Pavimento de la Esponsión

La Voz de Caldas: 1926-2019
Banqueo en La Esponsión, 1925-1926. Foto Villegas Editores

“El proyecto de pavimentar las calles de Manizales de la Esponsión pasó al estudio del Personero y los concejales Gómez Robledo y Ocampo. Se piensa tender la tubería del acueducto y el alcantarillado para el cual  la Ulen alistó los tubos. Hay que aprovechar el ofrecimiento de los vecinos de cementar esta calle a sus expensas, dándoles así un gran realce.
En ciudades como Pereira, Armenia y otras, al tiempo que se ejecutan grandes obras de alcantarillado y tranvía, atienden al pavimento de las calles. Sería magnífico que el honorable concejo diera los pasos contundentes a fin de que el pavimento de la Esponsión pudiera realizarse antes de la inauguración del Ferrocarril”.

Martes, 24 de agosto de 1926. La Voz de Caldas

Esponsión: promesa o compromiso

El historiador Albeiro Valencia Llano en su texto La esponsión de Manizales narra que la palabra esponsión viene desde el siglo XIX, “cuando el general  Mosquera envió un parlamentario a conferenciar con los generales Joaquín Posada y Braulio Henao y les propuso una Esponsión militar (promesa o compromiso), ardid que le produjo buenos resultados”.

Valencia dice que esta promeso o tratado se firmó o ajustó, según Luis Londoño, “en el puente sobre el río Chinchiná y esta aseveración deja de ser inexacta para ser inverosímil. Lo cierto en ese caso es lo siguiente: las conferencias se iniciaron al frente de o en una casa pajiza que existía a pocas varas al oriente de donde hoy está la actual fábrica de fósforos el Ruiz. Esa casa la llamábamos la casa de la Esponsión; pero también hubo personas que aseguraban, que la firma de dicho documento se verificó en el punto donde en la Avenida Cervantes, empieza el camino para “las Minas”, lugar inmediato a la Estación del Cable”.

En 1860 se libró la Batalla de Manizales en donde el General Tomás Cipriano de Mosquera doblegó su altivez al firmando el Tratado de la Esponsión, que le dió el nombre a la hoy carrera 23.

Martes, 24 de agosto de 2019. Catalina Ocampo. UmCentral

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *