Escritura académica frente a la escritura creativa en las universidades

Página
Mariana Ariza Hernández  estudiante de historia. Foto Juan Sebastián Valencia Vélez

Escritura académica y escritura creativa en las universidades, esta fue una reflexión que dejó la X Feria del Libro de Manizales que se realizó entre el 13 y el 18 de agosto pasado.

En medio de una arquitectura moderna y meticulosamente cuidada con olor a libros nuevos, entre decenas de curiosos que transitan entre los estantes y los cubículos de distintas universidades, se hallaban personas que buscaban algo que llevarse para leer, mientras los estudiantes de la Universidad de Caldas escribían textos académicos para los exigentes finales del semestre.

“Escribir es un oficio que se aprende escribiendo”, comentó alguna vez la famosa escritora francesa Simone de Beauvoir, y aunque los jóvenes universitarios tienden a hacerlo diariamente en cada una de sus disciplinas, se orientan principalmente en el ejercicio académico. Así lo expone la Encuesta Nacional de Lectura y Escritura (Enle), realizada en 2018 en la que se revela que el 29% de los colombianos escriben textos académicos frente al 10,9 % que escriben textos de literatura, cuento, poesía y novelas.

Para Luis Felipe Valencia Tamayo, docente de literatura en la Universidad de Manizales, la escritura académica ha cobrado gran importancia debido a la burocrática necesidad de las universidades de mantenerse en los procesos de calidad del Ministerio de Educación y a los grupos de investigación, mientras que a la escritura creativa es vista como un producto más, sin mayor relevancia en los procesos científicos de la actualidad.

Esta Feria del Libro, fue un espacio para acceder a la producción escrita de diferentes universidades del país y desde las mesas y estantes ocupados por textos académicos, trabajos de grado laureados y textos de investigación de algunos profesores.

Manizales en este caso siguió la misma línea editorial, puesto que desde la Universidad Autónoma se publicó el libro Una introducción al álgebra lineal con aplicaciones en Matlab, del  académico  Luis Alberto Toro Carvajal, cuyo debate de presentación no tuvo asistencia. La Universidad Nacional presentó textos académicos de investigación, ingenierías y tesis en su mayoría de maestrías; a diferencia de la Universidad Caldas que, aunque también publicó textos académicos, contó con la publicación del libro Seis formas de matar a una mujer, una antología resultado del taller de dramaturgia, bajo la coordinación de los profesores Liliana Hurtado Saénz y Carlos Alberto Molano.

Luis Miguel Gallego Sepúlveda fue uno de los organizadores de la X Feria del Libro en la ciudad y explica que en esta versión no hubo una vitrina en la que los estudiantes pudieran exhibir sus obras; sin embargo, sí se realizaron talleres de escritura creativa con invitados que aclararon dudas al respecto. “Los estudiantes que se dedican a la escritura creativa deberían tener un espacio en la Feria, porque eso funcionaría como un incentivo, donde también pueden descubrir maneras de mejorar sus textos”, así lo considera Mariana Ariza Hernández, estudiante de Historia.

Otra escritora es Laura Michel Giraldo Aristizábal, del programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales, quien ha participado de algunos espacios de poesía creados desde la fundación Nave de Papel, para aprender sobre esta y declamarla. Michel cree que hace falta que los jóvenes conozcan mejor los espacios que la Feria del Libro tiene para ellos.

Para Gallego Sepúlveda, quien también es jefe de la editorial de la Universidad de Caldas, uno de los principales problemas que los jóvenes en general tienen para publicar sus textos literarios, es la mala ortografía, puntuación y estructura y clara y concluyente de algunos textos, por esto son descartados en el proceso de publicación.

Otra de las razones por las que no es común ver este tipo de publicaciones en jóvenes universitarios es porque, como lo explica el coordinador del fondo editorial de la Universidad de Manizales, Gonzalo Gallego, la institución está centrada en la generación de contenidos académicos gratuitos para el uso electrónico, buscando enriquecer el repositorio digital con el que cuenta la Universidad.

Finalmente, la Enle revela que en Colombia al 37% de personas mayores de 12 años les gusta escribir, mientras que el 28,2% les aborrece este ejercicio, y revela que en el país Manizales está en el puesto 19 de lectores en soportes impresos con el 82,2%.

(…) uno de los principales problemas que los jóvenes en general tienen para publicar sus textos literarios, es la mala ortografía, puntuación y estructura y clara y concluyente de algunos textos, por esto son descartados en el proceso de publicación, dice Luis Miguel Gallego Sepúlveda

 

Foto Juan Sebastián Valencia Vélez
¿Y qué pueden hacer los jóvenes para escribir mejor?

  • Practica todos los días
  • Apasiónate por lo que escribes
  • Sé creativo 
  • Disfruta lo que haces
  • Ten un objetivo claro
  • Sé auténtico y original
  • Sé cuidadoso con tus palabras
  • Elimina los recursos excesivos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *