Andrés Dalmau

El violista Dalmau se enfrentó al Concejo de Manizales

La Voz de Caldas: 1926-2019
Andrés Dalmau
Publicidad de un concierto de Andrés Dalmau en Argentina

Los socios del Jolly Club tuvieron la excelente idea de inaugurarlo el sábado en la noche con un concierto a cargo del maestro Dalmau y de su esposa la señora Salomé Blanchart.

A este acto concurrieron muy distinguidas damas de nuestra sociedad y muchos caballeros.

Dalmau ejecuto en su violín algunas de las mejores selecciones de las grandes artistas en forma que dejó verdaderamente maravillado al público.

Las ovacione fueron extraordinarios. El entusiasmo en el salón era algo formidable.

Los sonidos que el maestro saca de su violín parecen en verdad cosa de milagro.

Ejecuta de memoria siempre, con una precisión sorprendente y con una belleza única. Dalmau extrae de su violín las voces más variadas y de mayor delicadeza.

Donde más pudimos apreciar la ejecución del maestro, fue en Souvenier de D´Haydn, número con el cual se ponen de relieve todas las capacidades del ejecutante y donde se oye la diversidad de voces que da un violín en unas manos privilegiadas. En este número, como en El Ruiseñor, Dalmau es verdaderamente admirable.

La señora Blanchart tuvo a su cargo el segundo acto del concierto y sorprendió a la concurrencia con su voz tan fina como bien educada.

El maestro Ricardo Zozaya hizo el acompañamiento al piano.

Después de este bellísimo concierto llegó la Orquesta Manizales y amenizó las horas del Club hasta avanzadas horas de la noche. La fiesta del Club estuvo sumamente animada y se terminó en las horas de la madrugada.

Ojalá que Dalmau pudiera organizar un nuevo concierto en el Teatro, para que los amantes de la música que no lo oyeron, no se queden sin conocer este prodigio, pues artistas de esta naturaleza no nos viene sino muy de tiempo en tiempo“.

Lunes, 4 de octubre de 1926. La Voz de Caldas

Concejo vs. Dalmau

El argentino Andrés S. Dalmau era el mejor violinista latinoamericano de comienzos del siglo XX, lo llamaban el Poeta del Violín; su esposa Salomé Blanchart se destacaba como una buena soprano de ópera, y el madrileño pianista Ricardo Zozaya era muy respetado en el continente. Antes de llegar a Manizales ya había realizado varias giras por el América y Europa. Pero en Manizales Dalmau tuvo un encontrón con el Concejo de la ciudad.

Dalmau se quejó ante LA VOZ DE CALDAS de que el Concejo le negó la realización de concierto en el Paraninfo del Palacio Municipal. “Hice una justa petición al Concejo, y fue negada en una sesión borrascosa de esta tarde. El único que tuvo frases de estímulo para los artistas fue el concejal Cordobés (…) La sesión, que tuvo visos de trágica y que terminó en sainete, fue ilustrada con tópicos y cosas muy explicables en una corporación que no está enseñada a esas manifestaciones de arte. Por ejemplo, uno de los señores concejales, cuyo nombre no lo sé… ese señor se levantó indignado cuando se discutía sobre el permiso para dar la audición en el Paraninfo, y dijo que éste no podía convertirse en un teatro. Esto denota que el mencionado concejal desconoce en absoluto lo que quiere decir la palabra ´recital´ o audición, y por consiguiente desconoce todo lo que se relaciona con las reglas más elementales del arte”.

Dalmau le explicó a dicho concejal que audición viene de oír y no de ver, como el teatro que es para ver. Señaló: “… un concierto puede darse en un teatro; pero en la ciudades cultas, hoy en día, hay salones especiales para los conciertos o recitales… Cuando no hay salas de conciertos, naturalmente que el artista se resigna a dar el concierto en un teatro cualquiera como si fuera una coupletista, o como si pretendiera dar otro espectáculo, palabra que tampoco le cuadra el recital”.

Al parecer los concejales temían que el público fumara en la función. “No creo que la música tenga el don de incendiar los edificios; en mi concierto al público que asista no tendría yo, ni nadie, necesidad de advertirle que dejase de fumar, porque hacer eso sería una ofensa a la proverbial cultura que aquí existe”, aclaró.

A Dalmau le extrañó que en Manizales, a diferencia de otras ciudades del mundo, no se pudiera utilizar “las casas consistoriales, o los palacios oficiales” para las manifestaciones de arte, eso, según él “revela cuando menos ignorancia”. No obstante, agregó que por el cariño que le tiene a Manizales “tengo que ofrecerle una selección de los mejores artistas mundiales, antes de irme con mi música a otra parte. Voy a solicitar los salones del Círculo de Comercio, donde espero que no han de considerar que mi audición sea incendiaria”.

Y sobre la posibilidad de que tampoco le cediera el Teatro Manizales, señaló: “Es una lástima. Es, ante todo, un bonito edificio. Pero los señores empresarios piden por él lo que otro teatro del mundo no osaría pedir. Porque usted comprende que un recital no daría para dejarse uno explotar ya que esto no es ni justo, mi humano”.

Jueves, 3 de octubre de 2019. UmCentral

Avisos de ayer

Aviso Camargo

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *