Manuel Ocampo: entre El Universal y La Patria

La Voz de Caldas: 1926-2019 UMCentral

El ambiente político de Manizales estaba muy caliente en agosto de 1926. El líder Manuel Ocampo informó a LA VOZ DE CALDAS que envió una carta a la Dirección Nacional del Liberalismo en Bogotá para denunciar una campaña en contra de su persona.

Sostiene que detrás de esta campaña está el diario La Patria, los líderes del grupo Juventud Liberal de Caldas y algunos miembros de la logia Nieves del Ruiz. Asegura que por las próximas elecciones al Congreso “empieza a alborotarse la montonera anónima y a recoger aquellos cargos para formulármelos de nuevo. Se trata de impedir mi acceso a los cargos que confiere el Partido, labor inútil y abundante, porque hace ya dos años me formé el propósito que todavía subsiste y que subsistirá mientras yo aliente, de apartarme en absoluto de empresas políticas que roban la tranquildad, el tiempo y en veces la honra”.

Ocampo se refiere a la negociación que hizo con el periodico El Universal. Recuerda que en 1924 el periódico El Universal, dirigido por Gonzalo Restrepo y propiedad del señor Nepomuceno Mejía, inició una campaña contra personajes conservadores, incluyendo el sacedorte Márquez. “Esa campaña estuvo inspirada por un motivo legítimo, que fue el de defender y exaltar a los miembros de la logia masónica de esta ciudad perseguidos y befados escandalosamente por hombres sin conciencia”.

Imagen tomada del portal creativemarket.com

Pero Mejía “que no es político sino hombre de negocios de rara habilidad”, decidió suspender esa campaña porque afectaba sus intereses particulares. Para que El Universal continuara en defensa de los liberales y de la Logia, se propuso comprarle a Mejía su empresa. La tarea le fue asignada a Ocampo: “Me tocó, en mala hora, la dirección de ese movimiento que culminó en la adquisición de la empresa para el liberalismo en una suma superior” a lo recaudado. “Como mi firma estaba comprometida con el señor Mejía, no a nombre del liberalismo sino en el mío propio, yo hube de comprometer mis bienes para el complemento de lo debido que ascendía a veintinueve mil ochocientos pesos, de los cuales solo se habían recaudado alrededor de catorce mil”.

Ese desface de dinero, según Ocampo, fue aprovechado por  La Patria, “órgano del Directorio Conservador de este Departamento, para tachar de incorrecta mi actuación en el negocio”, y por la Logia Masónica, “los amigos de antaño cuando se les defendía con ardor, y los enemigos de ogaño por diferencias de apreciación sobre la política que iba desarrolando El Universal”.

Sostiene Ocampo que está dispuesto a viajar a Bogotá para aclarar lo sucedido y pide que citen a un debate a todos los accionistas de El Universal, a la Logia Masónica y a Victoriano Vélez, Jesús Isaza y Roberto Vélez (del grupo “Juventud Liberal de Caldas”), a quienes responsabiliza de poner en circulación panfletos en contra de él con el único objetivo de impedirle su ascenso dentro la Dirección Nacional del Liberalismo.

“De otro modo yo no advierto la manera de apartar de mi la calumnia babosa, dado que quienes me injurian lo hacen en la sombra, traidoramente, rehuyendo el debate público cuyo resultado saben les ha de ser adverso”.

Entrevista

¿Doctor, ha leído las circulares de la Juventud Liberal de Caldas? Sí señor, he leído esas circulares, y le declaro que son infundadas y que son inútiles; infundadas, porque yo no derivé el más leve provecho personal de las negociaciones de “El Universal”; inútiles, porque yo estoy alejado en absoluto de toda actividad política.

R. Doctor, en esas circulares se habla de ciertas maniobras encaminadas a hacerlo a usted Senador por este Departamento y se dice en ellas que el director de ese empeño es el señor Nepomuceno Mejía.

Falso y falsísimo; yo no aspiro a la Senaturía, porque no soy político porque vivo muy ocupado, y porque soy pobre y no puedo cambiar el ejercicio de mi profesión por una celebridad fugaz. Además, el papel que en esas circulares se hace representar al señor Nepomuceno Mejía es absurdo, porque el señor Mejía ni es político ni es ahora liberal.

R. Y usted, doctor, ¿qué ha pensado hacer para contrarrestar las actividades de la Juventud Liberal de Caldas? Le diré: desde el punto de vista político nada, porque no me interesa; personalmente sí he creído útil terminar con esa leyenda de las trapisondas de “El Universal”, porque tengo un nombre y una profesión en que se requiere gozar de buena fama para ejercerla con provecho.

R. Y del momento político ¿qué nos dice doctor? Se me ocurre que no hay término medio: o el liberalismo es partido constitucional, y entonces debe colaborar en el Gono para llegar al poder por medio de la infiltración pacífica de sus ideas, o no lo es, y entonces debe prepararse para alcanzar el poder por otros medios. Salvo que en un momento de lógica advierta que dentro de él dos huéspedes inconciliables, de tenencias esencialmente antagónicas, el civilismo y el militarismo y resuelva liquidar ese engendro mostruoso.

R. Y a sus copartidarios que lo atacan ¿qué les digo, doctor? Que seguiré tratándolos con la misma serena insolencia con que lo he hecho hasta ahora.

R. Hasta luego, doctor.  Hasta luego, señor.

Miércoles, 18 de agosto de 1926. La Voz de Caldas

El Universal vs. La Patria

El historiador Albeiro Valencia Llano en su libro Misterio y delirio. Vida y obra de Bernardo Arias Trujillo, narra que en 1923 en Manizales había cinco diarios: El Universal, El Diario, La Patria, Renacimiento, La Fragua (todos con imprenta propia).

En 1921 nació La Patria (fundado por Francisco José Ocampo) para impulsar la candidatura presidencial del conservador de Pedro Nel Ospina. En 1923 se fundó El Universal (dirigido por Gonzalo Restrepo) como el diario del Partido Liberal. Desde El Universal se comenzó a denunciar a las autoridades que atacaban a los liberales. Entre esas autoridades estaba el sacerdote Darío Márquez, quien desde el púlpito de la iglesia ordenaba acosar a los liberales y a los integrantes de la logia Nieves del Ruiz… (ver más sobre este sacerdote y la logia en http://mcentral.umanizales.edu.co/index.php/2019/08/12/por-orden-del-papa-pio-xi-caldas-tiene-dos-nuevos-monsenores/ ).

A los pocos años El Universal desaparece. Pero en 1930 Bernardo Arias Trujillo, un liberal y escritor muy polémico en la época, refundó El Universal bajo el nombre Universal. La Patria reseñó, el 30 de junio de 1930, su fundación así: “Mañana empezará a circular en la ciudad, como diario, el periódico Universal, dirigido por el escritor Bernardo Arias Trujillo. Será un periódico de orientación liberal, que tendrá a su servicio como Jefe de Redacción al gran periodista bogotano José María Quintana Pereira. Se llamará Universal y no como se llamaba el que dirigieran anteriormente en Manizales Gonzalo Restrepo y León Ángel”.

Bernardo llamó a Victoriano Vélez (el de la Juventud Liberal de Caldas) y al mismo Manuel Ocampo para que escribieran en este periódico que solo tuvo tres meses de existencia.

Ocampo también pertenecía al grupo El Anillo de la Amistad, conformado por 25 personas simpatizantes de la revolución rusa y de las ideas socialistas, pero militantes del liberalismo democrático. Entre los pocos intelectuales integrantes (la mayoría eran artesanos y mecánicos) estaba Manuel Ocampo

Domingo, 18 de agosto de 2019. Paula Villegas. UmCentral

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *