó para que el tren pudiera por fin comunicar a Manizales con San Francisco (hoy Chinchiná).

Pero además vigiló las acciones de la Ulen, la empresa constructora que contrató el Gobierno nacional para la reconstrucción de Manizales. Pero también se preocupó por el desarrollo de otras ciudades como Armenia y Pereira que en ese entonces hacían parte del departamento de Caldas.

Sobre la Ulen y la Junta de Reconstrucción de la ciudad llegó a decir: “Por ahora deberíamos exigirle imperiosa y atrevidamente, publicidad en sus cuentas, planes y planos detallados y concienzudos, especificaciones técnicas de cada obra pública y presupuestos detallados y minuciosos, no globales. Y sobre todo, rapidez, eficacia y hombres bien preparados. Ese es el deber de la Junta compuesta de hombres capaces en el mundo de los negocios. No debemos olvidar que la Ulen va a gastar el dinero de todos en las obras públicas, y creo que tenemos derecho de pedir lo que dejo mencionado. En cuanto a las obras particulares, que cada propietario pida lo mismo y que la Junta le ayude; se trata de su propio dinero”.

Domingo, 6 de octubre de 2019. Luna Giraldo Gallego. UmCentral

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *