Evitar el amor

En el amor: que vuelen las mariposas ¡pero no en el estómago!

En portada

“Tantas formas de cagarla y uno elige enamorarse”, dice una de esas frases que es tan común ver en las cuentas de Facebook de los adolescentes. Hay que dejar que las mariposas vuelen, ¡pero fuera del estómago! Consolidar una relación es un tema cada vez más complejo de afrontar por parte de las nuevas generaciones. Entre los 15 y 25 años llueven las coqueterías, mensajes tiernos, regalos y toda clase de estrategias con el fin de convencer a alguien de que sea su pareja.

Un sondeo realizado con 58 jóvenes, mostró que el 79% de ellos ha rechazado a una persona que les ha propuesto iniciar un noviazgo. También, que las mujeres tienen una mayor tendencia (83%) que los hombres (36%) a resistirse a ‘darle el cuadre’ a un pretendiente.

Hay un miedo a sufrir o también inexperiencia por no saber manejar las relaciones, estas son las razones que expone el sicólogo Aníbal Bustamante Estrada. Respecto al comportamiento de las mujeres, la sexóloga Magdalena Villegas asegura que “las luchas libradas por los movimientos feministas a lo largo de los últimos tiempos y el ingreso de las mujeres al campo académico y laboral, probablemente han generado grandes modificaciones en la forma de ellas relacionarse”. Añade que, hoy en día, el matrimonio o los compromisos más permanentes son sólo una opción en su proyecto de vida.

En estas circunstancias, se convierte en todo un reto, en especial para los hombres, decir la tradicional y significativa frase: ¿Quieres ser mi novia? La respuesta podrá llevar una carga de maripositas en el estómago o, por el contrario, el aplastamiento despiadado de estos insectos imaginarios.

En tiempos de teatro, drama, amor y amistad, Página presenta las frases más comunes entre los jóvenes para evadir el inicio de una relación sentimental. Una mirada gráfica crítica, una voz involucrada y el análisis experto componen esta visión de aquellos que supieron hacerle el quite a los flechazos de cupido.

*Nota: solo mencionaremos la edad y la carrera de los protagonistas, para cuidarlos del señalamiento público de sus enamorados.

 

Evitar el amor
“Me asustan los compromisos “

Ciencias políticas. 18 años.  Cuando me dijeron eso sufrí mucho, porque él había dado pie para que todo se viera como si de verdad nos fuéramos a cuadrar. Después resultó que no, que no le gustaban los compromisos. Literal, me dijo que como que solo había jugado conmigo y ya.

Sexóloga: Estas palabras responden al temor de que la relación llegase a tornarse tan exigente que obstaculizara la consecución de los planes propuestos. Con todo lo que ha evolucionado la sociedad, aún quedan resquicios de machismo que afectan el compartir equitativo  entre hombres y mujeres

 

Evitar el amor
Solo te veo como un amigo”

Producción musical. 19 años. Estaba hablando con una amiga, que conocía hace mucho tiempo, y tratando el tema le dije que si quería ser mi pareja. Ella me dijo eso y sentimentalmente lo sentí como un baldado de agua fría.

Sexóloga: Refleja falta de interés por involucrarse en una relación, quizás porque no hay una conexión afectiva, erótica o de cualquier otro tipo o porque la persona a quien se le dirigen esas palabras tenga simultáneamente otra relación que eventualmente genere conflictos.

 

Evitar el amor
“No he superado a mi ex”

Periodismo. 20 años. Me iba a meter con alguien, pero la verdad sentía -siento- que no he superado a mi ex, entonces le dije eso porque es la verdad, no me gusta decir mentiras.

Sexóloga: Esta respuesta encierra un sentimiento de pérdida afectiva, por la separación del ser amado o, lastimosamente, también puede obedecer a eventos traumáticos al interior de una relación abusiva que, por supuesto, no se quiera repetir.

 

Evitar el amor
“Ahora estoy concentrada en mis estudios”

Comunicación Social. 22 años. Estaba trabajando y estudiando. Aparte me gustaba otro, entonces le dije que necesitaba concentrarme en mis estudios y no tenía tiempo para las relaciones amorosas.

Sicólogo: Hay que mirar si realmente es por eso. Puede ser verdad, solo le interesa estudiar, sacar su carrera adelante o lo usa como excusa. También puede ser que una relación la va a distraer, le va a quitar tiempo o piensa que al involucrarse con alguien y terminar, va a sufrir y descuidar sus estudios.

 

Evitar el amor
“No eres el hombre para mí”

Enfermería. 21 años. Me di cuenta que verdaderamente no es un hombre bueno para mí o que es “superperro” y tiene por ahí sus guardados. Empecé creyendo que era una amistad y lo empecé a ilusionar, pero no.

Sicólogo: No hay química, lo que es válido. La mujer pide mucho o está pidiendo poco o el hombre ofrece poco; habría que mirar la situación particular. Son expresiones muy ambiguas que se pueden interpretar de muchas formas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *