Santiago Muñoz Pineda

El actor Santiago Muñoz: tras bambalinas de un sueño

Festival Internacional de Teatro Página
Santiago Muñoz Pineda
Santiago Muñoz Pineda

Desde hace meses Santiago Muñoz Pineda esperaba la llegada del 21 de septiembre de 2019. Marcaba en un calendario los días para que empezara el Festival de Teatro de Manizales.

Santiago tiene el teatro en las venas. Interpreta sus personajes con tal compromiso que no los pierde hasta que éstos dan sus últimos suspiros, en el momento en el que el telón cae y los aplausos retumban en el escenario.

Desde que cursó sus primeras clases, en la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad de Caldas, se entregó de lleno. Su primer papel en un montaje profesional fue en el 2017 como el comendador Fernán Gómez de Guzmán, en la obra Fuenteovejuna -obra del Siglo de Oro español del dramaturgo Lope de Vega-. Desde allí entendió que actuar era su vocación.

Desde niño Santiago siempre supo que el mundo de las artes lo esperaba. Modeló en pasarelas infantiles, tocó violín durante tres años y actuó en obras escolares. Ahora – con su cabello largo azabache, con su tez blanca y sus ojos marrón oscuro, busca abrirse paso en el gremio local. Ha participado en obras como Fuenteovejuna (2017), Ocasos (2017), Antonieta -Ópera- (2018), ZOO-M (2018), La Viuda Alegre (2018) y Opera 1819 (2019). Ha actuado en cortometrajes como Asfixia (2017), Sexting (2018) y Voluntario Maquinal (2019).

Emoción, concentración y aplausos

Santiago Muñoz Pineda
Muñoz interpretó al abogado defensor en la obra Antonieta en el 2018. Foto:  Revista Alternativa.

Para este joven de 22 años actuar es buscarse en sí mismo para dar cabida a otros seres que toman su corporalidad. Su profesión, como cualquier otra, implica entrega; pero hace hincapié al afirmar que es absoluta en su caso. El recorrido que ha hecho, con sus más de 15 personajes presentados en escena, inunda su ser y fortalece su experiencia. “Busco entender la psicología de mi personaje. Su comportamiento, su pasado, su presente y lo que le espera en el futuro. Todo ello para interpretarlo de manera natural”, agrega Muñoz.

Sus principales papeles han sido como antagonista en la mayoría de sus obras y coincide en lo que muchos actores, como Majida Issa, aseveran: “ser villano es más retante porque se debe generar repudio en cuestión de minutos”.

El actor manizaleño se maravilla con las presentaciones del Fitm  y recita más de siete obras que, por ahora, son sus favoritas dentro de las presentes en la programación. El Festival representa para él uno de las más grandes escenarios teatrales en Colombia y Latinoamérica por la calidad de los grupos y obras que se presentan. Considera oportuno, y necesario, que se abra un espacio para la representación caldense en las salas con 12 compañías -11 de Manizales y 1 de Supía-.

Está absorto ante la “exquisitez” de los montajes que pueden llegar a durar más de 24 horas, dependiendo de las condiciones de presentación estipuladas por las agrupaciones. Hasta el más mínimo detalle es tenido en cuenta por los organizadores y eso se evidencia en el resultado final. Porque, como dice él, de nada sirve una actuación impecable si el aspecto técnico falla.

La presencia de un público expectante es uno de los motivos que lo impulsan a llegar a las grandes tablas. Santiago sueña con presentarse en teatros como el Colón de Bogotá, el Metropolitano de Medellín y el Enrique Buenaventura de Cali. Y admite -con una sonrisa ligera en el rostro y los pómulos ruborizados- que le encantaría estar en la Meca del Cine.

Dentro de sus referentes actorales hay celebridades de Hollywood como Eddie Redmayne, protagonista de La chica danesa y la Teoría del todo; Meryl Streep, la reconocida editora Miranda Priestly en El diablo viste a la moda; Jake Gyllenhaal, actor de Animales nocturnos, y Tilda Swinton, actriz de Only Lovers Left Alive. A esta última tuvo la oportunidad de conocerla en persona. Habló con ella en el Festival Internacional de Cine de Cartagena, momento que marcó su vida profesional en un antes y un después. Luego de conversar con la ganadora del Premio Óscar en 2007, Santiago entendió que actuar es una labor que no depende de títulos; sino de entrega y vocación .

Por ahora se exige a sí mismo como asistente de dirección en la obra La Traviata que presentará el Taller de Ópera de la Universidad de Caldas a finales de este año. A su vez prepara su personaje Tonello, que aún está en construcción, para un montaje de corte experimental e investigativo en el que participará.

Santiago Muñoz Pineda
Santiago Muñoz Pineda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *