Monseñor Salazar y Herrera habló del Congreso Eucarístico de Chicago

La Voz de Caldas: 1926-2019

LA VOZ DE CALDAS buscó al monseñor Tiberio Salazar y Herrera para que comentara aspectos de su viaje al Congreso Eucarístico de Chicago, realizado en junio de 1926. El obispo antioqueño recibió al periódico en su despacho. “Nos  recibe muy cordialmente; después de besar el ópalo de su anillo y de presentarle nuestro respetos, le suplicamos el favor de una interviú”.

Dijo estar muy impresionado del Congreso, que reunió a un millón quinientos mil peregrinos. Se emocionó por la misa campal, que tuvo un coro de setenta mil voces; y por la misa de apertura realizada en la Catedral de Chicago, que estuvo precedida por el Cardenal Mudeley en representación del Papa Pío XI. “La catedral se colmó solamente con el clero. (…) Los mismos protestantes, según oí decir, estaban admirados de la grandiosidad del Congreso, y sobre todo, de ver sacerdotes, obispos y fieles de todas las naciones de la Tierra, unidos en una misma fe y en un mismo sentimiento de amor y reverencia a Jesucristo Sacramento”.

También le impresionó ver congregados en el estadio, en una noche, “más de 600.000 hombres, pertenecientes en gran parte a las asociaciones católicas que existen en los Estados Unidos, con los nombres de Caballeros de Colón, y Socios o Caballeros del Santo Nombre. Estos últimos, que forman una sociedad extendida por toda la república, se comprometen solemnemente a no jurar en falso, a comulgar por lo menos cuatro veces en el año, a cumplir todos los preceptos de la Iglesia, a defenderla como también a sus Ministros, de palabra y obra”.

Por último comentó que le llamó la atención “el profundo respeto que se tiene allá para los obispos y sacerdotes; no se considera como católico a quien habla mal del sacerdote y del obispo; y si saben que estos pudieran tener defectos, se los callan con caridad cristiana y se los disimulan con la educación.

¿Y no hay encuentro entre las varias religiones? Los que más luchan son los metodistas. Pero de manera franca; y luego los afiliados al Ku Kux Klan, tenebrosa institución que ha cometido sus desmanes; pero son perseguidos y sancionados con toda seriedad.

De las recogidas durante todo el viaje de Su Señoría, ¿cuál fue la mejor impresión? (…) Personalmente, me cautivó el cariño conque el Cardenal Reig y Casanova, primado de las Españas y Arzobispo de Toledo, recibió y trató a los prelados hispanoamericanos. En una de sus alocuciones nos dijo que cuando se vio rodeado de tantos americanos del Sur, que llevan en sus venas la misma sangre de los españoles, y cuando oyó que hablábamos como se habla en España, nuestra hermana lengua de castilla, ´casi se le reventaba el corazón de alegría´.

Hizo Su Señoría algunas observaciones relativas a escuelas e instrucciones públicas. Los católicos tienen establecidas sus escuelas, aparte de las del Gobierno, que son protestantes; en unas y otras, es obligatoria la enseñanza de la respectiva religión, hay mucho amor por la instrucción; en algunos estados se obliga a tener a los estudiantes, como mínimum, hasta los 16 años.

Y hablando de otro asunto, ¿qué nos dice Su Señoría del futuro gobernador? Necesitamos un hombre que haga sentir los efectos de la autoridad en todos los ramos de la administración y que haga cumplir los deberes a todos los gobernados; porque la falta de autoridad es lo que está llevando al pueblo la desmoralización, yo estoy con lo que dice ahora Primo de Rivera: ´Las sociedades modernas no tienen tanta necesidad de la libertad, como de la autoridad´, ejercida por su puesto conforme a las leyes.

Y qué nos dice de la construcción de la Catedral y del Palacio. Aun no se ha cumplido el término dispuesto para el concurso de los planos de la Catedral, y sin ellos, nada se puede hacer. Para el Palacio (Arzobispal) todo está dispuesto, pero se tropieza con el gran problema del transporte de los materiales.

(…) Por no alargarnos demasiado terminamos la entrevista. Besamos, al despedirnos, el ópalo del anillo de Su Señoría y le agradecemos la atención. Con toda gentileza, nos conduce hasta la puerta de salida, recomendándonos una nueva visita, y ofreciéndonos su casa y su biblioteca”.

Sábado, 21 de agosto de 1926. La Voz de Caldas

Contexto

Congreso Eucarístico de Chicago. Imagen tomada del blog discipleship.bhmcatholic.com

El XXVIII Congreso Eucarístico Internacional de Chicago se realizó del 20 al 24 de junio en Estados;  fue organizado por el cardenal George Mundelein bajo el lema La Paz de Cristo en el Reino de Cristo.

Además del obispo de la Diócesis de Manizales, monseñor Salazar y Herrrera, asistieron los padres Adolfo Hoyos Ocampo, Gonzalo Uribe Villegas, Darío Márquez y Rafael Ananías Escobar.

Tiberio de  Jesús Salazar y Herrera nació en 1871 en Granada (Antioquia). Era hijo de Jesús y María de Jesús. En 1891 ingresó al Seminario Mayor de Medellín y fue ordenado sacerdote en 1897. Fue profesor del Seminario, notario de la Curia y capellán de los hermanos Cristianos. En 1899 fue párroco de La Ceja (Antioquia) y allí fundó el Colegio San José. En 1909 fue trasladado al curato de Sonsón (Antioquia) y allí construyó una iglesia de piedra que después sería la Catedral de la Diócesis de Sonsón.

El 6 de julio de 1922 fue preconizado obispo de Manizales (consagrado por monseñor Manuel José Caicedo). El 3 de diciembre de ese  año tomó posesión de su sede. Como obispo de Manizales enfrentó el incendio que destruyó la Catedral el 20 de marzo de 1926. En Manizales fundó el cementerio San Esteban.

En 1932 fue nombrado arzobispo coadjutor de Medellín. Monseñor Caicedo lo nombró Vicario General de la Arquidiócesis. En 1935 fundó la Hora Católica, espacio radial por el que pasaron grandes figuras católicas y conservadoras. En ese mismo año, monseñor Salazar presidió el Congreso Eucarístico Nacional de Medellín.  En 1937, al morir Caicedo, es designado nuevo Arzobispo titular de Medellín. Como arzobispo fundó el periódico oficial de la Arquidiócesis llamado Boletín Arquidiocesano, periódico que se publicó hasta 1963.

Gracias a su gestión fundó, en 1936, la Normal Antioqueña de Señoritas, la Universidad Católica Bolivariana (Universidad Pontificia Bolivariana) y el Liceo Salazar y Herrera (hoy universidad).

El 4 de marzo de 1942 Tiberio Salazar y Herrera murió en Medellín y fue sepultado en la Catedral Metropolitana. En su vida ordenó 44 sacerdotes.

Miércoles, 21 de agosto de 2019. Paula Villegas. UMCentral

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *