Lázaros: animales que regresan desde la extinción

En portada
Papión Sagrado o Babuino- Papio Hamadryas. Su hogar son las costas africanas y árabes a lo largo del Mar Rojo.

En la tradición cristiana, es común la historia de Lázaro, un hombre que volvió de la muerte por orden de Jesús. Esa es la misma narración que inspiró a los paleontólogos Karl Flessa y David Jablonski para darle el nombre a un grupo de  animales que, a pesar de haberse declarado extintos, se les vio de nuevo: Animales Lázaro. 

Es un día gris y usted y tres humanos más  están solos en este planeta, no ven por ahí a nadie conocido o siquiera vivo; de hecho, son un manojo de nervios porque saben que hay un animal feroz buscándolos, quiere la piel de sus acompañantes y encerrarlo a usted en un jaula. Pero dos factores hicieron que ustedes se salvaran: el primero, es que son suficientemente inteligentes como para saber dónde esconderse; y el segundo, que corrieron con la suerte de perderse. Muy afortunados ¿no? Son los únicos seres humanos vivientes y lograron pasar desapercibidos. 

Lo mismo le está pasando a varias especies de animales alrededor del planeta. Se han visto individuos que se creían extintos y luchan por sobrevivir. Es el caso del Almiquí, un mamífero pequeño y venenoso. También le pasó a un insecto que parece combinación entre un grillo y un insecto palo (visto en la isla de Lord Howe). Las aves y peces no escapan de la lista, se han registrado ejemplares vivos de algunos que se creían extintos hace millones de años como el pez Celacanto, y aves no voladoras como el neozelandés Calamón. 

Por qué los declararon extintos

Elefante-Elephantidae

“Según la Sociedad Geológica de Londres, la mayoría de especies que se clasifican como Lázaro tienen una característica en común, habitan regiones muy pequeñas y aisladas. Esto los hace más propensos a verse afectados por nuevos depredadores, algo que le ocurrió al Almiquí cuando los conquistadores españoles trajeron los domesticados”.

Los cambios en la temperatura también hacen que estos animales se desplacen y se pierdan del panorama que solían habitar. Los rasgos físicos, moldeados por la evolución, igual pueden influir; es el caso del Calamón Takahe, un ave no voladora que por vivir en una isla sin depredadores y plana, se volvió lenta y pesada, lo que hizo que cuando llegaran los carnívoros, no pudiera huir a tiempo. 

Otra de las razones más importantes es el tiempo de gestación y desarrollo de las crías, pues ha pasado que el índice de mortalidad es más alto que el de natalidad, como señala en varios de sus artículos la revista científica Global Ecology and Biogeography. 

Los volvieron a ver 

Los búfalos de agua son el bovino más grande. De la cabeza a la rabadilla, miden entre 2,4 y 2,7 metros. Con la cola, son 60 a 100 centímetros más.

Por casualidad o porque alguien los buscó. Esas son las razones por las que se han vuelto a ver ciertas especies. Para el primer caso, a  principio de este año, un grupo de expertos fotografió el redescubrimiento de la Abeja Gigante de Wallace, en las islas de Indonesia. Era una hembra que se encontraba dentro de un nido de termitas, es allí donde construyen sus refugios, con sustancias que los dueños de casa (termitas) no pueden penetrar ni destruir. 

En el archipiélago Galápagos, en Ecuador, se hizo una expedición en busca de tortugas gigantes; el resultado: vieron una hembra de aproximadamente 100 años de edad. El hallazgo motivó a la administración para redoblar esfuerzos y encontrar más ejemplares.

En el año 2000, un grupo de investigadores indonesios atraparon un grupo de ratones y en medio de la cacería, mataron accidentalmente un Tarsero Pigmeo; se llegó a la conclusión de que la especie no había desaparecido. Este animal se caracteriza por tener unos ojos gigantescos. 

La hembra de la Abeja de Wallace tiene una tamaño promedio de  3,9 centímetros de largo y una envergadura de 6,3 centímetros. Tiene mandíbula de escarabajo. 

El Almiquí es un pequeño mamífero parecido a una rata, solo que con un hocico alargado y produce veneno. La Rana Marsupial Cornuda lleva sus huevos en su espalda y espera a que eclosionen sobre ella.

Consecuencias de las extinciones

Suricato- Suricata suricatta

Algunas de las especies que desaparecen, por lo menos temporalmente, afectan el ecosistema que habitan, por cuestiones de la cadena alimenticia, por ejemplo. Una de tantas que se queda sin depredador disminuye su tasa de mortalidad y aumenta de forma saturada su población. Incluso, existen relaciones simbióticas, como el Monito del Monte, el único que ayuda al muérdago (planta semiparásita) a repartir sus semillas, así que si el pequeño mamífero desaparece, también lo hará esa especie con la que mantiene una relación tan estrecha.

Según National Geographic, el 11 % de las especies de aves,  el 20 % de los reptiles, el 34 % de los peces,  el 25 % de los anfibios y el 25 % de los mamíferos están en vía de extinción; suman un total de 5.200 especies. En Colombia hay muchos de ellos, tanto en estado salvaje como en cautiverio; por ejemplo, en el Bioparque Ukumarí, en Pereira, hay tres elefantes, dos rinocerontes, dos cebras y una jirafa. 

Algunos lázaros

La bióloga y zoóloga Diana Lucía Buitrago Torres aclaró que el término Lázaro se usa en paleontología para hablar de taxones (especies) que desaparecen del registro fósil por un tiempo; y en la ecología, para las que se declaran extintas, pero después se encuentran de nuevo

MamíferosAlmiquí (Cuba)Jabalí Orejudo (Paraguay)Caballo Caspio (Irán)Tarsero Pigmeo (Indonesia)
 Monito del Monte (Chile y Argentina)Ratón de New Holland  (Australia)Ballena de Omura (Mar de Japón)Tigre de Tasmania (Australia, Nueva Guinea)
ReptilesLagarto Gigante de Palma (España)Tortuga Fernandina (Ecuador)Gecko crestado (Nueva Caledonia)Rana Marsupial Cornuda (Venezuela)
AvesPetrel de las Bermudas (Océano Atlántico Norte)Calamón Takahe (Nueva Zelanda)Carricero Picudo (Asia)Paíño (Nueva Zelanda)
InsectosInsecto de Palo (Australia)Abeja gigante de Wallas (Indonesia)
PecesCelacanto (Sudáfrica)

También le puede interesar: Los cuidan como reyes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *