Donjuanismo

Síndrome de Donjuán: más allá de mera coquetería

En portada
Fotos Maryi Cortés Castrillón

Lea el siguiente cuestionario:

¿Es un hombre detallista y cae en cuenta de cosas que otros hombres no?

¿Es un excelente conversador y escucha de los dramas femeninos?

¿Presume de poca atención a su apariencia, pero casi siempre luce bien?

Pues quiero decirle que, si su respuesta fue afirmativa a dos o más preguntas, según la revista Semana, usted podría ser parte de la población de hombres que padecen del Síndrome de Donjuán.

Pero ¿Don Juan? ¿Eso no es un man que aparece en una película? Sí, es un concepto de película y de dramas teatrales, pero el personaje no necesariamente sale de las pantallas o se presenta ante grandes públicos.

Don Juan Tenorio (1844), texto de José Zorrilla, y los protagonistas de películas como Hitch, especialista en seducción (2005) y Lo que ellas quieren (2000), son muestras recreadas de lo que puede denominarse como un donjuán.

Para ejemplificar: Alex ‘Hitch’ Hitchens, del filme Hitch, especialista en seducción (2005) y Lo que ellas quieren (2000), son muestras recreadas de lo que puede denominarse como donjuán.

Para ejemplificar: Alex ´Hitch´ Hitchens, del filme Hitch, especialista en seducción, padece este Síndrome. Él sabe conquistar, pero no sabe de sentimientos y no conoce el amor real. Le cuesta establecer una vida amorosa estable, porque para él las mujeres son un accesorio que se puede cambiar todos los días.

Paula Andrea Leguizamón Londoño, docente de artes escénicas de la Universidad de Caldas, define a un donjuán como ese personaje con un afán desmedido por seducir muchas mujeres, por tenerlas a sus pies. Un hombre que necesita de varias conquistas para poder confirmarse como macho. Algo así como la virilidad contable.

Sin embargo, hace énfasis en que el teatro normalmente se muestran como actores que llevan dos o tres mujeres detrás de ellos, enamoradas hasta el tuétano. No es un hombre que le guste presionar, mucho menos acosar a su cometido. Es, por el contrario, romántico, entretenedor y muy caballeroso. Tanto que parece perfecto.

Las doñajuanas

Las Doñas Juanas

Leguizamón recalca que el donjuán no se ve solamente en los hombres, sino que en las mujeres también. Es más, tanto en el teatro como en la ópera, son más las féminas quienes cumplen con ese rol conquistador. En las películas se puede evidenciar en actrices como Jennifer Lawrence en su rol de Katniss Everdeen, de los Juegos del Hambre (2012), o el de Alicia Silverstone como Cher en la película Clueless (1995). Para algo más cercano, se puede ver claramente en Mía, de RBD.

Desde la psicología se pueden construir como pacientes que poseen un ego frágil que pretenden tener una autoestima alta, sostenida en el número de sus conquistas. Erika Marín, psicóloga de la Universidad de Manizales, establece que estas personas tienen unos rasgos narcisistas en su personalidad. Alimentan su ego cuando confirman su valor personal, cuando logran la atracción recíproca con una mujer o un hombre. Pero también se gratifican cuando engañan y presentan la decepción de otra persona al terminar una relación con ellos.

Las conductas promiscuas son más comunes en los hombres porque esta legitimado en la sociedad. Se refuerza el concepto de masculinidad basándose en que el tener mujeres es como coleccionar mercancías o trofeos. Por el contrario, una mujer cuantos más hombres tenga, menos mujer es.

Donjuanismo en la universidad

La vida universitaria es un sistema social muy estrecho donde todos se conocen con todos, explica Erika. Por ejemplo, si el implicado tiene a tres o cuatro mujeres con las que se ha enredado en el mismo lugar, habrá una indisposición del ambiente. Es algo inevitable.

Salir con un donjuán está estrechamente ligado con una decepción amorosa y estas pueden ser peligrosas en el ámbito académico. Se dice que de amor no se muere nadie, pero está comprobado – científicamente – que cuando te parten el corazón puedes sufrir el Síndrome de Takotsubo (ver recuadro). Es lo que da cuando sufres un shock emocional.

Síndrome de Takotsubo

El ventrículo izquierdo del corazón se deforma levemente, lo que genera un estrechamiento de las arterias coronarias. Esto deriva en que el corazón pierde fuerza al bombear sangre al punto que se padecen síntomas similares a los de un paro cardiaco

Además, a la decepción amorosa la acompaña la tristeza, que puede acabar en depresión. También la ansiedad. Sobrellevar estos síntomas, combinados con las épocas de exámenes y los trabajos de la universidad, puede tornarse más peligroso de lo que se alcanza a dimensionar.

Las notas bajan, el ánimo decrece y la sensibilidad aumenta. Por eso hay que cuidarse a la hora de conseguir una pareja. No sabes con quién te vas a encontrar.

Y si sientes padecer este donjuanismo, por favor recurre al especialista mental de confianza. Allí te pueden diagnosticar la situación que te lleva a que te comportes de esa manera. Hazlo, ilusionar no está bien.

La profesora Leguizamón señala que el donjuán se reconoce como hombre por la misma cultura machista y arraigada que tiene la sociedad

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *